ANÁLISIS

La nueva subgobernadora y su polémico papel durante la crisis financiera

La Asociación de Inspectores del BdE res­pon­sa­bi­liza a Margarita Delgado de si­len­ciar a los crí­ticos

banco españa
Banco de España.

La de­sig­na­ción de Margarita Delgado desde la di­rec­ción ge­neral ad­junta del Banco Central Europeo para ocupar el puesto de sub­go­ber­na­dora del Banco de España abre las puertas a la pe­ti­ción de nuevas com­pa­re­cen­cias en la sub­co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción de la Crisis Financiera del Congreso de los Diputados.

Pese a los cambios que se han producido, con nuevos portavoces en esta comisión en los dos principales grupos parlamentarios, se mantiene el principio de que deben concurrir todos los que hayan participado de forma activa en todo este proceso que ha resultado tan costoso para el erario público y para el conjunto de los contribuyentes españoles. Y Margarita Delgado, según la Asociación de Inspectores del Banco de España, lo tuvo.

Desde el entorno de esta asociación se recuerda que fue una de las responsables de la supervisión, directamente vinculada a Jose Luis Aríztegui, quien entre el 2006 y el 2009 fue director general de la supervisión, y desde abril del 2099 a junio del 2012, subgobernador. Años en los que se fraguó, desarrollo y explosionó la mayor crisis del sistema financiero español.

También recuerdan que fue la persona directamente aludida por el secretario de la Asociación de Inspectores, José Antonio Delgado Manzanares, como la responsable del organismo supervisor que le relevó de sus funciones de inspección por lo que ella entendía era una falta de flexibilidad en las labores de inspección, como el propio delgado declaró en su comparecencia en el Congreso de los Diputados el 13 de noviembre del 2017 bajo la obligación de decir la verdad.

Según puede leerse en las actas taquigráficas que figuran en la web del Congreso de los Diputados, a preguntas del portavoz de Ciudadanos, Francisco de la Torre, respecto a las represalias que se hubieran podido producir con algunos inspectores, José Antonio Delgado respondió contundente y claro.

“Respecto a las represalias -aprovecho para responder también al señor De la Torre-, yo comparezco como secretario general de la Asociación de Inspectores y no quisiera centrarme en mi caso porque es simplemente uno más de los que se han producido, pero como indicativo de lo que ha sido el modus operandi en muchos casos en el banco (de España), lo que les puedo decir es que yo era responsable de seguimiento continuado, en este caso de Liberbank, durante un tiempo determinado -poco, porque yo llego en abril de 2013 y salgo en diciembre y no dio tiempo a mucho-, hago un informe y en un momento determinado el jefe de grupo me dice que no está cómodo con lo que le digo en ese informe. Me ha preguntado quién era la persona que en ese momento dirigía ese departamento. Era Margarita Delgado, actualmente directora general adjunta del BCE, que es la que decide apartarme de la inspección con el argumento de que no tenía cintura, aunque técnicamente era muy bueno. Me dijo: técnicamente eres el ‘top one’ del departamento, pero no tienes cintura, no tienes flexibilidad, mandas correos electrónicos que si trascendieran podrías poner en peligro..., un riesgo reputacional tremendo... De esa situación yo informé a la asociación de inspectores, a la junta directiva que había en ese momento, la junta directiva se reunió con el entonces director general, Ramón Quintana, actual director general en el BCE, yo hice una relación de hechos que se le entregó, no hizo nada y, al final, se me apartó. Esos son los dos responsables que decidieron apartarme”.

