En España las ren­ta­bi­li­dades de la media de las em­presas su­peran el 4%

Los dividendos cosechan nuevos récords en todo el mundo y animan a la inversión

El im­porte medio es del 12,9% in­ter­anual hasta un total 450.000 mi­llones de euros

creditos
Dividendos.

Todo el pes­cado no está ven­dido en los mer­ca­dos, pese a que las re­va­lo­ri­za­ciones en las bolsas de los países desa­rro­llados en los úl­timos años. El ciclo ex­pan­sivo con­ti­núa, pero más allá de todo eso a las ren­ta­bi­li­dades por co­ti­za­ción tam­bién hay que aña­dirle el re­parto de be­ne­fi­cios cre­ciente que están ha­ciendo todas las com­pañías en todo el mundo. También en España. Tanto que nos en­con­tramos ante la cifra más alta de la his­to­ria. Y se­guirá cre­ciendo pró­xi­ma­mente.

Mientras el verano avanza, el mundo de la inversión está intentando ver dónde puede cazar más retornos. Con los dimes y diretes de Trump, junto con la situación compleja de Turquía se hace cada vez más difícil. Aunque no es así en el largo plazo. Tal y como mostraba el Janus Henderson Global Dividend Index, los dividendos mundiales se dispararon un 12,9% interanual en el segundo trimestre hasta 497.400 millones de dólares, batiendo así cómodamente un nuevo récord.

En este sentido, los repartos por parte de las compañías se incrementaron en casi todas las regiones del mundo, aproximadamente. Con holgura este récord se produjo en doce países, entre los que están Francia, Japón y Estados Unidos, que reúnen algunos de los principales contribuidores a la distribución de dividendos a escala mundial.

El segundo trimestre está dominado por la región europea. Esto se debe que dos tercios de sus dividendos se distribuyen en este periodo. El crecimiento de los repartos en esta zona fue el más elevado desde el segundo trimestre de 2015 en tasa subyacente. Es decir, Europa es, a día de hoy, el área más atractiva en cuanto a la inversión vía dividendo.

Y es que las empresas europeas abonaron una cifra récord de 176.500 millones de dólares, lo que refleja un aumento interanual del 18,7%, gracias a la subida de los beneficios empresariales en 2017, que se reflejó en las políticas de retribución a los accionistas. Así las cosas, el avance en la expansión subyacente fue de un 7,5%, una vez tenida en consideración la solidez de las divisas del viejo continente en el segundo trimestre del pasado ejercicio, además de otros factores relevantes.

Francia, Alemania, Suiza, Holanda, Bélgica, Dinamarca e Irlanda se anotaron nuevos máximos. Únicamente un reducido número de empresas recortaron su remuneración al accionista, entre las que figuran Deutsche Bank, EDF y Credit Suisse.

España destaca en Europa

El reparto en las empresas españolas es también bastante sólido. De hecho, en el último año los dividendos se han incrementado un 25,3% hasta los 6.910 millones de euros. Por eso, las cotizadas de la bolsa española se sitúan en quinta posición en cuanto a las que más compensan a sus inversores en Europa, únicamente por detrás de Francia, Alemania, Suecia y Holanda.

Siguiendo este esquema, Aena fue la firma que más contribuyó al crecimiento de las distribuciones de dividendos al aumentar su reparto un 66%, tal y como explica Janus Henderson.

El informe indica a su vez que Ferrovial o Telefónica destacan por su compromiso con los accionistas. La operadora tiene una rentabilidad por dividendo que supera el 5%, mientras que la constructora ronda cerca del 4%. En terreno español también sobresalen compañías como Enagás, Endesa, Gas Natural o Red Eléctrica, que superan el 5% de rendimiento, por encima de la media del mercado español.

Estados Unidos, al alza

En Estados Unidos, las distribuciones aumentaron un 4,5% hasta una cota máxima de 117.100 millones de dólares. El crecimiento subyacente fue del 7,8% tras tener en cuenta la caída de los dividendos extraordinarios y las variaciones en el índice, su expansión más elevada de los dos últimos años.

Al margen de que su expansión fue ligeramente inferior a la media durante el segundo trimestre, los dividendos estadounidenses han mostrado un crecimiento más estable que el de cualquier otra región, con solo cuatro trimestres de caídas durante la última década. Solo una de cada cincuenta empresas estadounidenses recortó sus distribución a los inversores.

Por último, la empresa de mayor envergadura que rebajó sus repartos fue General Electric, después de haber puesto en marcha un programa de reestructuración e intentar reducir sus deudas. Una vez más, Canadá desbancó a Estados Unidos en lo que a repartos se refiere.

Artículos relacionados