DESDE EL PARQUET

MásMóvil gana pero no Vodafone

El acuerdo al­can­zado por MásMóvil con Vodafone para com­partir redes de fibra óp­tica puede servir de ca­ta­li­za­dor, junto a una agre­siva es­tra­tegia ta­ri­fa­ria, en lo que es­taba bus­cando el grupo.

Todo ello para salirde la larga depresión que viene sufriendo estos últimos meses en Bolsa. En concreto, ambas compañías pretenden ampliar su red a cerca de 1,9 millones de unidades inmobiliarias en un plazo máximo de cuatro años.

Las partes se reservan los derechos de uso a largo plazo, 34 años, sobre sus respectivas huellas de fibra relativas a este acuerdo que se desarrollarán en tres fases. En la fase inicial, hasta finales de 2019, se espera alcanzar un volumen cercano a las 1,1 millones de hogares.

Durante el período fijado para el desarrollo de esta red, tanto MásMóvil como Vodafone podrán adquirir la otra mitad de la red.

Este pacto permitirá a la cotizada española superar ampliamente el objetivo de red propia de fibra óptica fijado para este ejercicio de 5,1 millones de hogares. De hecho, la disponibilidad comercial para la compañía de las primeras 942.000 unidades, a lo largo de las principales ciudades de la geografía española, está prevista para este próximo mes de diciembre. Eso elevará la huella propia del grupo por encima de los 5,4 millones de unidades inmobiliarias.

Una ampliación de la cobertura y despliegue que se está realizando de forma muy eficiente en términos de caja, asegura la compañía, al haberse determinado un precio unitario de compra/venta igual para las compradas por MásMóvil como para las compradas por Vodafone.

La cuarta operadora por tamaño en España conseguirá además mejorar su posición competitiva y su futura rentabilidad en el ámbito de la fibra óptica. Un acuerdo que ha gustado mucho en el mercado, no solo por la mayor cobertura de red óptica de la prevista para este año sino además supone un importante acercamiento a Vodafone después de los rumores que han circulado en estos meses por los foros bursátiles sobre una posible operación del compra por parte del gigante de las telecomunicaciones británico.

Las acciones de MásMóvil han reaccionado con animación a la noticias pero, a pesar de todo, continúan muy lejos tanto de la referencia sicológica de los 100 euros como de sus máximos absolutos alcanzados a ceca de 130 euros por acción a mediado de marzo.

Artículos relacionados