ANÁLISIS

El comercio exterior se vuelve a deteriorar: más déficit y menos cobertura

España y EEUU com­parten pro­blemas en el sector ex­te­rior con so­lu­ciones di­ver­gentes

Exportaciones
Exportaciones

Problemas en el co­mercio ex­te­rior de mer­can­cías: crece el dé­ficit y baja la tasa de co­ber­tura. En mayo 2018 las ex­por­ta­ciones es­pañolas en euros des­cen­dieron en tasa anual en 0.2% res­pecto a mayo 2017. Las im­por­ta­ciones se in­cre­men­taron un 2.5% en tasa in­ter­anual; el dé­ficit co­mer­cial au­mentó un 50% y la tasa de co­ber­tura se situó en un 92.2%, la más baja de los úl­timos seis años. El saldo no ener­gé­tico pasó de po­si­tivo, mayo 2017, a ne­ga­tivo en mayo de 2018; el dé­ficit ener­gé­tico subió en un 20%.

En EEUU, las últimas cifras disponibles corresponden a abril: las exportaciones crecieron ese mes en tasa anual en un 11.2% y las importaciones en un 10.2%. El déficit comercial subió un 8% y la tasa de cobertura, exportaciones-importaciones, fue del 65.8%. En el período enero-abril, las exportaciones norteamericanas aumentaron por debajo del valor de las importaciones de manera que la tasa de cobertura siguió bajando.

En España, en el período enero-mayo 2018, las exportaciones crecieron un 2.8% sobre igual periodo del año 2017; las importaciones por su parte avanzaron a una tasa interanual del 4.4%. En estos primero cinco meses, pese al descenso de mayo, las exportaciones siguen registrando un récord histórico. Ahora bien, lo mismo está sucediendo con las importaciones, de modo que el déficit comercial en los primeros cinco meses avanzó un 23.5% y la tasa de cobertura bajó al 90.8%.

El excedente comercial de España con la eurozona ha disminuido en estos cinco primeros meses del año en más de 300 millones de euros y en algo más de 400 millones con la UE. Ahora bien, con respecto a los países no comunitarios, nuestro déficit ha pasado de 18,2 mil millones de euros en los primeros cinco meses de 2017 a 20.1 mil millones de euros en 2018.

En comparación con otras áreas geográficas el avance de las exportaciones españolas en los cinco primeros meses del año (2.8%) ha sido inferior al de la zona euro (3.7%) y al de la UE (3.5%). Se está invirtiendo el dinamismo de nuestras ventas en el exterior lo que indica una pérdida de cuota de mercado. ¿Caída de la competitividad o mayor consumo interior con un menor excedente para la exportación?

El incremento del 2.8% de las exportaciones en enero-mayo se descompone en un 2.4% correspondiente a los bienes no energéticos y un incremento del 9.4% de los energéticos. En el caso de los primeros los precios subieron un 1.5% y el volumen exportado en un 0.8%. En el caso de los bienes energéticos los precios han crecido casi un 14% mientras bajaba algo la cantidad exportada.

Los bienes de equipo y la maquinaria continúan siendo el primer renglón de nuestras exportaciones, un 19.3% del total, pero su crecimiento está estancado. Los automóviles ocupan el segundo lugar con un crecimiento anual del 2.7% seguidos de los alimentos que no consiguen progresar más deprisa que en años anteriores.

Por áreas geográficas las importaciones crecen más rápido que nuestras ventas, en Europa 4.3%, Asia 6.1% y África (Argelia y Nigeria) 8.7%. Asia, excluido Oriente Medio, sigue siendo la principal referencia del origen de nuestro déficit comercial. En efecto, frente a un déficit total de 12.137 millones de euros, enero-mayo 2018, el déficit con Asia se elevó a 16.130 millones de euros.

En el caso de los EEUU en el período enero-abril el déficit comercial no sólo tiene lugar con China y los países de la Cuenca del Pacífico si no también con sus vecinos canadienses y mejicanos, así como con la UE. Todo un rosario de agravios que permiten al presidente Trump lanzar sus acusaciones contra los “enemigos comerciales”. Una atractiva propaganda populista que se intensificarán de cara a las elecciones al Congreso y al Senado.

Timbales de guerra que retumban en los oídos europeos y por supuesto en los españoles. Cualquier frenazo en el desarrollo de los intercambios nacionales es una mala noticia máxime cuando nuestra estructura productiva se estaba abriendo al exterior. ¿Está bien pensada la inclusión de la Secretaria de Estado de Comercio en el Ministerio de Industria?

Artículos relacionados