ANÁLISIS

Y si Donald Trump fuera un ultraliberal en lugar de un proteccionista...

La úl­tima ocu­rrencia del es­ta­dou­ni­dense es un arancel cero en la UE y en EEUU

Donald Trump y Theresa May en su visita a Reino Unido
Donald Trump y Theresa May.

Trump a gran es­cala, po­la­cos, hún­garos e in­de­pen­den­tistas ca­ta­la­nes, cada uno a es­cala pro­pia, juegan a ver quién hace pre­va­lecer su ego con ab­so­luta des­preo­cu­pa­ción de las mi­gra­ciones in­ter­na­cio­na­les, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gica, el te­rro­rismo trans­na­cional (Rambla de Cataluña) o los pro­blemas eco­nó­micas y so­ciales de la ciu­da­da­nía.

La última ocurrencia del estadounidense es un arancel cero en la UE y en su propio país. Es decir: aquella amenaza de establecer una tarifa disuasoria para los automóviles europeos o esos 200.000 millones de dólares que gravarían a las importaciones procedentes de China era sencillamente una fanfarronada.

El mensaje ahora es el contrario: suspensión de los aranceles. Un órdago de lo más temerario por parte de una economía, la de EEUU, con un creciente déficit comercial y también un creciente déficit presupuestario. La demanda interna crece más que la producción así que los déficits continuarán su marcha hacia el más acá.

China y la UE son los enemigos, el primero no declarado, pero temido, el segundo declarado pero no temido. En los cuatro primeros meses del año y de acuerdo a las estadísticas estadounidenses la cobertura entre exportaciones e importaciones de EEUU con China es del 36%. EEUU vende a China un tercio de lo que le compra.

Con UE la cobertura es superior a dos tercios. Las ventas americanas a China sólo representan el 7.8% del total exportado mientras que a la UE representan el 20%. Finalmente el valor de los servicios así como los pagos por patentes de tecnología y transferencia de beneficios equiparan el valor de las transacciones bilaterales UE-EEUU.

Una acusación, la europea carente de todo fundamento. Sin embargo las conversaciones recientes entre el presidente de los EEUU y el presidente de la Comisión Europea aplazando la aplicación de los aranceles a los automóviles y sus componentes es todo un alivio. Confiemos en que ésta pausa no sea transitoria y sea permanente. Las reacciones de los mercados han sido positivas, bien que hasta la fecha no se habían registrado una gran correlación entre las cotizaciones bursátiles y las amenazas proteccionistas.

China no es un enemigo declarado pero sí es un oponente técnico. En efecto, China es parte muy determinante en la negociación nuclear del presidente Trump con Corea del Norte. Su fracaso o incluso su aplazamiento compromete toda la estrategia exterior del presidente Trump de cara a esas clases populares que alientan su popularidad. Hay elecciones a las Cámaras en noviembre.

Efectivamente hay un desequilibrio comercial entre China y los EEUU pero al mismo tiempo China ha ido mejorando su posición acreedora con el resto del mundo: el superávit chino de balanza por cuenta corriente que llegó a ser el 10% del PIB ha caído hasta el 1.3% en 2017. El renminbi se ha apreciado respecto al dólar en un 25% desde el 2005 a la vez que China se convertía en el segundo comprador de tecnología de punta.

China, por otro lado no está en condiciones de verter al mercado internacional la ingente cantidad de títulos de deuda americano aunque sí parece dispuesta a modificar la lista de suministradores de soja en favor de Norteamérica (subsidios americanos a sus agricultores e impuestos extravagantes a las aceitunas negras españolas por recibir supuestas ayudas comunitarias).

Está también la relación con Corea y la cita de Mao Zedong a propósito de cómo enfrentarse a un enemigo colosal: “Causarle una herida en sus diez dedos no es tan efectiva como rebanarle uno”.

Un mundo amenazado por los aranceles, guerra comercial, de pronto se encuentra con un escenario absolutamente distinto y novedoso: un mundo sin aranceles. Europa y EEUU no disponen de tantos medios de disuasión para “proteger” sus industrias o sus actividades comerciales como si están al alcance del casi todo poderoso gobierno de la República Popular China.

Artículos relacionados