Monitor de Latinoamérica

La IED eu­ropea pre­va­lece en Sudamérica y la de EEUU, en México y el Caribe

España y el resto de la UE ‘mandan’ en la inversión extranjera en Latam

En 2005-2017 las firmas es­pañolas li­de­raron la emi­sión de flujos co­mu­ni­ta­rios

Inversión española en Latinoamérica.
Inversión española en Latinoamérica.

España y el resto de la UE li­deran la in­ver­sión en Latam, tanto en pro­yectos como ad­qui­si­cio­nes, aunque que en 2017 EEUU man­tuvo una só­lida po­si­ción y China elevó los flujos hacia la re­gión y los re­dujo en otras zo­nas. En 2017, la UE y EEUU fueron el gran origen de la IED, con una Europa que ‘manda’ en Sudamérica y un EEUU que lo hace en México y Centroamérica-Caribe. España es se­gundo in­versor en México y uno de los grandes en Dominicana.

La IED europea prevalece en Sudamérica y la de EEUU, en México y el Caribe España y la UE ‘mandan’ en la inversión extranjera en Latam En 2005-2017 las firmas españolas lideraron la emisión de flujos comunitarios Carlos Álvaro.- La UE y España lideran la emisión de inversión a mercados ‘latinos’ en los últimos años, tanto en nuevos proyectos como adquisiciones, aunque es cierto que en 2017 EEUU mantuvo una sólida posición en Latam y que China elevó los flujos hacia la región y los redujo en otras zonas. En 2017, la UE y EEUU fueron el gran origen de la IED, con una Europa que ‘manda’ en Sudamérica y un EEUU que lo hace en México y Centroamérica-Caribe, si bien España es segundo inversor en México y uno de los grandes en Dominicana.

Así lo indica el informe ‘La Inversión Extranjera Directa en América Latina 2018’, de Cepal, que refleja una caída del 3,6% en la IED al área en 2017 (a 161.673 millones) y prevé alzas del 2,2% este año y el 2,9% en 2019. El año pasado, la inversión europea en Brasil fue el 71% del total, en México alcanzó el 32% y en Centroamérica y Dominicana, el 12%. No obstante la inversión comunitaria en Latam representó el 13% del total, frente al 25% en Asia.

En 2017, EEUU fue el principal inversor en Latam (28%) y Europa representó el 37,3%, con un peso del 13% para Holanda, del 5,9% para Alemania; del 5,7% para España y del 4,6% para Francia. De la inversión intrarregional, la mayor fue la de México (3%) y EEUU representó la mitad de la IED en ese país.

Pero de tenerse en cuenta solo fusiones y adquisiciones, China fue el mayor inversor: pese a ser sexta en operaciones, su magnitud llegó al 42% del volumen. La participación de firmas de la UE fue menor que en 2016 (13%), al igual que la de EEUU y Canadá (7% y 6%), pero estos dos países siguieron siendo líderes en número de operaciones. Las adquisiciones chinas se concentraron en Brasil y en los sectores energético y agropecuario. Entre las 20 principales operaciones de adquisición de 2017, sólo dos fueron españolas: OHL en México y Globalvía en Chile. China hizo 5, entre ellas las 3 principales.

No obstante, la cosa cambia si se considera el período 2005-17, cuando las firmas europeas lideraron las nuevas inversiones, con el 39% del valor de los nuevos proyectos en el área, frente al 32% de Norteamérica y el 16% de China-Hong Kong y resto de Asia. En cuarto lugar se ubicaron las translatinas (9%). La IED europea fue dominada por España: 29% de la inversión en proyectos nuevos y 29% del total de fusiones y adquisiciones europeas.

En inversión en proyectos nuevos, España superó a Alemania (16%), Reino Unido (13%), Italia (12%); Francia (11%), Holanda (4%) y Luxemburgo y Portugal (3%). Y en fusiones y adquisiciones, se situó por delante del Reino Unido (20%), Holanda (12%), Francia (11%), Bélgica (11%), Luxemburgo (5%) y Alemania, Portugal e Italia (3% cada uno). En 2005-17 los sectores a los que se dirigieron las mayores inversiones europeas y españolas fueron renovables, telecomunicaciones, minería, automóvil y petróleo.

En cuanto a la inversión europea en Latam, las industrias extractivas, que representaban el 43% en 2005, cayeron al 14% en 2017, mientras que aumentaron los proyectos nuevos en telecos, renovables y automotriz. En renovables, la participación europea en 2005-17 pasó del 3% al 18% del total de la inversión, impulsada por firmas españolas. La participación en telecos subió del 7% al 16% y se concentró en Brasil (36%), México (14%), Argentina (13%) y Chile (7%), con anuncios que provinieron especialmente de empresas de España (51%), Italia (16%), Reino Unido (10%) y Francia (9%). En automóvil el peso europeo fue del 11%, con liderazgo alemán (54% del total).

En cuanto a fusiones y adquisiciones realizadas por firmas europeas en Latam en 2005-17, telecos e industria cervecera se llevaron la parte del león. Entre las mayores seis adquisiciones, 3 fueron de Telefónica y otras 3 de cerveceras (AB InBev, SABMiller y Heineken). Otros sectores destacados fueron energía y finanzas. Entre las 16 mayores operaciones casi la mitad (7) fueron de firmas españolas: las 3 de Telefónica (2 en Brasil y 1 en Argentina); 1 de Naturgy en Chile; 2 de Santander (Brasil y México) y 1 de Iberdrola (Brasil). El resto, de firmas de Reino Unido (4), Holanda (2), Bélgica, Dinamarca y Francia.

Cepal recuerda que en la segunda mitad de los 90, la UE se transformó en la gran fuente de IED para Latam, al pairo de los cambios en la región (reformas estructurales, fin de las restricciones al capital extranjero en hidrocarburos, minería y servicios y privatizaciones). Se señala que más del 80% de la inversión española en mercados emergentes tuvo como destino Latam, frente al 40% de Alemania y el 50% de Holanda. Hoy el 40% de los activos acumulados de IED en las economías de la región procede de Europa, un peso mayor que el de cualquier otra procedencia. Para las firmas europeas, Latam es el 11% del total de sus activos en el exterior, casi como en Asia (13%).

Artículos relacionados