ANÁLISIS

La devaluación un 60% del peso argentino agrava la compleja situación del BBVA por Turquía

BBVA Francés, fi­lial de América del Sur, aportó 861 mi­llones de be­ne­fi­cios, muy cerca de los 880 de España

Francisco Gonzalez, presidente del BBVA
Francisco Gonzalez, presidente del BBVA

Los prin­ci­pales pro­blemas para el BBVA pro­ceden sin duda de Turquía, de la que no se des­carta un co­lapso eco­nó­mico, por una pa­ra­li­za­ción total de la fi­nan­cia­ción ex­te­rior. El mayor pe­ligro es que se pro­duzca un un ‘sudden stop’, como re­piten dia­ria­mente hasta la sa­ciedad los me­dios an­glo­sa­jo­nes, cuyas con­se­cuen­cias po­drían ser irre­pa­ra­bles. Los mer­cados si­guen muy preo­cu­pados y han lle­vado a que este miér­coles la bolsa es­pañola haya fi­jado mí­nimo del año.

Con la caída del 1,26 % el Ibex ha fijado mínimo anual en 9.386,8 puntos. Continúa la desconfianza de los inversores sobre la situación de Turquía, pese a que la lira turca ha logrado recuperarse por segunda jornada consecutiva tras su 'lunes negro' que fijó mínimo históricos.

De hecho, este miércoles la lira ha vuelto a los niveles del pasado viernes, pero se da por hecho que la presión va a continuar, sobre todo tras anunciar el Gobierno de Ankara que puede haber otro aumento de aranceles, en este caso sobre una veintena de productos estadounidenses de consumo habitual de los turcos. En el caso del alcohol el aumento ha sido del 140 %.

Según el decreto publicado ayer, el Gobierno turco aumenta la importación de productos como tabaco, nueces, arroz, vehículos, cosméticos y carbón. Se fijan subidas de entre el 10 % a productos de madera, el 60 % al tabaco, - el pueblo turco es uno de los países de mayor índice de consumo de tabaco, según la OMS y el 140 % en el caso del alcohol.

Pero para el BBVA no es menor la importancia de la crisis argentina, cuyo peso se ha devaluado en lo que va de año en más de un 60 %. Hace peligrar así una parte significativa de los resultados de la entidad para este ejercicio. Conviene recordar que el banco que preside Francisco González obtuvo el año pasado 3.519 millones de euros de beneficios, 880 procedentes de su actividad en España, 861 de América del Sur -219 de ellos de Argentina- y 826 de Turquía. Bien es cierto que la parte de león, casi la mitad de los beneficios, procede de México. La promesa de no alterar las normas de juego por parte del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, es una alivio, al menos de momento.

La entidad española, que ha intentado tranquilizar a los inversores asegurando que tiene suficientes coberturas que le garantizan una parte de los beneficios previstos, no les ha convencido y ha sufrido de nuevo este miércoles un recorte del 0,99 % de su valor en bolsa. Pierde en los últimos 12 meses un 30 % de su capitalización bursátil. En lo que va de año se ha dejado en 23,33 % de su valor en bolsa y hay que remontarse a octubre de hace dos años para ver tan baja la acción que ha cerrado en 5,453 euros.

Su capitalización se sitúa en 35.999.919 millones de euros, es casi la mitad de los 69.543.906 millones de euros de capitalización de su principal competidor el Banco Santander que en lo que va de año cae 5 puntos porcentuales menos que el Bilbao Vizcaya Argentaria.

Para complicarse la situación, los beneficios procedentes de Argentina este año van a verse recortados en euros en el entorno del 60 %. Es lo que se ha devaluado la moneda en lo que va de año. El presidente argentino, Mauricio Macri, decía en un encuentro con los medios en las últimas horas “tranquilos, no pasa nada”. Pero los medios le recordaban que en lo que va de año la depreciación del peso argentino es del 60 % y desde que llegó Macri al poder lo ha hecho el 210 %.

Otra muestra de la intranquilidad con la que se está viviendo la evolución de la cotización de dólar en Argentina es que quieren desligar por completo lo que sucede con el presidente Macri. Quieren que sean otros quienes expliquen por qué se está produciendo esta inflación galopante, así como la necesidad de volver a imponer medidas arancelarias a algunas de sus principales exportaciones agrarias.

Fuentes diplomáticas europeas tratan de rebajar el alcance del impacto mediático que está teniendo la decisión de aumentar los tipos de interés en Argentina, pero admiten que la coincidencia con la crisis turca y los nuevos datos sobre la eventual corrupción durante el mandato de la familia Kirchner no ayuda nada para tratar de controlar la situación.

Aunque la agencia Moody’s ha emitido este miércoles un comunicado asegurando que la exposición del BBVA a Turquía es limitada y manejable incluso en el escenario más extremo, hay que recordar que BBVA, con una participación del 49,85% en el banco turco Garanti, es la entidad europea más expuesta a este país del que procede el 14% en los beneficios de la entidad española, según la propia agencia Moody's.

Su inversión ya vale menos de la mitad de lo que ha pagado por ella. La garantía de los beneficios está ahora centrada en México. El BCE, el FMI, el BIS, la OCDE están monitorizando la situación al segundo. El gobierno turco ha anunciado una vídeoconferencia con los 3.000 principales inversores del país, un mal paso podría llevar a situaciones similares como al colapso que sufrió México en el 94 o tres años después en el 97-98 los tigres asiáticos. Los accionistas del BBVA tienen razones para pensárselo.

Artículos relacionados