Monitor de Infraestructuras

El club blanco busca un prés­tamo de 500 mi­llones a un plazo de 30 años

Florentino Pérez tropieza con la banca para financiar el nuevo Bernabéu

El Real Madrid tendrá com­pli­cado con­vencer a los so­cios sin el res­paldo de Santander, CaixaBank y BBVA

Estadio Santiago Bernabeu.
Estadio Santiago Bernabeu.

Florentino Pérez tra­baja a con­tra­rreloj para llegar a la Asamblea del 23 de sep­tiembre con el res­paldo de la banca y sacar ade­lante su ma­cro­pro­yecto del nuevo Bernabéu. El pre­si­dente del Real Madrid y la cons­truc­tora ACS tendrá com­pli­cado con­vencer a los so­cios com­pro­mi­sa­rios si no se pre­senta con el apoyo de los grandes bancos para eje­cutar la obra que su­pe­rará los 500 mi­llones de eu­ros.

El ejecutivo que lidera por delante de los chinos el negocio mundial de las infraestructuras y ha logrado tres Champions seguidas puede sufrir un serio revés, si no consigue convencer a la Asamblea para que la junta directiva endeude fuertemente el club y realizar la remodelación por la que lleva peleando hace tiempo. El presidente quiere presentarse al menos con el compromiso de los tres grandes bancos españoles de que avalarían la operación, es decir, con la palabra del Santander, CaixaBank y BBVA.

Florentino Pérez utilizará para cautivar a los socios la buena temporada 2017-2018 realizada por el Club, con unos ingresos de 750,9 millones de euros, lo que supone un crecimiento de un 11,3%. El beneficio neto alcanzó los 31,2 millones de euros, un 45,9% más. El resultado bruto de explotación antes de amortizaciones (Ebitda) de 147,2 millones, un 6,8% superior a 2016. La deuda neta, en cambio, se sitúa en 107 millones.

En busca de un socio

El presidente del Real Madrid tendrá que explicar en la Asamblea por qué no ha conseguido el socio financiero que pretendía para no hipotecar al equipo blanco. Desde la ruptura del contrato por parte de su antiguo socio el grupo IPIC, de Abu Dhabi, por el que los dueños de la petrolera Cepsa se comprometían a invertir 400 millones de euros, el máximo responsable de la casa blanca ha estado buscando sin éxito un nuevo socio.

El máximo ejecutivo de ACS logró el pasado mes de abril que la alcaldesa del ayuntamiento de Madrid, Manuel Carmena, le diera el último empujón a la obtención de los permisos necesarios para la remodelación del estadio de fútbol, pero no ha logrado, por ahora, financiación a su proyecto. Florentino Pérez esperaba que el éxito en la Champions sirviera para encontrar un nuevo patrocinador.

Haber tenido al grupo IPIC detrás -ahora controlado por el fondo emiratí Mubadala-, habría garantizado la construcción del nuevo proyecto de remodelación del Santiago Bernabéu sin necesidad de acudir a los mercados financieros y no tener que hipotecar de por vida al club. El préstamo que oscilará entre los 450 y los 500 millones de euros se hará a un plazo de 30 años, lo que supone una gran rémora para las arcas de un equipo como el Real Madrid que necesita invertir también todos los años en grandes fichajes.

Causas de la ruptura de IPIC

Pero, ¿por qué se marchó IPIC y rompió el pacto? La razón principal se debió a que no se han cumplido las condiciones del acuerdo inicial. El contrato sellado en octubre de 2014 incluía una cláusula según la cual, el grupo árabe International Petroleum Investment Company podía romper el mismo si se producía alguna modificación importante, como así ha sido.

Por imperativo del ayuntamiento de Madrid y de su alcaldesa Manuela Carmena, Florentino Pérez se vio obligado a reducir los metros edificables para uso comercial y la construcción de un hotel, una modificación muy importante que llevó al propietario de la petrolera Cepsa a deshacer el pacto y retirar su patrocinio.

Otras fuentes subrayan, en cambio, que IPIC aprovechó esa argucia para retirarse porque el nuevo propietario de IPIC, el fondo emiratí Mubadala había cambiado su estrategia y los planes de Cepsa en España eran otros. De hecho, el fondo Mubala, de Abu Dabi, lleva meses buscando un socio para financiar la expansión internacional de la petrolera.

La compañía controlada al 100% por el holding Mubala Investment Company está en vías de volver a cotizar en Bolsa para poder dar entrada en el capital de la petrolera española a fondos de capital riesgo. Esta es unas de las exigencias que están poniendo los asesores internacionales a las autoridades del Emirato para que un inversor institucional compre una participación de la compañía y financie parte de la expansión del grupo.

El presidente de Cepsa, Suhail Mohamed Farag Al Mazrouei, lleva meses intentando buscar un inversor que aporte capital sin que, por el momento ningún fondo haya querido apostar por la petrolera. El hermetismo que presenta el holding árabe en sus operaciones no genera toda la transparencia que exigen los fondos a la hora de invertir.

De ahí que los grupos de asesores internacionales que están participando en el proyecto, hayan aconsejado sacar, primero, a Bolsa un paquete -aún por determinar-, y otra parte del capital colocarlo entre un fondo o varios.

Por ese motivo, el fondo Mubala decidió salirse de la operación que tenía pactada y, de buenas a primeras, el presidente del Real Madrid se vio sin socio para afrontar la remodelación.

Tras este duro contratiempo, en el entorno de Florentino Pérez se piensa que, a pesar de que no tengan socio financiero para el macroproyecto, lo importante ahora es que se han salvado todas las trabas que había con la corporación madrileña. La junta de gobierno de Manuela Carmena ha autorizado el proyecto de reparcelación de todo el ámbito del Santiago Bernabéu. Este trámite era esencial para comenzar a demoler las dos torres circulares y el edificio comercial de la esquina del estadio, manteniendo en bajo rasante el aparcamiento privado y en superficie un área ajardinada para uso público.

La remodelación del estadio y su entorno afecta a una superficie total de 82.807 metros cuadrados. De ellos, unos 44.560 metros cuadrados son superficie privada y 38.887 superficie pública de viarios y zona ajardinada.

Artículos relacionados