La me­jora de sus prin­ci­pales mer­cados le otorgan po­ten­cial a sus be­ne­fi­cios e in­gresos

Telefónica adelgaza deuda al ritmo previsto y las casas de análisis se entusiasman

Su apa­lan­ca­miento po­dría ter­minar el año con una re­duc­ción de 1.700 mi­llones

José María Álvarez Pallete, pte. de Telefónica
José María Álvarez Pallete, pte. de Telefónica

Los re­sul­tados se­mes­trales pre­sen­tados por Telefónica evi­den­cian un im­pulso que se man­tiene de cara al fu­turo. Así lo ha des­con­tado el mer­cado, que con­si­dera el mo­mento en el que el ín­dice de re­fe­rencia de la Bolsa es­pañola está in­merso en un pe­riodo de la­te­ra­li­dad. En gran parte pro­vo­cado por el mes es­tival en el que se en­cuen­tra. Con todo, la dis­mi­nu­ción de su apa­lan­ca­miento con­tinúa y se es­tima ahora que es­tará por en­cima, in­cluso, de lo pre­visto ini­cial­mente. Un im­pulso de­ci­sivo para su co­ti­za­ción.

El despegue de Telefónica comenzó hace tiempo, pero ahora solo falta que esto se traslade a la Bolsa. Falta tiempo y quizá consecución de objetivos, principalmente en cuanto a su deuda, que siempre ha generado confusión a los inversores. Razones de peso nunca han faltado, pero ahora todo apunta a que puede producirse un cambio importante que pueda generar potencial para la firma que preside José María Álvarez-Pallete.

Como telón de fondo, basta con hacer un repaso sobre sus resultados semestrales, que estuvieron por encima de lo que se había previsto por parte de los agentes del mercado. Y eso que tuvieron impacto fuerte de extraordinarios: 225 millones de euros en EBITDA, debido a la sentencia judicial en Brasil, deterioro de valor en México por 108 millones de euros, o provisiones por reestructuración de 46 millones de euros. El impacto en beneficio neto fue de 60 millones de euros menos teniendo en cuenta impacto en resultados financieros.

Pero, con todo y con ello, los resultados estuvieron donde se esperaban, con un crecimiento del 1% por encima de lo que proyectaba el consenso de mercado y con un aumento del EBITDA del 8% por delante de las estimaciones medias. Y es que, excluyendo extraordinarios, el beneficio superó en un 2,3% el Ebitda previsto por el consenso de mercado.

La evolución de Alemania, la buena evolución operativa en Reino Unido y de Hispanoamérica Norte (un 6% más incluyendo extraordinarios en comparación al consenso), sirvieron para paliar los efector adversos de Latinoamérica y Brasil. No obstante, el ritmo es ascendente y parece que tiene todo vistas a seguir al alza, principalmente por las expectativas positivas que la mayoría de los analistas describen sobre los mercados emergentes.

Mejores números y menos hachazo al apalancamiento

Lo que evidencian estas cifras semestrales es la dinámica que ha tomado el grupo telefónico. El rumbo está claro. Por eso, van encaminados hacia una mejora en su generación de caja de cara a los dos trimestres en juego en este ejercicio. Un aumento que también se debería producir de forma orgánica.

La traducción de estos efectos sería clara: la reducción de su nivel de apalancamiento neto. De hecho, expertos como los de Renta 4 pronostican que podría descender hasta en 1.700 millones de euros, lo cual llevaría a la ratio deuda/Ebitda a las 2,6 veces.

Actualmente, a tenor de las últimas cifras publicadas, la deuda neta se redujo en el segundo trimestre del año en 381 millones de euros en comparación con el primer periodo del ejercicio hasta 43.593 millones de euros, por lo que la ratio se quedó en las 2,7 veces. Por tanto, de mantener esta línea podría bajar del umbral de los 42.000 millones de euros. Algo que dependerá también de factores extraordinarios.

Respaldo de los analistas

El aspecto que presenta Telefónica ha generado la atención de los analistas. Los expertos de Credit Suisse elevaban recientemente su precio objetivo sobre la compañía hasta los 8,60 euros, lo que supone un potencial alcista de más del 10% sobre los niveles en los que se mueve el valor en los mercados. La casa de análisis destacaba, precisamente, la reducción de la deuda.

Los expertos de Bankinter, por su parte, describían que ese recorte de deuda demuestra que “Telefónica es capaz de ir reconduciendo orgánicamente su principal problema: el endeudamiento”. Además, prevén un “impacto positivo” de cara al largo plazo en las acciones.

Desde Barclays también estiman un potencial del 25% para Telefónica hasta los 9,50 euros, mientras que Renta 4 recomienda a sus clientes sobreponderar el valor en cartera. El camino está trazado y falta por ver si se va a cumplir.

Artículos relacionados