DESDE EL PARQUET

Nicolás Correa hace equipo

Los va­lores del sector in­dus­trial, es­pe­cial­mente los más li­gados al sector au­to­mo­vi­lís­tico, se están con­vir­tiendo en los grandes pro­ta­go­nistas de los mer­cados es­pañoles en los úl­timos años des­pués de años de cri­sis.

Uno de los más activos está siendo Nicolás Correa. Esta pequeña empresa radicada en Burgos, apenas capitaliza algo más de 50 millones de euros, está consiguiendo atraer la atención de los inversores tras los excelentes frutos de su reciente reestructuración accionarial. De hecho, los cambios acometidos es su equipo de gestión han servido para eliminar incertidumbres e impulsar su actividad.

Entre los principales objetivos logrados por la nueva dirección ha sido la de conseguir regularizar la captación de pedidos, minimizando la estacionalidad en la entrada que se venía observando. La consecuencia ha sido una notable mejora en la estabilidad de la facturación que ayudará a cumplir los presupuestos elaborados tanto para este año como para el que viene.

Este cambio de rumbo se ha visto reflejado en la recuperación de la senda del beneficio. La compañía cerró el primer trimestre del ejercicio con un resultado neto consolidado de 0,34 millones de euros, frente a los 2,4 millones de euros en pérdidas contabilizados entre enero y marzo del pasado ejercicio.

La cifra de negocios consolidada en este período se ha elevado a 14,4 millones de euros respecto a los 9,7 millones de euros de marzo del pasado ejercicio, lo que supone un espectacular aumento del 48%. Una mejora importante comparada además con las cifras registradas en los cinco últimos años. El Ebitda ha alcanzado los 0,9 millones de euros frente al resultado negativo de 1,8 millones en igual período del pasado ejercicio.

Los excelentes números del grupo han permitido a los operadores disipar sus dudas respecto a si sus recientes subidas se estaban produciendo gracias a la rumorología sobre posibles operaciones corporativas., en la mayoría de los casos infundadas, o por el cumplimiento de sus metas.

El buen momento del grupo gracias a la mejora de la gestión se está viendo reflejado claramente en el mercado. Las acciones de Nicolás Correa se mueven en su mejor nivel de la última década tras superar recientemente la cota de los 4 euros por acción.

Desde finales de 2016, el valor ha desarrollado una espectacular tendencia alcista en la que ha pasado de 1,3 a 4,4 euros por acción, lo que representa una revalorización cercana al 240%. Una subida en vertical en la que apenas ha sufrido correcciones, motivo por el cual los expertos aconsejan extremar las precauciones máxime ante la proximidad de una gran resistencia en torno a los 4,5 euros.

Artículos relacionados