Gonzalo Sánchez re­cuerda tres "párrafos de én­fa­sis" en la am­plia­ción y cuentas de 2016

PWC carga las culpas contra los administradores del Popular y supervisores

Su pre­si­dente se jus­ti­fica ante el Congreso por los dis­tintos cam­bios re­gu­la­to­rios

PwC
PwC

El pre­si­dente de PWC, la au­di­tora del Popular du­rante más de tres dé­ca­das, ha seña­lado como res­pon­sa­bles del hun­di­miento del banco a sus ad­mi­nis­tra­dores y a los su­per­vi­sores sobre la ve­ra­cidad de las cuentas que se pre­sen­ta­ban. Gonzalo Sánchez ha en­fa­ti­zado que la labor de au­di­toría es "una foto fija" sobre un mo­mento de­ter­mi­nado y ha jus­ti­fi­cado que sus in­formes fueran fa­vo­ra­bles en fun­ción de una cam­biante re­gu­la­ción. Eso sí, ha re­cor­dado de va­rias alertas o "párrafos de én­fa­sis" sobre graves pro­blemas del Popular, sobre todo en 2016.

Gonzalo Sánchez recuerda tres "párrafos de énfasis" en la ampliación y cuentas de 2016

PWC, la auditora del Popular, carga las culpas contra los administradores y supervisores

Su presidente se justifica ante el Congreso por los distintos cambios regulatorios

José Luis Marco El presidente de PWC, la auditora del Popular durante más de tres décadas, ha señalado como responsables del hundimiento del banco a sus administradores y a los supervisores sobre la veracidad de las cuentas que se presentaban. Gonzalo Sánchez ha enfatizado que la labor de auditoría es "una foto fija" sobre un momento determinado y ha justificado que sus informes fueran favorables en función de una cambiante regulación. Eso sí, ha recordado de varias alertas o "párrafos de énfasis" sobre graves problemas del Popular, sobre todo en 2016.

De lo más didáctico y sin intentar eludir pregunta alguna, a diferencia del compareciente anterior ante la comisión del Congreso de los Diputados. Así se ha mostrado el presidente de PriceWaterhouseCoopers (PWC), Gonzalo Sánchez, para explicar la labor que durante décadas ha desempeñado su firma en el Banco Popular.

Según sus argumentos, las responsabilidades de lo que ha ocurrido con el banco intervenido hace algo más de un año se escapa a las responsabilidades a la firma que él preside en España. Gonzalo Sánchez ha señalado en varias ocasiones a los propios administradores del Popular como los máximos culpables. Sus dos últimos presidentes, Ángel Ron y Emilio Saracho, comparecen este jueves en la misma comisión parlamentaria.

Además, el máximo responsable de PWC en España ha argumentado a favor de su firma los distintos cambios normativos o regulatorios sobre el sector bancario, que variaban la "foto fija" que sus empleados debían realizar en virtud de la las exigencias normativas en función de cada momento.

"El auditor no hace todo. Los que formulan las cuentas son los administradores", ha llegado a decir Sánchez durante su comparecencia en la Cámara Baja. "Una auditoría no es una investigación y no opina sobre decisiones de gestión", se ha justificado respecto a la compra del Banco Pastor y que agravó el problema de activos tóxicos provenientes del sector inmobiliario que ya padecía por sí mimos el Popular entonces presidido por Ángel Ron.

Alertas diversas

El presidente de PWC ha esgrimido en defensa de su firma diversas alertas o "párrafos de énfasis", según la terminología técnica que ha empleado, en sus diversos informes. El primero de ellos se produjo cuando la ampliación de capital de 2012 tras el suspenso en las pruebas de resistencia y la aplicación de los distintos decretos Guindos (que tomaron el nombre del exministro de Economía).

Los tres siguientes se produjeron ya en un ejercicio tan clave como el de 2016, durante el que algunos accionistas significativos, como el mexicano Antonio de Valle, comenzaron a mover el sillón del todavía presidente Ángel Ron para hacerse con el control del Popular.

En ese año, el Popular ya acometió otra ampliación de capital por unos 2.500 millones de euros ante las pérdidas que tendrían que asumir en ese ejercicio. Según el presidente de PWC, ya se alertó durante dicha ampliación y dos veces posteriores sobre los riesgos. El último "párrafo de énfasis" era sobre el posible incumplimiento de las ratios de solvencia regulatorios que se avecinaban.

"El Popular tenía un problema de solvencia regulatoria, pero no contable" sostiene Gonzalo Sánchez. Eso sí, el presidente de PWC ha declinado pronunciarse sobre la resolución del Popular ya que "no participamos. Ni se nos consultó, ni opinamos". Eso sí, ha reconocido que el derrumbe del banco se produjo por "una hemorragia de depósitos en muy poco tiempo" que casi ninguna entidad habría podido soportar

Artículos relacionados