News Links

Houston, Sánchez tiene un problema (o dos): inmigración y minoría parlamentaria

El va­ra­palo del techo de gasto re­pre­senta ‘sólo la pri­mera an­da­nada de una larga ba­talla po­lí­tica para per­ma­necer en el po­der’

pedro-sanchez_MDSIMA20140629_ ...
Pedro Sánchez.

Uno: el Gobierno de Pedro Sánchez está asen­tado en menos de la cuarta parte de es­caños en el Congreso, los dipu­tados del PSOE. El res­paldo adi­cional del PNV no bastó ni de lejos el viernes para aprobar los nuevos ob­je­tivos de es­ta­bi­lidad pre­su­pues­taria en techo de gasto, dé­ficit y deuda. Dos: mien­tras la lle­gada de mi­grantes a Europa se ha re­du­cido a la mitad en lo que va de año, a España se ha du­pli­cado y ya casi su­pera la cifra de todo 2017.

La buena noticia para Moncloa, si es que lo es, la proporciona en dos líneas Ian Mount en Financial Times este sábado: ‘Los analistas dicen que la derrota parlamentaria no será fatal para el Gobierno Sánchez’. Pero ahí queda eso. Se basa en opiniones como la del profesor Pablo Simón, de la Universidad Carlos III, en el sentido de que el pescozón político ‘no tiene por qué hacer caer al Gobierno’.

O en la de Antonio Barroso, de Teneo Intelligence, para quien el varapalo del techo de gasto representa ‘sólo la primera andanada de una larga batalla política para permanecer en el poder’. Claro que el panorama para otoño se aventura tenebroso: ‘Cuando vuelva de las vacaciones, tendrá que hacer frente al Presupuesto, a las protestas de la Diada y del aniversario del referéndum en Cataluña, y a sus propuestas de nuevos impuestos como la tasa a la banca, que tendrá que votarse también en el Parlamento’.

La gran prensa internacional, desde las grandes agencias como AP, AFP, Reuters y Bloomberg a periódicos de referencia global como FT, The Wall Street Journal y The Daily Telegraph, prestan atención hoy a los dos forúnculos que le han salido a Sánchez a los dos meses de su llegada al poder. Y el cuadro que se dibuja no es ni optimista ni tranquilizador.

Sobre la ‘primera gran derrota’ parlamentaria, Reuters hace hincapié en que la falta de apoyo ‘reaviva las dudas sobre la estabilidad política en la cuarta economía de la Eurozona. A la hora de calibrar las consecuencias, la agencia británica no las tiene todas consigo: ‘Si Sánchez no logra pasar sus Presupuestos podría cuestionarse el futuro de su Gobierno, que sólo lleva dos meses’.

En FT, Ian Mount subraya ‘la dificultad que tendrá el Gobierno minoritario para navegar por el paisaje político español, cada vez más polarizado’. El corresponsal del diario de la City destaca que los partidos que respaldaron su moción de censura sólo ofrecen un ‘apoyo incierto’, nada seguro, y que la humillación de la derrota ayer se produjo pese a que la relajación de medio punto en el déficit ‘se había negociado con Bruselas’.

Desde la llegada de Sánchez a Moncloa se han producido además, añade el diario, dos cambios significativos que añaden incertidumbre al posible respaldo de los variopintos partidos que le ayudaron entonces. Por un lado, los separatistas del PDECat ahora tienen otras obediencias tras el golpe de mano de Puigdemont desde Alemania. Y por otro, la oposición del PP se ha hecho de repente más firme con el triunfo de Pablo Casado en el PP.

Pero pese a todas estas circunstancias y a ‘sus problemas, Sánchez insiste en que España tendrá elecciones en 2020, cuando está previsto’, y no antes. No obstante, FT recuerda que la ministra portavoz Isabel Celáa admitió hace días que ‘sería absurdo resistir más allá de lo razonable’.

¿Cuánta inmigración va a resistir España? La Guardia Civil y alcaldes del sur ya han advertido de que todo se ha desbordado. Para mayor inri, en el tráfico organizado de inmigrantes el verano no se descansa, sino que agosto es el mejor mes. Y lejos del drama in situ, desde la Comisión en Bruselas y desde organismos de la ONU como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Ginebra confirman el problemón. Con datos.

Desde el 1 de enero hasta el pasado 18 de julio han llegado a España 21.527 migrantes. Pero es que las dos semanas posteriores se han sumado más de 3.000 más, con lo que grosso modo la cifra total hasta hoy estaría sobre los 25.000. Casi casi el total del año 2017, cuando llegaron 28.707 migrantes.

Esos organismos oficiales y las ONGs de rescate y salvamento ponen el acento en que España ya ha superado a Italia como primer destino europeo de los migrantes. O de las mafias del tráfico humano. En los años de mayor llegada de migrantes, como 2015, el total en Europa llegó a 885.000, con Italia como destino preferido. Hoy ha bajado la cifra drásticamente, pero España representa cerca del 50% del total este año, unos 55.000.

Hannah Strange pone el acento en The Daily Telegraph que Salvamento Marítimo se ha manifestado desbordado por los acontecimientos y que los centros de recepción están absolutamente ‘saturados’, con lo que los recién llegados tienen que dormir ‘en polideportivos, barcos y en un caso hasta en el patio de una comisaría de Policía’. Hasta el mismo presidente del Gobierno ha reconocido que se ha superado lo imaginable.

Strange recuerda cómo se aplaudió en el mundo la decisión de Sánchez de recibir al Aquarius que había sido vetado por el nuevo Gobierno populista italiano. Pero ahora ‘hay creciente preocupación de que el sistema español de asilo, que está ‘colapsado’ según las ONGs, no esté suficientemente preparado’.

También resalta Jeannette Neumann en The Wall Street Journal que Sánchez ‘se ha mostrado más receptivo que otros dirigentes europeos’ a los migrantes. Pero a medida que sube la cifra, España afronta ‘un test’: cómo encauzar el flujo, reconducirlo y frenarlo a niveles manejables.

Las cuentas de la OIM que aporta Neumann no necesitan explicación: ‘Desde el 31 de mayo, más de 230 migrantes han llegado diariamente a España por mar, frente a una media de 54 diarios en los primeros meses del año’. Es que, como dice Virginia Álvarez, de Amnistía Internacional, en estos momentos ‘España es el punto más débil’ para la entrada en Europa.

Y cuando hay demanda, ‘los traficantes crean una infraestructura’, añade Ewa Moncure, de Frontex. Y el horizonte esperable es el siguiente: los recién llegados informan de su éxito a su familia y amigos, y ‘comienza el ciclo’.

Artículos relacionados