DESDE EL PARQUET

Sombras en el sector automoción

Un viejo adagio bur­sátil dice que uando Wall Street se res­fría el resto de los mer­cados es­tor­nuda. Algo pa­re­cido ocurre con la in­dus­tria de la au­to­mo­ción y la eco­nomía glo­bal.

Cuanto el sector automovilístico evoluciona favorablemente es síntoma de la buena salud económica. Por eso, el último informe difundido con Crédito y Caución sobre el sector ha caído como un jarro de agua fría entre los operadores.

El estudio realizado por la firma recoge fuertes riesgos derivados de los profundos cambios del sector y la incertidumbre de la política comercial. La firma prevé que en los próximos cinco años aumente el riesgo crediticio de muchos de los proveedores de automoción estructuralmente más débiles Situación que generará tensiones de liquidez y más demoras en pagos y quiebras empresariales, incluso si los actuales problemas relacionados con el creciente proteccionismo y las limitaciones del libre comercio no se llegaran a materializar.

Aunque el desempeño global del sector en 2017 y 2018 ha sido y está siendo bueno en los mercados principales, con perspectivas favorables a corto plazo, “esta situación positiva podría revertirse de inmediato, ya que los riesgos potenciales a la baja han aumentado en un entorno comercial que afronta ya desafíos estructurales”.

Pese a que la imposición de aranceles punitivos de Estados Unidos a los vehículos y componentes sigue pendiente de las negociaciones con China, la cuestión sigue siendo una nube oscura en el horizonte, con repercusiones potencialmente graves para una industria que depende fuertemente de cadenas de suministro transfronterizas, señala el informe.

A ello hay que sumar otros factores con un impacto potencial negativo a corto plazo como la incierta evolución del resultado del Brexit, que se está convirtiendo en una auténtica espada de Damocles, o la desaceleración experimentada en los últimos meses por los países emergentes.

A la espera de ver como se traduce esta ralentización en su cuenta de resultados, los bolsistas han empezado a mostrarse más prudentes en torno a las principales cotizadas españolas ligadas al sector que están haciendo fuertes inversiones para reforzar su actividad en el sector.

Cie automotive es la que mejor evolución está registrando con una revalorización en el año del 16%, animada por las recientes adquisiciones con grandes sinergias para su negocio actual de techos. Gestamp , por su parte, se apunta una mejora de poco más del 14%. Algo que por el momento no está nada mal teniendo en cuenta que el conjunto del mercado continuo pierde un 4,5% en el ejercicio. El fabricante de piezas para vehículos está realizando fuertes inversiones para aumentar su capacidad.

Bastante más descolgada se ha quedado Lingotes Especiales al acumular una caída de más de un 3% desde comienzos del ejercicio. El grupo ha entrado en una exasperante tendencia lateral después de la espectacular tendencia alcista vivida entre 2015 y 2017. Esta compañía también ha realizado fuertes inversiones en tecnología para mejorar su producción de valor añadido.

Algunos expertos temen que todo este esfuerzo inversor acabe penalizando a las empresas españolas en caso de cumplirse los negros augurios en torno al sector automovilístico.

Artículos relacionados