Morningstar, Moody’s y Morgan Stanley coin­ciden en señalar el valor de la ope­ra­dora

Los analistas redescubren a Telefónica y la ponen en la senda alcista este verano

Tras ase­gu­rase los de­re­chos de re­trans­mi­sión de la Liga es­pañola y de la Champions League.

Telefónica
Telefónica

En otro año di­fícil en bolsa que había lle­vado la co­ti­za­ción hasta las zonas más de­pri­midas del año en la úl­tima se­mana de ju­nio, Telefónica ha en­con­trado el apoyo in­con­di­cional de al­gunos de los ana­listas más repu­tados del mer­cado en el primer tercio del mes de ju­lio. Casi de una ta­cada, en el trans­curso de apenas cinco días, Morningstar, Moody’s y Morgan Stanley se han puesto de acuerdo para sacar a la luz el valor oculto de una com­pañía que ya solo baja un 2,5% en lo que va de año.

La caída era sensiblemente superior cuando empezó julio y el valor ponía en juego una resistencia clave como la de los 7 euros. Por entonces, la operadora todavía pagaba en el parqué las dudas generadas por la compra por 1.080 millones de euros de los derechos de emisión de la UEFA Champions League y la UEFA Europa League para las tres próximas temporadas. Y otros 2.940 por los derechos de la Liga hasta 2022. Pero todo cambió cuando los analistas financieros entraron en acción.

La semana pasada, los de Morgan Stanley actualizaron su valoración sobre la compañía. La compañía rebajó el precio objetivo desde los 10 hasta los 9,5 euros por acción, pero el mercado interpretó la actualización como un espaldarazo porque se traduce en un potencial de revalorización en torno al 20% desde los niveles actuales. “El mercado necesitaba pruebas de que Telefónica estaba a precios de saldo. Y una firma con mucha ascencendecia como Morgan Stanley se las dio”, señala fuentes del mercado.

Después de cuatro subidas consecutivas hasta los 7,7 euros (el nivel más alto desde la segunda quincena de mayo), Telefónica se ha convertido de la noche a la mañana en uno de los valores estrellas del arranque del segundo semestre. Este lunes la acción corrigió muy ligeramente, consolidando las subidas anteriores. Lo hizo de la mano de Morningstar, que por primera vez ha otorgado a Telefónica el ráting de cinco estrellas con el que la firma premia a las empresas que como la operadora cotizan con mayor descuento respecto a su valor intrínseco a corto plazo.

Aún después de las subidas de julio, Telefónica mantiene un potencial alcista superior al 20% según las previsiones medias de las firmas de análisis. Los expertos creen que Telefónica vale en torno a los 9,5 euros por acción, muy lejos de los registros reales de la empresa en Bolsa. Morningstar valor tanto el liderazgo de la operadora en servicios convergentes como la extensión de la red de fibra que le permitirá competir más y mejor con los servicios de banca ancha.

Los expertos siguen analizando muy de cerca la evolución de la deuda de la compañía española. Valoran las compras de E-Plus en Alemania y de GTV en Brasil, y siguen esperando la venta de Reino Unido, la operación que más permitiría respirar a la operadora desde el punto de vista financiero. Pero de momento están dispuestos a dar una oportunidad al grupo a unos precios en bolsa que creen que no están justificados. El rebote de Telefónica ya está en marcha, el objetivo a corto plazo debe ser salir de pérdidas en el parqué en 2018.

Para algunos analistas, la controvertida compra de los derechos del fútbol es un aliciente. La agencia Moody’s considera que la ofensiva de Telefónica era imprescindible por dos razones. Una, porque podrá mantener su ventaja competitiva en el mercado español. Y dos, porque los derechos son clave en la estrategia convergente del grupo. Moody’s destaca que Telefónica tendrá la mejor y más completa oferta deportiva del país y que tendrá más flexibilidad para diseñar y empaquetar el contenido.

A la espera de la estrategia de la compañía para empezar a recuperar la inversión, Telefónica ha empezado la remontada en bolsa. Todavía es incipiente, pero los analistas muestran una unanimidad pocas veces vista en los últimos tiempos en uno de los grandes valores de la bolsa española. Rezagado de otros ‘blue chips’, ahora tiene el camino abierto para empezar a corregir el desfase. La carrera parece haber comenzado.

Artículos relacionados