Monitor de Innovación

Es un 'BlaBlaCar' aéreo que pone en con­tacto a pi­lotos con pa­sa­jeros que com­parten los gastos

Wingly democratiza los vuelos privados

Esta startup ha re­ci­bido una fuerte in­yec­ción eco­nó­mica para ex­pan­dirse por Europa

Blablacar
Blablacar en el aire.

Durante la in­fan­cia, ya ad­ver­tían que no había que su­birse al coche de un ex­traño. Hoy día, sin em­bargo, mu­chos usua­rios uti­lizan BlaBlaCar, un ser­vicio com­par­tido de taxi co­mu­ni­ta­rio. Las po­si­bi­li­dades que ofrece la tec­no­logía mo­derna para in­ter­ac­tuar son in­fi­nitas y su evo­lu­ción, im­pa­ra­ble, lla­mada a ocupar todos los ni­chos. Incluso en el aire: así se ex­plica el auge de Wingly, la startup para com­partir vuelos pri­vados que ya cuenta con dos mi­llones de euros para su ex­pan­sión en Europa.

La iniciativa, de origen francés, parte de una idea de Emeric de Waziers, que deseaba contratar trayectos cortos con la comodidad de los vuelos privados, "sin ser tratados como ganado, pero sin desembolsar miles de euros por viaje".

Con esa premisa se puso a trabajar junto a Lars Klein y Bertrand Joab-Cornu en esta plataforma on line que pone en contacto a los pilotos y a las personas que deseen efectuar un vuelo de corta distancia. Los gastos del viaje se comparten, de modo que sale mucho más barato que un vuelo convencional de aviación civil.

Los aeroplanos disponibles son prácticamente 'familiares', de entre dos y seis plazas, y cuentan con el visto bueno de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA).

Variedad A pesar de que de momento WIngly no cuenta con una 'app' para teléfonos inteligentes, su web está adaptada a todo tipo de dispositivos y ofrece un variado ramillete de opciones: viajes sólo de ida, de ida y vuelta e incluso paseos aéreos sobrevolando un determinado enclave. También es posible, en caso de no encontrar el servicio deseado, 'encargarlo', para que la web se encargue de buscar un piloto para hacer el viaje.

El equipo de De Waiziers se alzó el pasado 24 de mayo con el galardón de Startup Battlefield Europe, un concurso de proyectos organizado por TechCrunch. Y aunque a primera vista pueda parecer un servicio elitista, cuenta ya con 10.000 pilotos y 150.000 usuarios.

De hecho, una de sus principales potencialidades es la de democratizar el transporte aéreo privado. A buen seguro que con la nueva inyección económica de dos millones de euros, esta compañía va a dar mucho que hablar en el sector de la movilidad.

Artículos relacionados