Monitor de Latinoamérica

Lenín Moreno sitúa en Madrid a su país como des­tino de ne­go­cios e in­ver­sión

Ecuador confía en España para avivar una economía en horas bajas

Quito ne­ce­sita in­ver­siones por 30.000 mi­llones y se acerca a la Alianza del Pacífico

Lenin Moreno, Ecuador.
Lenin Moreno, Ecuador, con Felipe VI.

Ecuador, bajo la pre­si­dencia de Lenín Moreno, ha dado un giro en su po­lí­tica eco­nó­mica para acercar al país a pos­tu­lados de mayor aper­tura y lo han ido ale­jando pro­gre­si­va­mente de las tesis del bloque bo­li­va­riano. En su se­gunda vi­sita a Madrid en menos de un año, a fi­nales de ju­lio, Moreno hizo aún más hin­capié en el cambio po­lí­ti­co-e­co­nó­mico ex­pe­ri­men­tado y re­clamó más in­ver­sión es­pañola para apoyar el cre­ci­miento ecua­to­riano.

El mandatario, que se reunió con el presidente Pedro Sánchez y fue recibido por el Rey Felipe VI, participó de la conferencia “Saliendo del abismo”, donde presentó las oportunidades que ofrece Ecuador ante 300 inversores y empresarios, en una visita destinada a impulsar o finalizar acuerdos con firmas españolas. Como ya anunciara en diciembre del año pasado, cuando mantuvo unas reuniones con compañías españolas en la sede de CEOE que comienzan a dar frutos, Ecuador busca inversiones por 30.000 millones de dólares en España. Moreno y varios ministros detallaron entonces una amplia lista de proyectos en sectores como hidrocarburos, minería, agroindustrial y turismo.

Moreno volvió a poner de manifiesto que la meta de su Administración es impulsar la economía mediante un favorecimiento de la inversión. “La gran generadora de empleo es la empresa”, apuntó en su intervención en el Foro América de Europa Press, donde dejó claro que el país ha cambiado su política exterior y comercial para convertirse en destino de inversiones. En el encuentro, Moreno resaltó tanto la seguridad jurídica y el aumento de incentivos y estímulos fiscales a la inversión extranjera como el fortalecimiento de la institucionalidad. “Ecuador está con los brazos abiertos para recibir a los empresarios españoles”, dijo, para concretar que Ecuador necesita más infraestructuras (metro, puentes, vías, puertos) y apuntalar el turismo como palanca de desarrollo, segmentos en el que las firmas españolas están en vanguardia. También el inmobiliario, donde se prevé construir 350.000 viviendas, con inversión de 8.000 millones de dólares, es una gran oportunidad.

Desde que llegó al poder Moreno (quien ha ido alejándose de la política de su antecesor, Rafael Correa) las relaciones con la compañías españolas ha mejorado de forma ostensible y su Gobierno trabaja para dotar de más seguridad jurídica al marco inversor y facilitar la tarea de implantarse en el país. El mandatario invitó en Madrid a las firmas a invertir y confiar en Ecuador. “La meta es aumentar producción y empleo y mejorar y diversificar la economía”.

Esta nueva política también ha marcado un giro en la escena internacional. El pasado julio, y en la cumbre de jefes de Estado de la Alianza del Pacífico, Ecuador anunciaba que iniciará trámites para convertirse en Estado Asociado de un grupo comercial de integración regional que se sitúa en las antípodas de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), patrocinada por Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua. El país negociará para unirse a los hasta hora cuatro candidatos a países asociados, nueva figura creada recientemente por el bloque que forman Perú, México, Colombia y Chile: Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Singapur.

La Alianza, que defiende postulados abiertos y favorables al libre comercio, se ha convertido en el bloque de integración más activo y eficaz de la región. Los jefes de Estado de la Alianza no sólo dieron su aprobación a la solicitud de Ecuador de vincularse como Estado Asociado, sino que invitaron a Quito a considerar la membresía plena en el futuro. Ecuador es por ahora estado observador. Quito podría iniciar las negociaciones para convertirse en Estado Asociado en el primer trimestre de 2019, una vez que finalicen las negociaciones que lleva a cabo la Alianza con los candidatos actuales.

En la cumbre, el ministro de Comercio Exterior ecuatoriano, Pablo Campana, aseguró que “Ecuador será miembro asociado, para lo cual hay que tener un acuerdo comercial abierto con México e incrementar servicios con Chile. En los últimos 14 meses nos hemos preparado para solucionar aspectos sensibles y además, lo más importante, brindar seguridad jurídica y previsibilidad a los inversionistas tanto del Ecuador como del extranjero”.

En estos momentos, en Ecuador hay unas 150 empresas españolas e inversiones de 1.400 millones de euros en sectores como telecos y energía. En Ecuador participan en el metro de Quito Acciona, CAF e Ineco y están presentes Repsol, Telefónica, Isabel, Nueva Pescanova, Santillana, Iberia, Air Europa, ACS, OHL, Indra, Inditex, Mango y Grupo Puentes, entre otras. En 2009-16 España realizó el 7,18% de la IED en Ecuador y es uno de los principales inversores. La economía ecuatoriana, tras caer en recesión en 2016 (-1,5%) avanzó el 1% en 2017 y lo hará el 2% este año, según la Cepal.

Artículos relacionados