El ex­pre­si­dente y el ex­go­ber­nador apos­taban por González-Páramo como su­cesor de FG

Sin Rajoy ni Linde, Caruana va a piñón a la presidencia del BBVA

Entra en tres co­mi­siones claves del banco, dos pre­si­didas por González y Carlos Torres

Jaime Caruana
Jaime Caruana

Jaime Caruana tiene cada día más llano el ca­mino para asumir la pre­si­dencia del BBVA en 2019, en el mes que de­cida re­ti­rarse su ac­tual pre­si­dente Francisco González. Sin Mariano Rajoy en La Moncloa y Luis María Linde ya fuera del Banco de España, las pre­siones para que el sus­ti­tuto fuera José Manuel González-Páramo des­apa­re­cen. Semanas des­pués su nom­bra­miento como con­se­jero, Caruana se cuela en tres co­mi­siones re­le­vantes para poder tomar el poder ab­so­luto. Solo el Gobierno de Pedro Sánchez puede im­pe­dirlo.

El que fuese gobernador del Banco de España y tras su paso por el Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés) se ha situado en plena pista de despegue para presidir el BBVA cuando su actual presidente, Francisco González (FG), deje el cargo en 2019 ya que en octubre del próximo año cumplirá 75 años de edad, el máximo según los estatutos para estar al frente del grupo financiero.

En círculos financieros se daba por hecho que Caruana sería el sustituto elegido por FG a pesar de las negativas públicas del primero. Y es que sobre el actual presidente del BBVA aún pesaban las presiones de algunos mandatarios para que el relevo se produjera mediante el consejero ejecutivo de la entidad, José Manuel González-Páramo.

Pero todo ha cambiado. Ni Mariano Rajoy está ya como presidente del Gobierno y Luis María Linde ha finalizado su mandato como gobernador del Banco de España. Ambos parecían los dos principales obstáculos para que Caruana se pudiera convertir en el nuevo presidente del BBVA.

El propio Francisco González también jugó a la confusión a primeros de año, durante la presentación de los resultados anuales del banco, al dejar el perfil de su sucesor entre el consejero delegado, Carlos Torres, y el propio González-Páramo. Tan sólo unas semanas después se confirmaba el nombramiento de Jaime Caruana como nuevo consejero, aunque por exigencias de su anterior cargo no ha sido efectivo hasta fechas más recientes.

El propio Caruana ha intentado en todo momento mostrarse al margen de la sustitución de FG al frente del BBVA, como cuando a primeros de 2017 (aún en el BIS, aunque casi en funciones) negaba en una visita a Madrid de manera rotunda dicha posibilidad de ser el nuevo presidente del BBVA. "En absoluto", aseguraba entonces.

Puestos claves

La constatación de que Jaime Caruana ha encajado en la nueva composición del BBVA como el consejero elegido para asumir la presidencia en 2019 se ha producido tras el último consejo de administración celebrado en Barcelona. Caruana ha entrado en tres comisiones claves para el grupo: la delegada permanente; la de tecnología y ciberseguridad, y la de riesgos.

La primera es la más relevante, ya que además de estar presidida por el propio FG en la misma están como vocales Carlos Torres o pesos pesados de la entidad como José Maldonado, exsecretario del consejo de administración del banco durante muchos años.

La comisión de tecnología y ciberseguridad la preside el propio consejero delegado. La revolución digital ha sido casi el monotema de FG desde que asumiera la presidencia del BBVA hace 20 años. En la misma también entra como independiente Jan Verplancke, nombrado como consejero a la par que Caruana por su perfil tecnológico.

Además, Jaime Caruana encuentra acomodo en la comisión de riesgos. Es decir, tres comisiones frente a las dos en las que ha entrado Ana Peralta, otra de las consejeras que también fue nombrada al mismo tiempo que Caruana. Eso sí, se mantiene al margen de la comisión de nombramientos, por lo que evita incompatibilidades para su designación como nuevo presidente de la entidad.

Mientras tanto, José Manuel González-Páramo es el gran ausente de las seis principales comisiones del BBVA, ya que sus responsabilidades se quedan para asuntos relacionados con la regulación y las relaciones institucionales desde 2013.

Artículos relacionados