La OIT ela­bo­rará un in­forme donde cuan­ti­fi­cará los efectos del cambio cli­má­tico para España

Sánchez prepara medidas para las zonas afectadas por el cierre nuclear y de carbón

Ribera pide ayuda a la OIT en el desa­rrollo del pro­yecto de Transición Energética

Energia Nuclear: Energias Nucleares
Energia Nuclear: Energias Nucleares

El Gobierno ela­bo­rará un plan de me­didas ur­gentes para aque­llas au­to­no­mías que se verán afec­tadas por el cierre de nu­cleares y plantas de car­bón. Paralelamente, ha al­can­zado un acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo para que ase­sore al Ejecutivo en el pro­yecto de Transición Energética que está ela­bo­rando. El or­ga­nismo in­ter­na­cional va a tra­bajar por su cuenta en otro do­cu­mento en el que cuan­ti­fi­cará los efectos del cambio cli­má­tico en España.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha vuelto a insistir en el plan que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se ha marcado de acabar con las centrales nucleares y de carbón y apostar decididamente por las energías verdes. Todo ello dentro de un contexto que viene obligado por los efectos del cambio climático y las exigencias medioambientales que se han marcado los países firmantes del compromiso de París.

Esta es la filosofía que, tanto en el Ministerio como dentro del Gobierno existe pero, fuera de ahí, hay poco más que extraer de los mensajes que hasta ahora se están lanzando desde el propio Ministerio. De momento, “mucha prosa pero muy poco contenido”. Con esta sensación, salieron los asistentes a las jornadas sobre la Transición Energética y el Empleo, organizadas por el Club Español de la Energía y la OIT.

Cierre de nucleares y plantas de carbón

Ribera ratificó, eso sí, que la reforma incorporará un proceso de cierre de centrales nucleares y de carbón que afectará a determinadas zonas. Según la ministra, el Ejecutivo está trabajando sobre un plan de medidas urgentes dirigido a comarcas mineras y zonas con instalaciones nucleares. Extremadura, Castilla y León, Asturias, Cataluña y Comunidad Valencia son básicamente las regiones que más sufrirán los efectos.

Ha señalado también que, en breve tiempo, se pondrán en marcha los contratos de transición negociados y pactados con las administraciones locales y agentes económicos y sociales de las zonas afectadas, un modelo muy similar al que se ha aplicado en países como Francia, Alemania y Reino Unido. Estos países han sufrido también los efectos de cierre de centrales de carbón y de instalaciones nucleares y donde se está aplicando un ambicioso plan de energías verdes.

La ministra ha recordado que, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, por cada empleo que se pierda con la Transición energética, se crearán cuatro, si bien ha recordado que no todos se producirán en las mismas zonas, por lo que habrá que hacer una labor de anticipación.

Acuerdo de colaboración con la OIT

Precisamente, el Gobierno ha firmado un acuerdo con la OIT para que les asesore en el proyecto de Transición energética “justa” que acompañará a la futura Ley de Cambio Climático. El organismo internacional emitirá un informe cualitativo con propuestas e ideas sobre todos los sectores que se verán afectados por el cambio climático. Este documento se pretende que esté listo en un mes.

Paralelamente, la OIT va a elaborar otro informe en el que se cuantificarán los efectos positivos y negativos y los sectores a los que afectará la transición energética. Se trata de hacer un estudio lo más profundo posible donde se estimará el empleo que se creará y el que se destruirá con el nuevo mix energético.

Según el director de la Oficina para España, Joaquín Nieto, para este documento se quiere hablar con todas las empresas energéticas, comunidades autónomas y fuerzas sociales, y pedirles su colaboración. El objetivo es que se haga público en la primavera próxima.

Se creará más empleo que se destruirá

Nieto ha urgido a España a trabajar por la transición energética, pero de una forma justa, incorporando medidas de promoción del empleo y protección social. Según la OIT, la transición energética generará 24 millones de empleos a nivel mundial, pero también se perderán otros seis millones, con lo que se generará un saldo positivo de 18 millones de nuevos puestos de trabajo.

Un informe elaborado por la organización señala que la mayoría de los sectores se beneficiarán en crecimiento de empleo, especialmente el eléctrico. Para 2030, estima que se crearán unos 2,5 millones de puestos de trabajo en el área energética frente a los 400.000 que se perderán.

El responsable de la OIT para España defiende la sustitución de las energías tradicionales por otras más limpias. “Los países deben reducir drásticamente las emisiones a la atmósfera y eso conlleva a prescindir de las energías tradicionales”, declaró en su intervención.

En palabras de Nieto, “el cambio hay que hacerlo sí o sí”, a sabiendas de que se destruirán puestos de trabajo y que el nuevo empleo que se cree no será igual en el tiempo. Pidió celeridad al Gobierno en sus decisiones a la vez que reclamó para las empresas un marco regulatorio predecible. “Nuestra alianza con el Gobierno lo va a facilitar”, dijo, y añadió: “pido el apoyo de todas las instituciones para que la transición energética sea justa para todos”.

Artículos relacionados