Los ana­listas coini­ciden en que los pre­cios están caros y que una co­rrec­ción es inevi­table

Los valores tecnólogicos meten miedo y amenazan la subida de las bolsas

Los ges­tores du­dan, pero no se atreven a saltar de un tren en marcha que gana un 20% en un año

Nasdaq
Nasdaq

"Los pre­cios de una buena parte de los va­lores tec­nó­lo­gicos dan miedo, pero a ver quién es el va­liente que tira la pri­mera piedra y li­quida po­si­cio­nes. Hay que ser cada vez más se­lec­tivo, pero no sal­dría de estas com­pañías salvo que el ín­dice Nasdaq pierda los 2.500 pun­tos. Es po­sible que to­davía veamos más subidas porque los ges­tores no se quieren bajar de un tren en marcha muy ren­ta­ble, pero puede haber sus­tos, y mu­chos, por el ca­mi­no".

La frase de es un gestor de una gran firma nacional que ha aprovechado al máximo el rally de estos valores. El Nasdaq se ha revalorizado en torno a un 20% en los últimos doce meses, muy por encima de las ganancias del S&P 500 o el Dow Jones. El problema es que las valoraciones son ahora tan exigentes que cualquier pequeña decepción en las cuentas de resultados o en las previsiones provoca movimientos de enorme calado en el mercado.

La histórica pérdida de 120.000 millones de dólares de valor de mercado en un solo día de Facebook en la última semana de junio (la mayor de la historia) o la del 20% que sin solución de continuidad sufrió Twitter demuestran la hipersensibilidad de los inversores, que salen a toda velocidad para prevenir males mayores. Pero, al mismo tiempo, una compañía como Apple supera nuevos máximos históricos en bolsa y se acerca al billón de dólares de capitalización bursátil.

Por lo tanto, cada vez más el mercado se muestra a dos velocidades, con menos espacio para el término medio. Y a los analistas les viene a la memoria la corrección bursátil que en febrero comenzó en Wall Street y se extendió por todos los mercados mundiales. Algunos como los de Morgan Stanley cree hay hay riesgo de un episodio bajista aún mayor que el de entonces. Un caída en la que los valores tecnológicos tendrían, claro está, mucho que decir.

La firma estadounidense ya ha rebajado posiciones en el universo 'tech', a cambio de una mayor apuesta por el de telecomunicaciones. Son los primeros movimientos de las grandes firmas de Wall Street, que dan por hecha una corrección significativa desde los actuales niveles del Nasdaq alrededor de los 7.700 puntos. Tras las primeras grandes caídas en el mercado estadounidense, los niveles de vigilancia sobre el sector se han disparado.

"Algunas grandes gestores ya han sido pillados por las caídas de Facebook y Twitter y están extremando las precauciones. Creo que podemos ver recortes selectivos en las posiciones de los valores tecnológicos, pero la mayoría se mantendrán", señalan en fuentes bursátiles que recuerdan que el final del verano será un momento decisivo porque tras la vuelta de las vacaciones muchos inversores van a reestructurar sus carteras tras un año prodigioso para el sector.

Las cifras no dejan espacio a las dudas. Nueve de las diez firmas que más aportan a la subida del índice S&P 500 este año son tecnológicas, con Amazon y Microsoft a la cabeza. De su capacidad para elevar el beneficio por accion más de un 20% este año, como esperan los analistas, dependerá el futuro de bursátil de un sector en múltiplos de muy altos vuelos que se ha convertido en la gran preocupación de los gestores mundiales. Es el devenir de toda la bolsa lo que está en juego.

Artículos relacionados