DESDE EL PARQUET

Meliá, golpe de efecto adecuado

Meliá Hoteles ne­ce­sita un golpe de efecto para salir de la ato­nía. Y éste po­dría ser la venta de ho­teles dentro de su pro­grama de ro­ta­ción de ac­tivos des­ti­nado a re­ducir la carga de es­ta­ble­ci­miento y los riesgos aso­cia­dos.

Esta estrategia de rotación de activos debería servir para reanimar el interés de los accionistas a la espera de nuevos catalizadores como puede ser la presentación de los resultados del primer semestre prevista para el lunes 30 de julio.

De hecho, en estos días, la compañía ha anunciado la venta de tres hoteles –Meliá Sevilla, Sol La Palma (Santa Cruz de Tenerife) y Sol Jandía Mar (Fuerteventura)– a la sociedad Atom Hoteles Socimi, participada entre otros por Bankinter.

Meliá se reserva el derecho de seguir explotándolos bajo el régimen de alquiler con renta variable por un periodo de cinco años (25% total ingresos), con un máximo de cuatro prórrogas a discreción de Meliá hasta un máximo de 25 años.

El importe de la operación ha alcanzado a 73,4 millones de euros, a un múltiplo de 13,9x Ebitda y con una plusvalía de 6,6 millones. El comprador, además, se compromete a invertir 20,2 millones para reposicionar dichos hoteles.

Los expertos de Renta 4 destacan como muy positiva esta operación, ya que supone vender tres hoteles a un múltiplo elevado, con importantes plusvalías y sin participar en el coste de reposicionamiento. Todo ello además reduciendo su riesgo inmobiliario.

Pendiente de las cuentas, la firma recomienda sobreponderar los títulos de Meliá con un precio objetivo de 12,7 euros por acción, lo cual supone un potencial de revalorización del orden del 10% desde su actual cotización de mercado. Las acciones de la compañía hotelera operan en torno a los 11,5 euros, sin grandes diferencia respecto al comienzo de ejercicio.

Artículos relacionados