LA SEMANA BURSÁTIL

Nervios a flor de piel

Las in­tensas ten­siones su­fridas por los mer­cados asiá­ticos de di­visas y de renta va­ria­ble, es­pe­cial­mente por Rusia y Turquía, por los efectos eco­nó­micos de las úl­timas san­ciones im­puestas por Estados Unidos han hecho sa­cado a flor de piel los ner­vios en las bolsas eu­ro­peas.

Los inversores han optado así por deshacer posiciones a la máxima velocidad y casi a cualquier precio a la espera de comprobar cómo se estabiliza la situación.

En este ambiente de preocupación, lo que se suponía iba a ser una semana tranquila se ha traducido al final en una caída del 1,4 % del índice Ibex 35 en el acumulado de las cinco últimas sesiones para quedar en los 9.602 puntos. El selectivo pierde así el importante soporte que estaba encontrando en los 9.700 puntos. De no recuperarlo pronto, podría abrirse un nuevo proceso bajista.

Los mercados estadounidenses, por el contrario, siguen reflejando un excelente estado de salud, al menos aparentemente, con el S&P 500, su principal indicador, en zona de máximos absolutos pese a los ajustes del viernes. Situación que algunos analistas no se cansan de apuntar como de extrema preocupación. Señalan que los indicadores de Wall Street superan ya muchos de los ratios registrados antes del estallido de la burbuja financiera.

Una sobrevaloración a la que el consenso del mercado no parece estar dándole toda la importancia que tiene debido al impulso que está tomando la economía norteamericana. Y es que las medidas comerciales adoptadas parecen estar dando la razón a Trump, con la gran mayoría de los indicadores apuntando hacia el crecimiento.

Miembros de la Reserva Federal han insinuado que habrá pronto nuevas subidas de tipos interés con el fin de normalizar la política monetaria una vez que la economía vuelve a crecer a buen ritmo, con el mercado laboral en zona de pleno empleo y con un progresivo avance de la inflación.

Los expertos, sin embargo, se preguntan cuánto puede durar esta fase de bonanza si el resto de los mercados internacionales se ven sometidos a fuertes tensiones, con el consecuente efecto negativo sobre la demanda internacional. Máxime con la espada de Damocles, en forma de burbuja, sobre la cabeza de Wall Street.

El mercado de divisas ya está sufriendo esta inestabilidad. El viernes de la semana pasada la lira turca y el rublo sufrieron fuertes desplomes en un ambiente de preocupación por las pérdidas comerciales. Uno de los valores más castigados esta última semana en la bolsa española ha sido precisamente el BBVA por su elevada exposición al mercado turco. El cambio del euro también retrocedió hasta 1,14 dólares. La mayor fortaleza de la moneda norteamericana podría ahora encarecer las exportaciones americanas. Un círculo vicioso de imprevisibles consecuencias.

Calendario semanal de Bolsa

Después de los pocos datos con lo que contaron los inversores la semana pasada, los próximos días se presenta cargados de indicadores que pueden servir para alterar o confirmar la estrategia defensiva que se está observando en las últimas sesiones. Se espera además una de las semanas con menor volumen de negocio del año, condicionada por la festividad de la Asunción del 15 de agosto, aunque los mercados españoles abrirán sus puertas con total normalidad.

De momento, en la agenda financiera internacional de hoy lunes no hay fijada ninguna cita económica relevante.

El martes, sin embargo, se esperan los indicadores de producción industrial en China y Japón, que cobran especial relevancia en medio de la actual guerra comercial.

Ya en Europa, las miradas se centrarán en las cifras de crecimiento (PIB), inflación (IPC) y confianza (ZEW) que llegarán desde Alemania, máxime tras el parón de la actividad económica que empieza a mostrar el principal motor económico de la zona euro. También se publicará el IPC en España, la producción industrial y el PIB de la zona euro y los precios de importación y exportación en EEUU.

En la sesión del miércoles destacarán los datos americanos de ventas al por menor, de producción industrial, capacidad de utilización, inventarios de negocios, y confianza constructora NAHB. Datos todos ellos que se pueden dejar sentir en la recta final de la sesión.

Entre los indicadores que se darán a conocer el jueves también destacan los que llegarán desde la otra orilla del Atlántico de casas iniciadas, permisos de construcción, así como el índice de la Fed de Filadelfia, muy seguido por los mercados.

La última sesión de la semana, tercer viernes de mes, vendrá marcada por el vencimiento de derivados, lo que junto al escaso volumen de negocio de estas fechas puede agitar a los mercados. Los inversores deberán estar además atentos al índice de confianza de la Universidad de Michigan y, sobre todo, al índice de indicadores de Estados Unidos que suele reflejar la tendencia futura de la economía.

Artículos relacionados