Monitor de Consumo Bancario

Su con­tra­ta­ción au­menta un 11,3% en el primer tri­mestre y se acerca al 2008

España se enamora de nuevo del negocio hipotecario

De enero a marzo se su­pe­raron las 150.000 ope­ra­ciones a tipos fijos y va­ria­bles

Hipotecas.
Hipotecas.

Con el eu­ribor ba­tiendo ré­cords de per­ma­nencia en ne­ga­tivo y el inicio de una nueva era para el mer­cado in­mo­bi­lia­rio, la con­ce­sión de prés­tamos por vi­vienda entra en lo que pa­rece ser su 'edad de pla­ta'. Los pri­meros tres meses del pre­sente año con­tem­plaron una subida del 11,3% en el nú­mero de nuevas hi­po­te­cas, hasta las 157.382 ope­ra­ciones en las que se con­ce­dieron 21.738 mi­llones de eu­ros.

Los datos procede de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), que subraya en su informe el carácter sostenido del incremento: esta masa crediticia supone una subida del 8,5% en términos interanuales.

Más préstamos y más dinero

La cuantía media de los préstamos también experimenta un sensible repunte, concretamente del 5,3%, hasta los 120.481 euros. "Este mayor incremento respecto al precio de la vivienda refleja, en parte, la recuperación del acceso a la financiación, especialmente para aquellos colectivos que cuentan con una capacidad económica más estable y solvente", explica la AHE.

El número de hipotecas sobre fincas urbanas de vivienda se elevó a 112.797 unidades, un 11,64% más respecto al acumulado del año anterior.

En cuanto a la distribución de las cuotas, el 37,5% de los nuevos préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda préstamos fueron formalizados con un tipo de interés variable, el 32,3% lo hizo con un tipo de interés inicial fijo por un plazo de entre 1 y 10 años y el 32,3% restante mediante un tipo inicial fijo por un periodo superior a los 10 años.

El tipo fijo, pues, ha llegado para quedarse, evidenciando una mayor tendencia de los usuarios españoles a elegir esta modalidad frente a la volatilidad del tipo variable.

Por otra parte, el tipo efectivo de contratación se situó en el primer trimestre de 2018 en el 1,955%, por debajo del registrado en el mismo período de 2017 (1,971%). Por su parte, el plazo de financiación continúa aumentando, hasta los 23,8 años. Otro recordatorio de las prácticas que llevaron al derrumbamiento del sistema hipotecario tras la crisis.

Estos indicadores no se han traducido en un abaratamiento de la cuota hipotecaria, que asciende desde los 511 euros estimados en el primer trimestre de 2017 hasta los 528 euros en 2018.

En sus conclusiones, la organización subraya que "la recuperación de la demanda tanto de reposición de vivienda habitual como en segundas residencias, al calor de la buena marcha de la economía y de sus perspectivas, auguran una evolución positiva del mercado inmobiliario para los próximos años".

En el horizonte, situaciones preocupantes como el regreso de los préstamos por más del 80% del valor de tasación y otras prácticas que recuerdan a los desmanes previos a la crisis, que podrían dar la vuelta a la tortilla.

Artículos relacionados