La re­la­ción precio be­ne­ficio (PER) apenas su­pera las 8 ve­ces, muy bajo

Sacyr, con alto y largo recorrido, apuesta refugio de los inversores

La cons­truc­tora de Manuel Manrique ha hecho los de­beres y re­cu­pera ni­veles

Ampliacion Canal de Panamá
Sacyr, ampliacion Canal de Panamá.

Después de las va­ca­cio­nes, los foros bur­sá­tiles buscan con agobio cuáles serán los me­jores va­lores para la recta final del año. Muchos van a lo fácil y apuestan por los va­lores li­gados a las ener­gías re­no­va­bles, apro­ve­chando la di­ná­mica al­cista de los úl­timos tri­mes­tres. Hay quien, sin em­bargo, pre­fiere apostar por va­lores que se han que­dado más des­col­ga­dos, en mu­chos casos in­jus­ta­mente, te­niendo en cuenta su buena si­tua­ción de ne­gocio y sus fun­da­men­ta­les. En este saco in­cluyen a Sacyr.

Su relación precio beneficios (PER) apenas supera las 8 veces según Infobolsa, y la positiva evolución de sus cuentas hace pensar que esta ratio siga bajando en los próximos meses si no se trunca la positiva evolución del sector de la construcción con un parón de la economía.

En estos días, al firma de inversión francesa Kepler Cheuvreux elevó su estimación de precio objetivo sobre la cotizada española de de 3,1 a 3,2 euros por acción. Eso le confiere a sus acciones un potencial de revalorización del orden del 30% a medio plazo que debería sumar a la subida cercana al 10% en el acumulado del año.

La estimación recoge las intenciones del grupo de retomar la política regular de dividendos tras aumentar sus beneficios un 20%, hasta los 72,3 millones de euros, en el primer semestre del ejercicio. Pero sobre todo, la concatenación de contratos importantes logrados en los últimos meses por la compañía, especialmente en Brasil y Australia, ha servido para engordar su cartera de pedidos y devolver al mercado la confianza sobre las expectativas de futuro de la constructora después de los problemas sufridos entre 2012 y 2016. Años en los que llegó a tocar fondo, lastrada por su participación en Repsol.

Problemas que parecen ya olvidados con una lenta pero progresiva tendencia alcista que le ha llevado este año a tantear sus resistencia en torno a los 2,8 euros por acción. Si sus planes se van cumpliendo y el entorno de mercado acompaña, explican, no sería extraño ver al valor sobre los 3 euros por acción hacia final de año.

Artículos relacionados