DESDE EL PARQUET

Día se queda sin vitaminas

La agre­siva es­tra­tegia de des­cuentos por la ha op­tado el grupo de ali­men­ta­ción Dia en los úl­timos meses para con­tra­rrestar la pér­dida de cuota de mer­cado está afec­tando tanto a sus már­genes en la pe­nín­sula ibé­rica como a su cre­di­bi­lidad en los mer­ca­dos.

Los operadores recuerdan que España aporta tres cuartas partes de su beneficio sin que sus esfuerzos por animar las compras mediante descuentos o con el impulso del comercio electrónico, aún por debajo de la media del sector, estén dando los frutos esperados.

Tras la salida de China, con la venta de su filial Shanghai Dia Retail, la compañía de supermercados está ahora centrada en sus negocios en España y en Sudamérica (Argentina y Brasil), lo que reduce fuentes de ingresos pero también elimina riesgos de un mercado complicado.

El grupo está buscando además en los últimos tiempos dar un nuevo giro en su estrategia de negocio para lo cual está preparando un cambio de presidente para 2019 además de la llegada de dos nuevos consejeros en representación de Letterone, su principal accionista con el 25% del capital.

Cambios que de momento no están convenciendo ni a los analistas ni a un buen número de accionistas. En este sentido, las posiciones cortas superan el 17,5% de las acciones. Un porcentaje elevadísimo de especuladores que buscan caídas en el valor para comprar más barato o de inversores que se están cubriendo las espaldas ante el temor de nuevas correcciones.

Y es que las cuentas del primer trimestre no invitan al optimismo. Las ventas netas del Grupo Dia en los tres primeros meses de 2018 retrocedieron un 10,4%, hasta los 1.87 millones de euros, lastradas por el tipo de cambio. Descontado el efecto divisa la caída hubiese sido del 1,1%.

Otra fuente de preocupación sigue siendo su alto apalancamiento. La deuda neta alcanzó los 1.186,4 millones de euros, un 13% más respecto al mes de marzo del pasado año, aunque también es cierto que aumentó sus inversiones en algo más de un 5%.

En este contexto, el aspecto técnico del grupo de alimentación Dia es desolador. En menos de un año, la cotización del grupo se ha desplomado más de un 50% al pasar de los 6 euros por acción a cotizar en torno a los 2,7 euros. Su peor nivel desde 2012 y sin que haya síntomas evidentes de que vaya a frenar la corrección en el corto plazo.

Artículos relacionados