Unesa se con­vierte en Aelec para afrontar la des­car­bo­ni­za­ción y re­no­va­bles tras 74 años

Las eléctricas reclaman 'estabilidad regulatoria' durante la transición energética

Teresa Ribera se muestra abierta al diá­logo con las eléc­tricas pero de­manda co­la­bo­ra­ción

Sin título
Marina Serrano y la ministra Ribera.

La pa­tronal eléc­trica Unesa inicia una nueva an­da­dura con cambio de nombre -pasa a de­no­mi­narse Aelec- y ob­je­tivos cam­biantes para afrontar la fu­tura transición ener­gé­tica y la des­car­bo­ni­za­ción que de­manda la so­cie­dad. El lobby eléc­trico cierra 74 años de his­toria -nació en 1944- y es­trena una etapa, en pa­la­bras de su pre­si­denta Marina Serrano, en la que el sector será “más plu­ral”. Hay que cam­biar todo para que todo siga igual, que diría Lampedusa.

En un acto en el que estuvo presente la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y toda la plana mayor del sector con la excepción del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán -la eléctrica estuvo representada por la consejera delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría-, la nueva presidenta de Aelec reclamó al Gobierno “señales económicas adecuadas y de estabilidad regulatoria” para afrontar las nuevas inversiones que el sector necesita acometer.

“La transición energética requiere de señales económicas adecuadas y seguridad jurídica para garantizar las nuevas inversiones y la seguridad de suministro en beneficio de los consumidores y lograr un efecto tractor de la economía nacional”, señaló la presidenta de Aelec ante Teresa Ribera.

Centrados en la distribución

La asociación eléctrica centrará, a partir de ahora, su actividad en la “difusión y promoción de los aspectos técnicos y regulados de la actividad eléctrica y, en particular, en la actividad de distribución”. La generación y comercialización se convierten en actividades paralelas pero no incluidas dentro del ámbito propio de la nueva Aelec.

Por esa razón, la presidenta eludió pronunciarse en un encuentro previo con la prensa sobre el futuro cierre de las centrales de carbón y del parque nuclear. “Contribuir a lograr los objetivos de descarbonización, integrar las renovables y apostar por la calidad y la seguridad del suministro que demanda la sociedad”, serán parte de los principios de la patronal eléctrica que integran Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo.

La presidenta recordó que se necesitan invertir unos 30.000 millones de euros en potenciar las redes de distribución de cara a la entrada de la nueva potencia de renovables. Serrano pidió para ello un “marco regulatorio estable”, que permita realizar ese desembolso y “seguridad jurídica” para los inversores.

Marina Serrano destacó en su discurso que la asociación renueva su imagen para “ser más dinámica y flexible”. “Aelec se constituye como un elemento para posicionarse en el desarrollo económico” y con un objetivo: “lograr el gran reto de la descarbonización”. “Estaremos muy atentos a las preocupaciones de los reguladores y sensibles a los consumidores”, concluyó.

Aelec representa una aportación directa del 0,8% al PIB nacional, genera más de 180.000 empleos de forma directa, indirecta e inducidos y da servicio a 28 millones de puntos de suministro. Su contribución tributaria asciende a unos 3.700 millones de euros al año.

Ribera reclama colaboración al sector

La ministra para la Transición Ecológica cerró el acto señalando que su Ministerio y el sector tienen ante un sí un gran desafío. “Hoy por hoy, la responsabilidad recae en todos. Y vosotros, Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y VIesgo, sois actores protagonistas”.

Teresa Ribera pidió al sector su ayuda y colaboración para la transición energética y admitió que, pese a las diferencias que tienen en algunos puntos de la reforma, las dos partes están obligadas a entenderse. La ministra dejó totalmente abierta la puerta al diálogo con el sector y dijo estar dispuesta a “limar las asperezas” que, a veces, puedan surgir entre las partes.

Fuentes del sector destacaron, tras el acto, el mensaje conciliador que Teresa Ribera había transmitido con sus palabras, entre las que pidió “colaboración” a las empresas. Estas mismas fuentes destacan que en las últimas intervenciones de la ministra y del propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se habían percibido ciertos signos de diálogo sobre algunos de los puntos más delicados del sector como son el cierre de las centrales de carbón y del parque nuclear.

Artículos relacionados