Abanca y Kutxabank son los que más ganan e Ibercaja, el que menos y a la baja

Los bancos pequeños salen adelante y suman un beneficio de 662 millones, un 11,48% más

La mo­ro­sidad media de las cinco en­ti­dades es del 6,15%, con Unicaja con la peor ratio

Ibercaja
Ibercaja

Los cinco bancos pro­ce­dentes de las an­ti­guas cajas de ahorro han lo­grado una sig­ni­fi­ca­tiva me­jora en sus re­sul­tados del primer se­mestre que, en con­junto, as­ciende hasta 662 mi­llones de euros (un 11,48%). Eso sí, la evo­lu­ción ha sido muy dispar y Abanca se man­tiene a la ca­beza por el re­sul­tado ab­so­luto y Unicaja por el in­cre­mento por­cen­tual. En cam­bio, Ibercaja se queda a la cola y con una con­trac­ción del 5,9% de su be­ne­ficio hasta ju­nio.

Se trata de los bancos que casi de manera permanente están en el punto de mira de todo el sector como piezas a comprar en una nueva ronda de fusiones en la banca española. No obstante, las cinco entidades de menor tamaño demuestran trimestre tras trimestre que son capaces de operar en solitario, por el momento, y sin buscar acomodo en algún grupo de mayor tamaño.

El beneficio conjunto de Abanca, Kutxabank, Unicaja, Liberbank e Ibercaja ha alcanzado los 662 millones de euros al cierre del primer semestre del ejercicio, lo que supone una mejora del 11,48% respecto al que obtenían en el mismo periodo de 2017. Eso sí, la evolución de cada uno de ellos es muy distinta.

Ibercaja es el único banco que ha ganado menos hasta junio. En concreto, un 5,9% menos al tan sólo obtener un beneficio de 39,3 millones de euros (casi 42 millones un año antes). Este descenso responde, entre otras cuestiones, a un desplome de los resultados por operaciones financieras (ROF) en el grupo que preside José Luis Aguirre y gestiona Víctor Iglesias como consejero delegado.

En contraposición, Unicaja se anota el mayor incremento (39,6%) y sitúa su beneficio por encima de los 100 millones de euros. Bien es cierto que Abanca es el que obtiene de nuevo el beneficio más elevado de este grupo al cerrar el primer semestre con 247 millones, con una mejora interanual del 7,8%. Eso sí, el grupo presidido por Juan Carlos Escotet presume de un ROE del 11,8%, el más elevado en este grupo.

Kutxabank se sitúa en una segunda posición por beneficio (187,8 millones de euros, un 10,4% mejor que hace un año, pero con una rentabilidad menor, ya que su ROE es del 6,26%. Eso sí, el banco creado por la fusión de las tres antiguas cajas vascas tiene un ligera ventaja en la ratio de morosidad (4,49%) respecto a Abanca (4,6%).

Activos tóxicos

La morosidad media de las cinco entidades se sitúa en el 6,15%, gracias sobre todo a las ratios más controladas de Abanca y Kutxabank. Los otros tres bancos se encuentran por encima de ese porcentaje, con Unicaja en la peor situación con una ratio del 7,6% al cierre del pasado mes de junio.

A poca distancia se encuentra Ibercaja (7,3%), mientras que Liberbank se sitúa más próximo a la media de este grupo de bancos con una ratio de mora del 6,8%, cuando hace tan sólo unos ejercicios soportaba hasta algo más de un 20%.

Los tres bancos con mayor morosidad son los que figuran en la mayoría de las quinielas como potenciales entidades compradas o fusionadas entre sí. Si se produjera este segundo caso, el resultados podría ser algo más que complejo por la suma de activos no productivos que se produciría.

La entidad malagueña que preside Manuel Azuaga suma un total de activos tóxicos por un importe de 4.133 millones de euros al cierre del primer semestre de este ejercicio, de los que 1.793 millones responden a adjudicados del inmobiliario.

La situación también es compleja en los otros dos bancos, pese a los esfuerzos por reducir el peso de dichos activos. Ibercaja soporta en sus balances un total de 3.966 millones de activos improductivos, en buena parte (2.476 millones) por adjudicados. Por su parte, Liberbank tiene una losa de 3.836 millones de euros, de los que 2.252 millones son por el ladrillo adjudicado.

Artículos relacionados