News Links

A 6.000 euros por cada inmigrante, la UE ya debe a España 150 millones este año

‘La Comisión dirá que pro­veerá a todo Gobierno que al­bergue los cen­tros con ‘el total apoyo de la UE y de las agen­cias de la UE’, in­clu­yendo guar­dias fron­te­rizos y agentes de se­gu­ridad pa­gados con di­nero del pre­su­puesto co­mún’

Inmigracion-
Inmigracion-

De ser ciertos los datos fil­tra­dos, la UE in­cen­ti­vará a modo de sub­ven­ción, prima o ayuda con 6.000 euros por cada in­mi­grante que un país de Los 28 acoja y acepte en su suelo. O más bien, como in­dem­ni­za­ción o in­ver­sión para le­vantar los fa­mosos ‘centros con­tro­la­dos’ de in­mi­grantes lle­gados en pa­te­ras, barcos o como sea. Además, habrá otra can­tidad por el sal­va­mento de hasta 500 mi­grantes que vayan en cada barco.

Son datos de un documento preparado por la Comisión tras el Consejo Europeo de hace un mes y que mañana miércoles van a estudiar Los 28 embajadores. No hay que ser un lince para afirmar, como hace Mehreen Khan en Financial Times este martes, que ‘Es probable que España sea el mayor beneficiario’ del plan que avanza el diario de la City en sus aspectos genéricos.

Tampoco hay que ser un matemático de primera para hacer números. Khan cita a los 1.200 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo por España este pasado fin de semana, luego al menos ya se ha hecho acreedora de 7,2 millones de euros. Pero es que, además, al haberse convertido en el primer país receptor tras el cierre de los puertos italianos por el nuevo Gobierno, las cifras se han disparado este año.

Si en el primer semestre de 2017 llegaron a las costas españolas poco más de 7.000 inmigrantes y refugiados, este año ya van más de 24.000, de acuerdo con los datos de los organismos para Refugiados y Salvamento Marítimo. Es decir, que la proyección del ritmo de llegada duplicaría la cifra total de 28.000 el año pasado.

Por tanto, España ya ha devengado unos 150 millones de euros, y posiblemente pase de 300 millones a fin de año siempre que continúe el flujo, el efecto llamada o el desvío por los muros físicos, políticos, legales y morales que ha puesto el xenófobo ministro italiano del Interior, Matteo Salvini. Y que comparten algunos otros países, como Austria.

Las propuestas a estudiar parece que corrigen errores anteriores y certifican que los ‘centros controlados’ serán organizados voluntariamente por cada país que acepte, y que los sin papeles internados en ellos no estarán en concepto de detención. Además, como puntualiza FT, se evitan suspicacias: ‘Bruselas dirá a los Estados miembros, para persuadir a los Gobiernos a aceptar, que pueden organizar los centros sobre una base de temporalidad y decidir luego por sí mismos si deben abrirlos o cerrarlos’.

Pero como el tiempo apremia, el verano multiplica las odiseas de pateras en las aguas del Mediterráneo y la oposición en algunos países a la inmigración se fortalece, ‘la Comisión instará a la creación de centros ‘piloto’ para que se abran ‘lo más pronto posible’.

Sigue FT: ‘La Comisión dirá que proveerá a todo Gobierno que albergue los centros con ‘el total apoyo de la UE y de las agencias de la UE’, incluyendo guardias fronterizos y agentes de seguridad pagados con dinero del presupuesto común’.

Artículos relacionados