DESDE EL PARQUET

Técnicas Reunidas toma aire

La ad­ju­di­ca­ción de dos plantas de ciclo com­bi­nado por un total de 900 mi­llones de dó­lares ha des­per­tado de nuevo el in­terés in­versor en Técnicas Reunidas, cam­biando la ten­dencia ne­ga­tiva que venía su­friendo desde el pa­sado mes de agosto.

Las turbulencias del mercado y los descensos en los precios del crudo habían dejado a la compañía en una delicada situación bursátil con recortes de un tercio de su valor en los últimos meses del 2018.

El nuevo año ha llegado, sin embargo, con un buen regalo de Reyes para el grupo de ingeniería y construcción de infraestructuras. Primero ha sido la reacción de los precios del crudo tras el pacto alcanzado por la OPEP para aplicar importantes recortes a la producción. Un incremento de la cotización del crudo traerá consigo un aumento en las inversiones en instalaciones.

Este cambio de escenario ha facilitado el desarrollo de nuevos contratos para el grupo. Al respecto, Técnicas Reunidas ha anunciado en estos días que ha recibido el encargo, en consorcio con General Electric, de construir una planta de ciclo combinado para Sumitomo & GE EFS en Hamriyah, en Emiratos Árabes Unidos, por 350 millones de euro.

El contrato se firmó a finales del año pasado, pero la cotizada española ya ha recibido la notificación para el inicio parcial de los trabajos y espera recibir la orden para el lanzamiento definitivo del proyecto en la primera mitad de este mismo año.

Dichas instalaciones de generación de energía incluirán tres turbinas de gas de tipo General Electric 9H.01, con sus correspondientes turbinas de vapor y calderas de recuperación de calor, y contará con una potencia total superior a los 1.800 megavatios. El proyecto, cuya duración será de 53 meses, incluye todos los equipos y sistemas asociados a los equipos principales, así como los necesarios para conectar la planta a la red de gas y electricidad.

Por otro lado, la división de energía y agua de Técnicas Reunidas fue seleccionada el pasado noviembre para construir otra planta de ciclo combinado, en un proyecto valorado en 550 millones de dólares. La central tendrá una potencia superior a los 1.000 MW y se espera el cierre financiero para mediados de 2019, mientras que la duración de las obras podría ser de 36 meses.

Estos proyectos vienen a recargar la cartera de pedidos de Técnicas Reunidas después del debilitamiento observado en los últimos trimestres. A septiembre del año pasado, la cartera de pedidos se situaba en 8.664 millones de euros, apenas un 2% por encima respecto al mismo período del ejercicio. Hasta ese mes contabilizó unas ganancias de 5,6 millones de euros, casi un 90% por debajo del beneficio obtenido, un año antes, debido también, entre otros factores, a un menor lanzamiento previsto de proyectos.

Una situación que podría haber cambiado en el cuarto trimestre con la entrada de algunos proyectos en fase de aprovisionamiento, lo que junto a los nuevos contratos deberían tener un impacto muy positivo en sus cuentas en el corto plazo.

Este nuevo contexto ha servido para animar el rebote de las acciones de la compañía de más de un 7% en los primeros compases del ejercicio. Eso ha provocado también una notable mejora de su aspecto técnico. Para confirmar esta recuperación, sin embargo, el grupo se enfrenta ahora a una importante resistencia en las inmediaciones de los 24 euros por acción. De no conseguir superar esta cota en las próximas semanas, el valor corre un fuerte riesgo de entrar en una preocupante fase lateral bajista.

Artículos relacionados