La CNMV ame­naza a la com­pañía con acu­sarla de ma­ni­pu­la­ción de mer­cado

Los Benjumea reclaman protección al accionista de Abengoa después de arruinarla

Solicitan una junta ex­tra­or­di­naria en oc­tubre para evitar una nueva di­lu­ción de las ac­ciones

Abengoa
Abengoa

Abengoa vuelve a en­con­trarse en el centro del es­ce­nario y su cu­le­brón se es­tira hasta lí­mites in­sos­pe­cha­dos. En los meses an­te­riores ha vi­vido una mayor tran­qui­lidad que, según lo visto en las úl­timas ho­ras, ha pre­ce­dido a la tem­pes­tad. Abengoa ce­le­brará una junta ex­tra­or­di­naria el pró­ximo 2 de oc­tubre a pe­ti­ción de la fa­milia Benjumea, po­see­dora del 3% de la firma y que llevó a la em­presa al borde de la quie­bra, en aras de que se apruebe un split de sus ac­cio­nes. La CNMV vi­gila muy de cerca y lanza claras ad­ver­ten­cias.

Nuevo episodio en la guerra interna de Abengoa. La familia Benjumea, fundadora del grupo, propone, mediante sus vehículos de inversión, que el grupo realice un split (desdoblamiento del valor de los títulos en bolsa), lo que permite una mayor entrada de accionistas pero que produce una nueva dilución de las acciones en la empresa. Un hecho que ya se vio cuando era presidente de la compañía y que a los ex dirigentes no les dolió prendas en acometer.

Ahora, parece que el escenario ha cambiado por completo. Con la familia lejos del control de la compañía, el propósito de los Benjumea es defender el interés general de los accionistas. Lavado de imagen o no, se trata de un movimiento diametralmente opuesto en comparación con las decisiones que ejecutaba cuando era el máximo responsable. “Es una auténtica burla a todos los que hemos sido damnificados una y otra vez por las políticas adoptadas por los Benjumea”, explica a este medio un accionista minoritario afectado por el declive bursátil y financiero que lleva atravesando la empresa desde hace años.

Cabe recordar que Felipe Benjumea llevó, bajo su gestión, a que los accionistas de la compañía perdieran más del 95% de sus inversiones. Además, al dejar la firma se llevó una indemnización millonaria de 11,48 millones de euros, que fue denunciada por los inversores y posteriormente aprobada por la Audiencia Nacional.

Así las cosas, la solicitud de junta fue presentada por Inversión Corporativa, vehículo que aglutina aproximadamente a 300 accionistas, que están liderados por Felipe Benjumea, además de otros accionistas minoritarios, entre los que se encuentra la mujer del expresidente del grupo, y que de manera conjunta acumulan una participación del 3% del capital.

En este sentido, la propuesta es la de la aprobación del desdoblamiento de las acciones clase A y B de la compañía. Es decir, diez nuevas por cada una antigua. Asimismo, se solicita al consejo de administración que reclame de manera “urgente” a Bolsas y Mercados la suspensión de la cotización de la compañía de manera temporal hasta que se haga efectivo el split, siempre y cuando este tenga el visto bueno de los inversores.

Este grupo inversor señala que las medidas deberían producirse antes del próximo 28 de septiembre, que es la fecha en la que se da el pistoletazo de salida a la norma que implica la modificación del precio mínimo de cotización de los valores negociados en el mercado continuo a 0,001 euros en relación del valor de 0,01 euros vigente que existe hasta ese momento.

Este mecanismo haría que el accionista sufriera una dilución importante, del 90%, que se sumaría a la del 95% que ya se llevó a cabo en el año 2016, cuando el grupo estaba en pleno proceso de recomposición. Por tanto, les supondría que perderían prácticamente el 100% del dinero invertido.

La amenaza de la CNMV

Ante todos estos rumores la Comisión Nacional del Mercado de Valores no se ha quedado al margen. Tanto es así que ha requerido a Abengoa adoptar las medidas a su alcance para evitar el desdoblamiento de acciones, el split, que ha sido propuesto por la familia Benjumea a través de sus vehículos de inversión, convocando la mencionada junta extraordinaria.

Por tanto, el regulador ha advertido de que, en el caso de que prosperara esta iniciativa, valorará en su momento si la conducta pudiese “constituir un supuesto de manipulación de mercado”.

En una carta, dirigida al presidente de Abengoa, Gonzalo Urquijo, el órgano explica que valorará las posibilidades de ejercer las competencias que la ley permite con el fin de garantizar la libre formación de precios y la integridad de la negociación. Entre ellas, se encuentra la suspensión o exclusión de la negociación de los valores correspondientes. También la impugnación de los acuerdos societarios.

Artículos relacionados