El efecto de los nuevos aran­celes en la eco­nomía de China y EEUU es mí­nimo

Las acereras ignoran la guerra comercial de Trump y continúan con su 'rally'

ArcelorMittal y Acerinox aguantan es­toi­ca­mente en los mer­cados el desafío aran­ce­lario

Oficina de Acerinox
Oficina de Acerinox

La es­ca­lada pro­tec­cio­nista de Donald Trump apenas ha afec­tado a los mer­cados y a los sec­tores que tienen gran ac­ti­vidad en China y Estados Unidos. En el caso de las ace­reras que co­tizan en la Bolsa es­pañola se ob­serva un com­por­ta­miento con­trario a lo que al­gunos ana­listas pre­sa­giaban con el anuncio de nuevos aran­ce­les. Sus pers­pec­tivas en el par­quet si­guen in­tactas y los ana­listas apuestan por estas com­pañías para hacer car­tera a largo plazo.

Había quien pensaba que un avance del conflicto entre el gigante asiático y la administración Trump podía poner en jaque las aspiraciones de muchos sectores. Sobre todo, aquellos cuya actividad comercial destaca especialmente entre las dos regiones. El proteccionismo siempre genera un conflicto importante a la hora de calcular las estimaciones y previsiones de ingresos y beneficios por parte de las empresas.

El efecto, por ahora, parece que ha quedado reducido al mínimo, en concreto, para las firmas acereras cotizadas en la bolsa española. Y es que tanto ArcelorMittal como Acerinox no han puesto en riesgo el rally que le aventuran la media de los analistas. Es más, sendas compañías se encuentran entre las más recomendadas de la industria acerera mundial en aras de invertir a largo plazo.

Todo ello, teniendo en cuenta que se encuentran entre un rango medio del Ibex 35 y en general han actuado como valores, incluso, defensivos. En el caso de ArcelorMittal, con revalorizaciones que han superado ampliamente el 10% en los últimos doce meses; y en el de Acerinox con una cotización plana con respecto a los niveles que reflejaba hace exactamente un año.

Los más de 300.000 millones de dólares en aranceles entre las dos economías más grandes del mundo no están teniendo una repercusión negativa en su devenir en los mercados. Aunque aún no han acabado las amenazas, puesto que China puede ejecutar una tercera ronda de tasas de 267.000 millones, la realidad es que no se está descontando en el precio de los dos valores.

A este respecto Goldman Sachs en un reciente informe preveía que los efectos directos de la nueva escalada de los aranceles en los volúmenes de exportación y el PIB de China son bastante reducidos. Esto alivia al entorno inversor, aunque la entidad estadounidense agregaba el impacto principal a la confusión sobre la escena del comercio mundial y los riesgos consecuentes de que aumente la tensión.

Fundamentales bajo control

Ambas empresas siguen gozando del beneplácito de los analistas, pese a la sombra cada vez más amplia de la guerra comercial. Esto es algo que refleja comparación con los datos de hace un año para ArcelorMittal, dado que los expertos han mejorado un 72% su estimación de ganancias para el presente ejercicio, hasta los 4.900 millones de euros, lo cual sería su mejor cifra en la última década.

Igualmente, para 2019 el aumento de los pronósticos supera el 43%, hasta los 4.364 millones de euros de resultado neto esperado. Además, la reducción de su endeudamiento está siguiendo el ritmo previsto y casas como JP Morgan han aplaudido dicha evolución. Por eso, entidades como CFRA Research o Macquarie siguen considerando que sus acciones pueden tener potencial de doble dígito en los mercados.

Acerinox, por su parte, es una de las extranjeras que tienen más exposición a Estados Unidos como así destacaba el presidente de la compañía, Rafael Miranda, al reconocer que los aranceles “no son negativos” para la estrategia que están llevando a cabo. En este sentido, el 60% de su resultado bruto de explotación lo recoge del país norteamericano. El 50% de sus ventas, también llegan mediante Estados Unidos.

Con todo, los analistas consideran que Acerinox puede aumentar su beneficio desde los 234,14 millones de euros del pasado año hasta los 254 millones de euros para 2018, y hasta 271 millones para 2019. De igual manera, con un Ebitda creciendo a doble dígito en los próximos dos años. Esas son dos de las razones por los que firmas como Credit Suisse o Citi, creen que sus títulos pueden tener recorrido en la bolsa.

Artículos relacionados