News Links

Del Contrato con América de Trump al Contrato con España de Pablo Casado

La prensa in­ter­na­cional uná­nime: el PP gira a la de­recha y su nuevo líder pre­tende en­du­recer las leyes para con­jurar el se­pa­ra­tismo

Pablo Casado, pte. del PP.
Pablo Casado.

Si se sigue la pista del dis­curso de Pablo Casado tras ser ele­gido nuevo pre­si­dente del PP, a lo mejor se llega al de Donald Trump en Gettysburg el 22 de oc­tubre de 2016, pocos días antes de con­ver­tirse en pre­si­dente de EEUU. Allí con­cretó su slogan de cam­paña de ‘Hagamos EEUU grande de nuevo’ en un ‘Contrato con el vo­tante nor­te­ame­ri­cano’ que se des­gra­naba en 28 pro­me­sas.

Aquel Contrato también se podía rastrear hasta un documento de 1994 suscrito por congresistas republicanos para recuperar la mayoría en plena presidencia de Bill Clinton. Y se continúa hurgando un poco más hacia atrás, aparece otro presidente como origen de la idea de dar un giro a la política en EEUU.

Ese presidente era Ronald Reagan, quien en su Discurso sobre el Estado de la Nación de 1985 pregonó la llamada Doctrina Reagan y habló de la ‘Segunda Revolución Americana de esperanza y oportunidad’. ¿Puede olerse ese tufillo en las palabras de Casado de que ‘hoy empieza una nueva etapa orgullosa con nuestro pasado y ambiciosa y con ilusión con nuestro futuro’? Sobre todo cuando se piensa que su mentor es Aznar, quien siempre ha bebido en el hacer de Reagan y luego hasta ponía los pies sobre la mesa en una reunión con Bush…

En esencia, los objetivos de esos Contratos eran siempre los mismos: menos maquinaria gubernamental, renovación, regeneración, lucha contra la corrupción y la delincuencia, bajada de impuestos y propuestas legislativas para limitar del gasto. Algo de todo esto está presente, con la adaptación necesaria al paso del tiempo y a las circunstancias y retos del país, en el Decálogo proclamado por Casado como compromisos de su Contrato con España.

La prensa internacional no rebusca este domingo en la hemeroteca para analizar si el discurso de Casado se inspira más o menos en Trump. Tampoco reparan en algo tan evidente como políticamente irónico: si José María Aznar dedignó a Mariano Rajoy en su día para arrepentirse después, también ha escogido a Casado.

Bueno, la corresponsal de Le Monde, Sandrine Morel, sí constata que ‘la victoria de Casado se lee como una revancha de Aznar’ sobre Rajoy, y recuerda que el presidente de la foto de las Azores elogió al nuevo líder del PP como ‘un tipo formidable’. Morel subraya las críticas indirectas de Casado a Rajoy durante la campaña, y en concreto a la Operación Diálogo con los golpistas catalanes.

Tanto Le Monde como otros muchos medios titulan con el dato que consideran básico: con la elección de Casado, ‘el PP gira a la derecha’ con el anuncio de su defensa de los valores familiares y de medidas contra el separatismo en nombre de la unidad de España. En Financial Times, Ian Mount destaca que mientras la campaña de Soraya se basó en el ‘pragmatismo’ que rodeó los años de Rajoy, Casado lo hizo ‘con una plataforma ideológica más inclinada a la derecha’. Mount rinde reconocimiento al pragmatismo rajoyano: ‘Su Gobierno supervisó la recuperación económica de España tras el colapso bancario e inmobiliario’.

Algunas agencias informativas internacionales, y James Badcock en The Sunday Telegraph, toman en consideración que Casado ‘nunca ha sido ministro’ y tiene poca experiencia de mando, más allá de los cargos en el PP y en FAES y de su escaño parlamentario. Pero Badcock puntualiza que en su discurso, el nuevo líder del PP habló de ‘nuevas leyes penales para endurecer la respuesta del Gobierno central ante los referendos no autorizados’ y que indicó la semana pasada que no se puede ‘dialogar con quien quiere romper la legalidad’.

La BBC cita exactamente esa misma frase al citar los tres datos fundamentales de la jornada: que ‘el conservador Partido Popular escoge a un diputado derechista como nuevo líder’ y que Casado ‘ha tomado una línea dura sobre los separatistas catalanes’ y quiere bajar impuestos. La Deutsche Welle avisa: ‘Casado podría ser el nuevo presidente del Gobierno de España si su partido gana las elecciones generales que deberán tener lugar en 2020 como muy tarde’.

AP también bautiza a Casado como ‘conservador’, mientras Reuters, algo más moderado, dice que es ‘tradicional’, y destaca que inició su mandato de líder del PP ‘con un llamamiento a la unidad del partido, una España fuerte en el corazón de Europa y leyes más duras para conjurar cualquier movimiento hacia la independencia por parte de las regiones’.

Dentro de las frases del discurso de Casado más citadas por la prensa mundial se encuentra una a la que no parecen verle el doble sentido: ‘El PP ha vuelto’. La primera acepción está clara. ¿Y la solapada enmienda a la totalidad a Rajoy, equilibrada con su mención al ‘gran legado’ del registrador de la propiedad de Santa Pola?

Artículos relacionados