Inditex, Amadeus y Cellnex son los va­lores con más es­pe­cu­la­dores en su ca­pital

Los cortos asedian a las cotizadas españolas y apuestan fuerte por una corrección

La cifra de po­si­ciones ba­jistas pasa pe­li­gro­sa­mente de 5.000 mi­llones a los 6.500 mi­llones

Inditex
Inditex

La in­cer­ti­dumbre que so­bre­vuela la bolsa es­pañola está pro­vo­cando que mu­chas en­ti­dades opten por dejar sus ac­ciones a aque­llos que quieren ir a con­trat­co­rriente. Esto ha pro­vo­cado que en los úl­timos meses se haya dis­pa­rado el vo­lumen de cortos sobre el par­quet es­pañol, según los datos re­co­gidos a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El clima geo­po­lí­tico y las aún po­lí­ticas aco­mo­da­ti­cias del Banco Central Europeo, se en­con­tra­rían entre los mo­tivos más cla­ros.

El mal sigue acechando a las empresas cotizadas en el mercado español en forma de compradores en corto. El Ibex 35 no es que esté atravesando su mejor época, pero tampoco goza del mayor de los créditos en el panorama bursátil. La confusión en la Eurozona, junto con declaraciones contradictorias por parte de la institución monetaria en el Viejo Continente, unida a la amenaza de la guerra arancelaria de Trump, dificulta que muchos de los grandes hedge funds tomen posiciones.

Lo que parece que está sucediendo es lo diametralmente opuesto. Gestoras que mueven grandes patrimonios como es el caso de Goldman Sachs o Morgan Stanley, siempre aprovechan estas circunstancias de algunos valores en los que tienen posiciones para alquilar sus títulos y que en tercero los venda en corto. Un mecanismo al que también se suma, habitualmente, Norges Bank.

En la actualidad llama poderosamente la atención el afloramiento de estos inversores bajistas sobre las empresas españolas. Tanto que, desde comienzos de año, han aumentado en 1.300 millones su actividad o, lo que es lo mismo, una evolución al alza de más del 25%. De los 5.000 millones de euros apostados en contra de empresas españoles han pasado a sumar más de 6.300 millones. Pero lo peor es que es un suma y sigue.

Uno de los que se apostó en contra de las grandes españolas fue Bridgewater, dirigido por el gurú norteamericano Ray Dalio, que abrió posiciones cortas contra BBVA, Santander, Telefónica o Iberdrola por más de 1.600 millones de euros. Con todo, el movimiento no prosperó en Banco Santander, BBVA, Iberdrola y Telefónica.

Este fondo estadounidense basaba su teoría en que el terremoto italiano generaría una nueva crisis en la Eurozona que terminaría presionando a la renta fija, con una venta muy abrupta de bonos, lo que arrastraría un aumento de tipos de interés por parte del BCE. Sin embargo, no vio más remedio que retirarse a tiempo.

Las más castigadas por los cortos

La empresa que está siendo más bombardeada por los bajistas en los últimos tiempos es Dia, con un 16,6% de su capital. Dato que sigue escandalizando a muchos agentes del mercado, aunque más lejos de los máximos en más del 25% del pasado verano. Superando ese porcentaje también se encontrarían Técnicas Reunidas, con casi el 13% y Neinor Homes con más del 11%.

Con todo y con ello la actividad de los cortos se ha mantenido al alza en un buen número de grandes compañías españolas. Así, dentro de las que se han encontrado con más grado de presión, por número de millones de euros dentro de su capital, se encuentra Inditex. La firma textil tiene casi 800 millones de euros apostados contra su capital, en donde destaca AQR Capital, que posee una participación bajista del 0,49%.

Amadeus es la siguiente en el que estos especuladores han puesto el foco recientemente. El número de cortos dentro de su capital llega casi a los 600 millones de euros. La apuesta más destacada la ejecuta la gestora británica Lansdowne Partners, que posee el 1,49% de sus títulos en posiciones cortas.

Por último, también Cellnex tiene una posición millonaria de inversores bajistas dentro de su capital. Según los últimos datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, hasta casi 550 millones de euros estarían invertidos contra los títulos de la compañía. Entre ellos, AQR Capital tendría una participación del 3,69%, Marshall Wallace del 1,16% y la todopoderosa BlackRock del 1,07%. Desde luego, parece que los cortos siguen sacando su radar a pasear.

Artículos relacionados