La ges­tión del riesgo fiscal es un tema de ac­tua­lidad para em­pre­sas, au­to­ri­dades y ciu­da­danía

Las empresas españolas demandan claridad a Hacienda en el sistema tributario

Un 63,4% de los di­rec­tivos quieren más trans­pa­rencia fiscal

Fiscalidad
Fiscalidad

Las com­pañías es­pañolas tienen claro las fa­llas que está ha­biendo en el pa­no­rama ac­tual. Pese a que si­guen re­cu­pe­rán­dose del va­ra­palo de la crisis y tienen unas con­di­ciones más fa­vo­ra­bles, la realidad es que aún con­si­deran que de­bería haber cam­bios de los que se pu­dieran be­ne­fi­ciar en el largo plazo. Uno de ellos, según la ma­yoría de los di­rec­tivos de las firmas do­mi­ci­liadas en te­rri­torio na­cio­nal, sería el de tener una tri­bu­ta­ción fiscal más ní­tida de la que existe hasta hoy en día.

Así lo confirmaba la última encuesta sobre Fiscalidad del "International Business Report" (IBR) realizada por Grant Thornton, entre 400 empresas españolas de entre 50 y 500 empleados. Y es que los directivos españoles sugieren que el sistema tributario actual es bastante incierto. De hecho, los resultados desvelan que es bastante confuso, impreciso y que también adolece de transparencia.

Y es que la mayoría de las empresas españolas creen que, entre las posibles medidas que se podrán adoptar para mejorar el sistema de tributación para las empresas, ocupan un lugar prioritario la transparencia y la claridad del propio sistema.

De hecho, hasta un 63,4% de los directivos demandan más transparencia en lo que es una planificación fiscal estable. Por el contrario, el 75,4% consideran que sería beneficioso para las empresas mejorar la claridad del sistema tributario a través de regulaciones globales estandarizadas. Cifras absolutamente reveladoras y que muestran que en la fiscalidad hay mucho por hacer.

Cuando nos encontramos en plena campaña de pago de impuesto sobre sociedades, las compañías afrontan un conjunto de obligaciones fiscales que no siempre están claras. Principalmente esto no se produce porque existen distintos tipos impositivos en territorio español que han ido variando habitualmente, sino más bien porque a medida que avanza el tiempo hay cada vez más firmas cuyas actividades se diversifican en el escenario internacional y se enfrentan a sistemas de tributación distintos.

Asimismo, la demanda de los puestos de máxima responsabilidad de las empresas españolas tiene de esta manera una importancia muy especial en el panorama en el que nos hallamos, por el escenario más global. Por eso, están sometidas a sistemas fiscales diferentes, o lo que es lo mismo, que habitualmente no son sencillos de establecer un control ante la internacionalización de su operativa.

Tanto es así que el incremento y complejidad del marco normativo fiscal es una de las cuestiones que más preocupan a los directivos españoles. Frente a la creación de nuevas leyes y más exigencias internacionales centradas en la tributación empresarial, un 72% de empresarios en nuestro país considera que la fiscalidad se ha transformado en un asunto de prioridad estratégica que obliga a que esté presente en la agenda de los comités de dirección, los consejos de administración y las juntas de accionistas, según el mismo barómetro.

Para Josep María Gascón, Socio de Fiscal de Grant Thornton “cumplir con las obligaciones tributarias en un contexto de empresas globalizado exige que la función fiscal se gestione de modo cercano a las operaciones comerciales, no solo en los periodos obligatorios de declaraciones”. De esta manera, en este contexto y para que las empresas estén bien preparadas, está surgiendo un fenómeno inédito en España, que adopta técnicas de la gestión empresarial y el derecho anglosajón: la gestión del riesgo fiscal.

Un nuevo escenario que pasa de la planificación a la anticipación fiscal como método para hacer frente a riesgos fiscales importantes, desde sanciones y cargas financieras importantes y sobrevenidas hasta crisis reputacionales y comerciales que “pueden incluso cuestionar la propia continuidad de la empresa”, explica Gascón.

La gestión del riesgo fiscal

Gestionar la tributación resulta una temática que está encima de la mesa de manera considerable para empresas, autoridades y ciudadanía. Con todo, la gran mayoría de compañías no tienen el conocimiento total de por qué incumplen algunos requisitos fiscales o las razones por las que acometen riesgo descontroladamente. Además, cómo hay prepararse para sacar ventaja de las oportunidades del nuevo fenómeno que implica la contribución estratégica de la fiscalidad a las empresas.

Aunque adoptar un marco interno de control fiscal todavía no es obligatorio en España, lo relevante es que en otras regiones, en las que la gestión del riesgo se lleva al dedillo, las compañías más destacada gozan de su integración en sus propias rutinas internas. Esto es algo que les hace ser más competitivas en términos comerciales, en capacidad de generar valor para el accionista, y financieramente.

Artículos relacionados