Pero el secretario de la asociación de inspectores del Banco de España, no se quedó ahí. Ante las dudas de que esta separación de las funciones de un inspector hubiera podido responder a una cuestión de falta de entendimiento personal, no es la primera vez que pasa, ni será la última tanto en el ámbito privado como en el público. Pero no parece que respondiera solo a una cuestión de falta de entendimiento con fuera así. El propio inspector despeja las dudas. El mismo se pregunta y responde claro

“¿Se ha repetido más veces? Se repitió antes en la CAM, donde hubo compañeros que habían iniciado una inspección y cuando empezaron a transmitir las conclusiones de la misma no gustaron y entonces los retiraron. También en CCM había un equipo que estaba haciendo inspecciones y se le retiró físicamente de las mismas. Tendrán ocasión de preguntarle, si viene a comparecer, al compañero Ignacio Pardo en relación con el Banco Popular. Creo que también en el Banco Popular ha habido problemas en cuanto a lo que él reflejaba en los informes y lo que luego llegaba arriba. También ha sucedido con otros compañeros, ya en el marco del MUS, que nosotros hemos denunciado en repetidas ocasiones en comunicados que hemos hecho a la dirección del banco. Repito que mi caso es uno más entre los muchos que se producen y la represalia no es solamente que te aparten, sino que al año siguiente te bajan la calificación, no te ascienden, te tienen apartado, etcétera. Ese es un poco el marco…”

Ante la relevancia de las afirmaciones del inspector del Banco de España que acude en representación de la organización puede consultarse la comparecencia íntegra en este dirección de la página web del Congreso: http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/PopUpCGI?CMD=VERLST&BASE=pu12&FMT=PUWTXDTS.fmt&DOCS=1-1&QUERY=%28DSCD-12-CI-20.CODI.%29#.

Porque dice más, en este caso en respuesta a las preguntas del entonces portavoz del Partido Popular en la comisión, Ramón Aguirre, denuncia que durante un tiempo dejaron de hacerse inspecciones de las entidades financieras. Lo dice así en el mismo documento del Congreso de los Diputados al que hemos hechos referencia con anterioridad.

José Antonio Delgado Manzanares responde en estos términos al diputado popular: “me preguntaba si de 2009 a 2012 había una suspensión generalizada de inspecciones. Ya lo he comentado. Le cuento mi caso particular. Cuando llegué a la oficina de cajas estuve un año sin hacer absolutamente nada, sin hacer inspecciones. Estábamos parados. Recibíamos los proyectos de fusión, veíamos los datos que nos daban las entidades pero sin contrastar y, sobre esa base, teníamos que ver si los procesos eran viables o no eran viables. Esto, evidentemente, no tenía una base sólida”.

Fuentes parlamentarios dan por hecho que antes de la elaboración del informe de la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera se hace obligatoria la comparecencia en la misma de la número dos del supervisor español, pues de lo contrario el trabajo quedaría incompleto tras las denuncias realizadas por el secretario general de la Asociación de Inspectores, en nombre de la asociación.

Además de estas cuestiones tan relevantes que atañen a quien ha sido designada para ser la subgobernadora del Banco de España, hubo una serie de afirmaciones muy relevantes por parte del representante de los inspectores que aconsejan que también la otra parte, los directivos del Banco de España, se explique. La primera de ellas es que, según su criterio, las principales deficiencias que se produjeron en el procedimiento supervisor llevado a cabo por el Banco de España durante la crisis financiera aún no han sido corregidas.

Reiteró además que pese a que tanto los anteriores como los actuales directivos del Banco de España niegan que se hicieran mal las cosas, ambos se han limitado a tratar de “autojustificar su actuación, e incluso a criticar con pobres e insólitos argumentos el escrito elaborado por nuestros compañeros en el año 2006”.

En su comparecencia, José Antonio Delgado realizó un pormenorizado análisis de los que considera los cuatro principales grupos responsables de la crisis: los gestores de las entidades financieras; las empresas de autoría; el marco regulatorio, y la propia intervención del Banco de España en la crisis, que considera el aspecto más importante en la configuración específica de la crisis financiera española.

La presidenta de la Comisión de Investigación, la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha garantizado que tras la conclusión de los trabajos en el Congreso de los Diputados, los ciudadanos españoles podremos tener la seguridad de que no se producirá una crisis igual. Pese a que es una afirmación atrevida, más atrevida parece si no comparece ante la misma una persona tan directamente aludida como la actual subgobernadora del Banco de España, cuya visión, pese a ser tan importante es completamente desconocido para la opinión pública.

Artículos relacionados