La es­tra­tegia de la banca fun­ciona: ya vende el 40% de los nuevos cré­ditos en esta mo­da­lidad

Las hipotecas fijas ganan adeptos con el Euribor ya en la senda alcista

Si no cambia el ritmo, las ope­ra­ciones a tipo fijo ba­tirán todos los ré­cords en 2018

creditos
Hipotecas y créditos.

Muy poco a poco, a cuen­ta­go­tas, el Euribor em­pieza a cam­biar de sen­tido. Ha ce­rrado junio en el -0,181%, frente al -0,188% de mayo, el -0,190% de abril y el -0,191% de marzo. Es de­cir, que acu­mula cuatro meses con­se­cu­tivos de subidas. Claro está que sigue en ne­ga­tivo y que el ca­mino hasta dejar atrás los ‘números ro­jos’ no ha ter­mi­nado, pero la banca em­pieza a re­cibir con alivio este giro en la di­rec­ción que no tendrá marcha atrás tras la úl­tima reunión del Banco Central Europeo (BCE).

Aunque Mario Draghi ha dinamitado las expectativas más optimistas sobre el comienzo del final de los tipos al 0% en Europa asegurando que no habrá subidas hasta el verano que viene, sí ha puesto fecha de caducidad al programa de compras millonarias de activos. Será al final de este año, cuando según las previsiones de los analistas de Bankinter el Euribor se situaría en el -0,17%. Habrá que esperar a 2019 para devolver al cajón los tipos negativos.

El movimiento ya está en marcha, pero será muy lento. Bankinter cree que el Euribor se moverá el año que viene entre el 0,1% y el 0,2% y que solo en 2020 llegará al 0,4%. Por lo tanto, en los cuarteles generales de la banca española respiran con cierto alivio. Máxime si se tiene en cuenta a qué velocidad se contratan hipotecas a tipo fijo en el país. La gran apuesta de las entidades nacionales por esta modalidad en la que los hipotecados pagan siempre la misma cantidad funciona.

Y lo hace a pleno rendimiento. Si nada se tuerce, este año se batirán todos los récords históricos de contratación en este segmento. Las cifras crecen y crecen, hasta el punto de que abril fue el mejor mes de la historia, con más de 11.300 préstamos fijos firmados. El 40% de la nueva producción de hipotecas es ya a tipo fijo, una cifra que protege a los bancos de un Euribor que se mantendrá en niveles ínfimos durante varios trimestres todavía y seguirá dañando sus márgenes.

La gran ofensiva de tipos fijos ha sido una valiosa estrategia defensiva de la banca, que con estos precios estables (por mucho que sean los más bajos de la historia) se garantiza ingresos recurrentes y sin variaciones en el tiempo. Para ello han tenido que hacer un esfuerzo, rebajando los tipos de interés medios a una horquilla entre el 2% y el 2,5% según los plazos, que oscilan entre los 10 y en los 30 años. La competencia entre entidades ha sido extraordinaria en los últimos dos años.

La apuesta de la banca ha sido de tal intensidad que grandes entidades como CaixaBank han eliminado de su página web su oferta de hipotecas a tipo variable. Un segmento que ha dejado de ser prioritario para el sector, pero que no ha sido olvidado del todo. Ni mucho menos. Entidades como BBVA o Santander (que ofrece diferenciales inéditos del 0,79% si sus clientes no piden más del 60% del precio de la vivienda) han reactivado sus ofertas en este segmento dirigidas a la parte más solvente del mercado.

Ahora, con el Euribor en la senda alcista, la banca espera su momento. Para los potenciales compradores de casas, es más atractivo suscribir ahora un tipo fijo ante las expectativas de tipos más altos a medio plazo. Para el sector financiero, este escenario significa que puede seguir creciendo en un sector en el que se siente mucho más seguro, al menos a corto y medio plazo. Y con un coste presumiblemente más bajo a medida que avancen los meses.

Artículos relacionados