El Santander de Ana Botín avanza buen ritmo en la in­te­gra­ción del banco 'resuelto'

El mes de junio se conjuga mal con la marca 'Popular'

Juego dispar para los ga­lle­gos: Rajoy se des­pide y Nadia Calviño se hace con Economía

Sin título
Popular, grupo Santander.

Los úl­timos acon­te­ci­mientos po­lí­ticos pa­recen con­denar a junio como el mes mal­dito para la marca 'Popular'. El primer aniver­sario de la caída del Banco Popular que pre­si­dieron en los úl­timos tiempos Ángel Ron y Emilio Saracho casi ha coin­ci­dido con la des­pe­dida del pre­si­dente del Partido Popular, Mariano Rajoy, tras ser aba­tido hace menos de una se­mana en la mo­ción de cen­sura pre­sen­tada por el PSOE de Pedro Sánchez. Suerte dis­par, de mo­mento.

Si hace un año el sector financiero español tembló con la resolución por urgencia del casi centenario Banco Popular, el primer aniversario de aquella larga noche, reflejada en las caras de la cúpula del Santander que fue quien se quedó con la compleja entidad, se celebra en un panorama político radicalmente diferente.

El nuevo presidente ha comenzado a conformar su Gobierno y entre las designadas está Nadia Calviño como ministra de Economía. El nombramiento de esta gallega, en teoría, descartaría que junio es un mes aciago para los gallegos. Tanto Ángel Ron como Mariano Rajoy tienen su origen en esta comunidad autónoma, en donde se sostiene que las meigas "haberlas, haylas".

Integración y dudas

El Santander presidido por Ana Botín ha avanzado a buen ritmo en la integración del Popular en su propio grupo. Además, un año después, ha intentado evitar el máximo de los frentes judiciales abiertos y ha ofrecido la mejor solución que ha considerado posible para los miles de inversores minoristas que se vieron atrapados en la resolución del casi centenario banco.

En tan sólo un año, el escenario ha cambiado mucho, con un gobernador de salida, como Luis María Linde, y la llegada de un hombre de la casa al máximo puesto del supervisor, como es Pablo Hernández de Cos. Mientras tanto, el ministro de Economía de turno en su momento, Luis de Guindos, ya se sienta en el puesto de vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE).

Sin embargo, en todo este tiempo se ha mantenido en secreto el informe de valoración de Deloitte (la misma firma que auditaba a Bankia en su salida a Bolsa) que fue clave para que la Junta Única de Resolución (JUR) decidiera la resolución del Popular, con valoraciones muy dispares sobre el agujero negro que tenía la entidad.

La nueva ministra de Economía llega después de una década larga en la que ha trabajado para la Comisión Europea. No obstante, Nadia Calviño tendrá otras prioridades a lo largo de mandato más acuciantes que la de tratar de arrojar luz sobre cómo se produjo hace un año la primera resolución de un banco bajo el manto de la Unión Bancaria Europea.

Al margen de las causas judiciales abiertas y los cambios políticos en curso, el primer aniversario de la resolución del Banco Popular debería hacer reflexionar que la profunda reestructuración del sector de las cajas de ahorros no era la única solución para el sector bancario español. Así lo han reconocido varios responsables, hasta el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ya en plena pista de salida.

Un año después, el sector bancario está más pendiente de otras cuestiones, entre ellas los cambios políticos que se producen en los últimos días. Eso sí, la estabilidad de la mayoría de las entidades se da por asegurada, aunque también los bancos tienen muchos retos por delante. Rentabilidad y fintech, entre ellos.

Artículos relacionados