EMPRESAS

Repsol adquiere activos eléctricos de Viesgo por 750 millones

Dentro de su plan es­tra­té­gico de di­ver­si­fi­ca­ción hacia ener­gías no con­ta­mi­nantes

Josu Jon Imaz
Josu Jon Imaz, Repsol.

Repsol ha al­can­zado un acuerdo con los fondos Macquarie y Wren House, va­lo­rado en 750 mi­llones de eu­ros, para la compra de los ne­go­cios no re­gu­lados de ge­ne­ra­ción de elec­tri­cidad de bajas emi­siones de Viesgo y su co­mer­cia­li­za­dora de gas y elec­tri­ci­dad.

El acuerdo supone la adquisición de una capacidad de generación de bajas emisiones de 2.350 megavatios (MW) y una cartera de cerca de 750.000 clientes, con lo que Repsol refuerza su posición como proveedor multienergía.

Repsol da un paso significativo en su objetivo estratégico de ser operador en un negocio de bajas emisiones y con gran potencial de crecimiento y rentabilidad.

Repsol pasa a ser un actor relevante en el mercado español de generación de electricidad, con una capacidad total instalada de 2.950 MW.

El acuerdo incluye el traspaso de centrales hidroeléctricas con una capacidad total instalada de 700 MW, y dos centrales de ciclo combinado con una capacidad instalada conjunta de 1.650 MW.

El Plan Estratégico de la compañía marca como objetivos alcanzar 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad en 2025, y una capacidad de generación baja en emisiones de alrededor de 4.500 MW.

Claves del acuerdo

La compañía presidida por Antonio Brufau adquiere centrales hidroeléctricas con una capacidad instalada de 700 MW, situadas en el norte de España y con gran potencial de crecimiento orgánico. También compra dos centrales de ciclo combinado de gas, en Algeciras (Cádiz), construida en 2011, y Escatrón (Zaragoza), construida en 2008. Entre las dos suman una capacidad de 1.650 MW. Las centrales de carbón de Viesgo quedan excluidas de la transacción.

Los ciclos combinados de gas tienen un papel clave en la transición energética. Asimismo, las instalaciones hidroeléctricas son una fuente renovable y eficiente de generación eléctrica y cumplen la función de almacenamiento de energía utilizable en momentos de déficit de otras fuentes renovables. Además, con la operación, Repsol mejora la eficiencia de su consumo energético, principal coste de sus cinco grandes instalaciones industriales en España.

Repsol se convierte de este modo en un actor relevante en el mercado español de electricidad, con una capacidad total instalada de 2.950 MW (2.350 MW procedentes de esta operación, más 600 MW de sus actuales plantas de cogeneración).

Además, la compañía aumenta significativamente su presencia en el sector minorista de gas y electricidad de España, con una cuota de mercado superior al 2% y cerca de 750.000 clientes, lo que supone un importante avance en el cumplimiento de sus objetivos de alcanzar en 2025 una cuota de mercado minorista de gas y electricidad superior al 5% y 2,5 millones de clientes.

Los nuevos clientes que se incorporan en el área minorista de gas y electricidad se reparten por toda la geografía española, principalmente en Cantabria, Galicia, Andalucía, Asturias, Castilla y León y Comunidad de Madrid. Repsol aprovechará las soluciones digitales de vanguardia de Viesgo enfocadas a los consumidores, e incorporará su experiencia en el trato directo y continuo con los clientes para potenciar y hacer crecer el negocio.

Se espera que la operación, que tendrá efectos económicos desde el 1 de enero de 2018, se complete en el cuarto trimestre del año, una vez se hayan recibido las autorizaciones regulatorias necesarias. Repsol cuenta con la aportación de los trabajadores de Viesgo para consolidar su nueva posición.

Impulsando la transición energética

En la reciente actualización de su Plan Estratégico, Repsol se anticipó a las grandes tendencias, como el aumento de la demanda de electricidad y el papel clave del gas en la transición energética, y estableció objetivos ambiciosos en cuanto a su participación en el mercado basado en el desarrollo del gas y la generación baja en emisiones.

Las inversiones en este ámbito, entre las que se incluye esta operación, serán de 2.500 millones de euros entre 2018 y 2020, con el objetivo de alcanzar 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad en España a 2025, con una cuota de mercado superior al 5% y una capacidad de generación baja en emisiones de alrededor de 4.500 MW.

Artículos relacionados