Monitor de Consumo Bancario

La nueva nor­ma­tiva co­mu­ni­taria lleva dos años y medio para ser adap­tada al or­de­na­miento es­pañol

La multa a España por no trasponer la reforma hipotecaria se acerca ya a los nueve dígitos

La de­li­be­rada pa­rá­lisis del Gobierno es­pañol deja al con­su­midor des­pro­te­gido

Hipotecas
Hipotecas

Desde hace ya casi un trie­nio, España apa­rece como in­fractor ante la Unión Europea (UE), y además a cuenta de un tema tan sen­sible como los prés­tamos hi­po­te­ca­rios, que en los úl­timos años han sido el eje de una crisis so­cial sin pre­ce­dentes en te­rri­torio es­pañol. Pero pa­rece que al Gobierno le me­rece la pena más pagar la multa -de unos 90 mi­llones de euros que aco­meter la re­forma.

En septiembre se cumple un año desde que la Justicia Europea admitiese a trámite la denuncia de la Comisión Europea -el órgano de Gobierno de la UE) contra España, por el motivo de haber vulnerado los plazos para adaptar al ordenamiento jurídico patrio las garantías de protección de los usuarios establecidas en la legislación comunitaria.

En su exposición de motivos, el Ejecutivo Comunitario sostuvo que la parálisis del proyecto legislativo deja desprotegido al consumidor español, “dificulta la competencia, limita las posibilidades de elección y lleva a unos precios más altos” de los préstamos.

La inestabilidad política y la atomización en las cortes sin duda han tenido mucho que ver en la demora, pero lo que está claro es que la tardanza, en asuntos legislativos, sale cara. Desde Bruselas han recordado al Gobierno que la normativa debía haber entrado en vigor en marzo de 2016 y que los retrasos podrían conllevar una sanción económica de casi 106.000 euros diarios.

Tras hacer la suma, concluimos que Madrid ha acumulado 90 millones de euros en la columna del 'debe', deuda de la que se ha hecho eco la prensa nacional.

Sacando la normativa de la parálisis

La pelota está ahora en el tejado de Pedro Sánchez y su equipo, que tienen ahora la responsabilidad de componer el puzzle del congreso y sacar adelante la Ley Hipotecaria, que lleva varios meses durmiendo el 'sueño de los justos'.

Esta ley tiene como objetivo, en primer lugar, integrar la directiva europea sobre préstamos por vivienda a nuestro sistema, y por otro, poner horden en el caos que ha imperado en los últimos años y que ha sido caldo de cultivo de un sinfín de abusos, como las 'cláusulas suelo', los 'swaps' hipotecarios, las hipotecas multidivisa, etc.

Artículos relacionados