DESDE EL PARQUET

Invertir en empresas o en sectores

Generalmente, los que saben de Bolsa suelen decir que no im­porta tanto el sector por el que se opte a la hora de in­ver­tir, sino saber elegir bien a los va­lores que lo com­po­nen.

En los últimos tiempos, sin embargo, hay una corriente que va ganando peso que apuestan por centrarse en el potencial de los sectores en concreto, sin preocuparse tanto en las compañías del mismo.

Explican que lo más acertado es buscar el sector con más recorrido en cada momento y a partir de ahí elegir cualquiera de las sociedades que lo componen. Apuntan a que incluso eligiendo la peor de las opciones, tarde o temprano, se verá arrastrada al alza por el resto. Muy delicada debería ser su situación financiera particular para que eso no acabe ocurriendo.

El problema en este caso entonces estaría en anticipar cuáles serán los sectores ganadores en los próximos meses para invertir. En este sentido, los expertos recuerdan a que, en actualidad, prácticamente todos los sectores del mercado español están baratos y resulta complicado diferenciar aquellos que están a buen precio porque su ciclo es recesivo de aquellos lastrados por las incertidumbres globales pero que mantienen un alto margen de recuperación.

Después de analizar todo el contexto político y económico internacional que puede afectar a los mercados, los expertos de Allianz GI apuntan a que es probable que los sectores defensivos "gocen de un respaldo creciente" en los próximo meses. Por otro lado, los principales indicadores económicos están perdiendo impulso, lo cual constituye un argumento a favor del respaldo a sectores "menos sensibles a la situación económica". Todo ello sin olvidarse de aquellos que se beneficien del repunte de la inflación.

Con estos factores sobre la mesa, los analistas se decantan por la banca y por las inmobiliarias como los sectores con más potencial a la hora de maximizar la rentabilidad a corto y medio plazo. Los bancos, después del fuerte saneamiento de los últimos años, están en el momento ideal para aprovechar el giro al alza previsto en los tipos de interés. Las inmobiliarias, por su parte, cotizan con un notable descuento respecto a los valores de tasación que está recogiendo el mercado, lo cual no tiene ningún sentido cuando el ciclo de recuperación económica se encuentra en pleno impulso.

Las empresas de energía, especialmente las renovables, son otra buena opción, aunque es su caso no presentas ratios de valoración tan favorables. Al respecto, los operadores recuerdan que no existen inversiones que siempre sean seguras o siempre conlleven riesgo. Solo hay títulos que están demasiado baratos o demasiado caros. Incluso el negocio con el flujo de beneficios más volátil del mundo puede ser rentable para el inversor si su precio presenta un notable descuento respecto a su valor razonable.

Artículos relacionados