Sicav y fondos en­tran en la com­pañía y re­trasan la co­rrec­ción es­pe­rada por los ex­pertos

Naturgy recluta más y más gestoras de primera fila al calor de dividendo

La com­pañía está en plena fase de con­so­li­da­ción de las ga­nan­cias acu­mu­ladas en 2018

Presentación Plan Estratégico 2018-2022 Naturgy.jpg
Francisco Reynés, pte. de Naturgy.

Naturgy, la an­tigua Gas Natural, pagó en julio su primer di­vi­dendo a cuenta del ejer­cicio 2018. Los 0,28 euros por ac­ción su­ponen un des­em­bolso total de algo más de 280 mi­llones de eu­ros. Un bo­cado muy su­cu­lento al que mu­chos in­ver­sores se ha­bían apun­tado en las úl­timas se­manas en un mo­vi­miento hasta cierto punto muy es­pe­cu­la­tivo. Sin em­bargo, la ac­ción de Naturgy sigue ha­ciendo una ex­hi­bi­ción de for­ta­leza y con­so­lida las fuertes ga­nan­cias de este año.

La ‘utilitie’ presidida por Francisco Reynés ha llenado el bolsillo de sus accionistas en lo que va de año con una subida del 25% en bolsa. Un avance espectacular propiciado por el enamoramiento masivo de los gestores al calor de una promesa de dividendos de muy altos vuelos. Hay dos pagos más por delante, el primero al cierre del tercer trimestre y un tercero cuando se celebre la junta general de accionistas. Pero la hoja de ruta del grupo va mucho más allá de este 2018 en el que ha calentado las expectativas de los inversores.

Naturgy contempla repartir 6.900 millones de euros en dividendos hasta 2022 y tendrá a su disposición otros 2.000 millones para recomprar y amortizar acciones si no hay operaciones corporativas de por medio. Un plan que ha recabado el apoyo incondicional de los gestores de las grandes fortunas y de los fondos estrella y de las grandes gestoras internacionales, que se han lanzado a la caza y captura de la acciones de un grupo que ha convertido la retribución al accionista en su reclamo número uno.

La entrada de inversores ha sido imparable, incluidas las grandes fortunas. Alicia Koplowitz ha convertido a Naturgy en la punta de lanza de su sicav Morinvest con una apuesta valorada en más de 7 millones de euros, la cuarta parte de su inversión total en bolsa española. Un movimiento secundado también por la familia Del Pino, cuyas sicav han entrado en la compañía a lo largo del segundo semestre junto a otras compañías como Santander, Iberdrola y Técnica Reunidas.

Pero los movimientos van mucho más allá de los grandes dueños de las sicav. Fondos de máximo prestigio como Magallanes Iberian Equity, que sube más de un 7% en lo que va de año, ha convertido a Naturgy en una de sus grandes apuestas. Es uno de los mejores ejemplos de cómo los mejores gestores se han posicionado en uno de los valores más demandados del mercado español en un movimiento que según los expertos tiene un alto componente especulativo.

“El mercado ha dado total credibilidad al plan de dividendos del grupo. Los gestores quieren participar de esta historia tan agresiva, lo que explica la gran resistencia a la baja de Naturgy en bolsa. Tras el gran rally desde mayo hasta julio, la acción está aguantando. Hay agotamiento de la acción, pero las entradas continuas de flujos impiden una corrección que todos creemos que acabará por llegar. No creo que la acción pueda subir mucho más” señalan en uno de los ‘broker’ más activos en el valor en los últimos días.

De hecho, el conjunto de los analistas cree que la acción no vale más de 21,5 euros, alrededor de un 7% por debajo del precio que Naturgy luce en el parqué. De momento, los fondos extranjeros no están por la labor de bajar la guardia. Tanto los grandes internacionales como Vanguard, Credit Agricole, HSBC o JP Morgan o los nacionales como Banif Gestión o Gesalcalá han tomado posiciones en la ‘utilitie’ en las últimas jornadas. De momento, el dividendo importa mucho más que el precio.

Artículos relacionados