Asegura que la si­tua­ción de Cataluña de­bi­lita la ca­pa­cidad de de­ci­sión de un Ejecutivo en mi­noría

Jordi Sevilla lanza cinco desafíos a Pedro Sánchez para ganar las próximas elecciones

El ex mi­nistro so­cia­lista es­tuvo en la agenda del Gobierno pero re­nunció a úl­tima hora

Sin título
Jordi Sevilla, eterno candidato.

Jordi Sevilla, ex mi­nistro de Administraciones Públicas con el Gobierno de Zapatero, no aceptó formar parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez, pero ha en­viado al nuevo in­qui­lino de La Moncloa un re­cado con los cinco desafíos a los que se en­frenta para lo­grar cre­di­bi­lidad y ganar las pró­ximas elec­ciones ge­ne­ra­les. El mer­cado la­bo­ral, la po­breza y de­sigual­dad, las cuentas pú­bli­cas, el cambio cli­má­tico y transición ener­gé­tica y la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía, son los cinco grandes retos que, en su opi­nión, de­berá afrontar Sánchez.

Sevilla fue uno de los primeros candidatos que sonaron en la agenda del presidente del Gobierno para formar parte del equipo de Pedro Sánchez a los pocos minutos de ganar la moción de censura a Mariano Rajoy. Se le consideraba uno de los socialistas más preparados para entrar a formar parte del nuevo Ejecutivo pues, además de su experiencia ya como ministro en la etapa de Zapatero, conecta bien con la clase política y con el PP.

Sin embargo, para sorpresa de muchos, posteriormente no ha estado en la lista definitiva de las 17 carteras de ministros. Fuentes políticas socialistas aseguran que fue el propio Jordi Sevilla quien se negó a entrar en el Gabinete de Sánchez. En declaraciones a Capitalmadrid, ha reconocido que su etapa de ministro “se cerró hace tiempo”.

Con las manos atadas para legislar

¿Pero cuáles han sido las razones por las que Jordi Sevilla no ha querido acompañar a Sánchez en su proyecto? Fuentes consultadas aseguran que el primer motivo y que más reparos le produjo fue que veía una legislatura que podía ser muy breve, pues los 85 escaños de que dispone en el Congreso de los Diputados no le sirven para sacar adelante por sí mismo iniciativas de calado. Segundo, su aliado Pablo Iglesias y el resto de partidos, no le iban a permitir tener las manos libres como el propio Sevilla pretendía. Y tercero, tampoco quería estar de ministro con la guerra política de Cataluña y el conflicto territorial que actualmente existe en España.

Precisamente, en un artículo publicado en febrero pasado sobre los Retos económicos de España para 2018, Sevilla subrayaba que el mayor riesgo de estos momentos proviene, sin duda, del ámbito político. Por acción (Cataluña, inseguridad jurídica…) o por inacción (“no nos metamos en líos”). Además, consideraba -refiriéndose al PP- que “la propia situación catalana debilita la capacidad de decisión de un gobierno en minoría parlamentaria, con las encuestas adversas y un rosario de decisiones judiciales, pendientes de salir a lo largo del año, sobre casos de corrupción que afectan al partido del Gobierno”.

Por otro lado, afirmaba que la propia incapacidad de un Gobierno paralizado por todo lo expresado anteriormente, le “impide a España adoptar decisiones fundamentales para el país, que van desde la reforma educativa, asegurar el futuro de las pensiones, el impulso de la digitalización, la lucha contra el cambio climático, la transición energértica, la nueva financiación autonómica o el fortalecimiento del aparato productivo y del mercado laboral”.

Pese a todos condicionantes que el propio Pedro Sánchez va a tener e incluso más acrecentados aún que los que tenía su antecesor Mariano Rajoy, el ex ministro socialista se muestra convencido de que la izquierda puede y debe demostrar un rigor económico y un compromiso con los problemas sociales del país que el anterior gobierno del PP no ha buscado.

Los cinco grandes desafíos de Sánchez

En un video que acaba de lanzar a través de la agencia de Comunicación Llorente & Cuenca de la que forma parte -ostenta el cargo de vicepresidente de Contexto Económico-, Sevilla declara que la agencia económica del nuevo Gobierno está presidida por el europeísmo, su compromiso con el proyecto del euro y con la Unión Europea, tal y como el presidente Pedro Sánchez lo demostró en sus primeros días y evitar así el efecto contagio de la crisis italiana sobre las bolsas y la prima de riesgo.

Pero, aparte de esto, el gran reto del nuevo jefe del Ejecutivo socialista es -en palabras de Jordi Sevilla-, hacer frente a las heridas del pasado y que todavía están presentes en términos de paro. “Nuestra tasa es de las más altas de la eurozona. Va a hacer falta trabajar y actuar con los agentes sociales para reducir esa tasa de temporalidad”, subraya.

El segundo gran desafío de Pedro Sánchez es el déficit público. Para Sevilla, “estamos todavía en el procedimiento de déficit excesivo” y, aunque el Gobierno de Sánchez, ha asumido el Presupuesto diseñado por el anterior equipo de Rajoy, lo cual es una buena señal de estabilidad y continuidad, “es un Presupuesto que parte con una cifra muy alta de déficit público que habrá que controlar y habrá que vigilar”.

La tercera herida grande e importante del pasado es la pobreza. Sevilla señala al respecto que, el mensaje que se ha lanzado de crear un comisionado especial contra la pobreza infantil que dependa directamente del presidente del Gobierno, “es un buen camino”.

Cambio climático y Transición Energética

El cuarto gran reto es la lucha contra el Cambio Climático y la Transición Energética, que hagan posible una economía que emita mucho menos CO2 y que “sea mucho más circular y reciclable de lo que ha sido hasta ahora”, subraya. “El nombramiento de Teresa Ribera como ministra de Transición Ecológica es un mensaje internacional de que el cambio climático nos lo vamos a tomar en serio”, ha declarado a Capitalmadrid.

El quinto desafío del nuevo Gobierno socialista es la Agenda Digital y la robotización de la inteligencia artificial. “España corre el riesgo de quedar atrás en la cuarta revolución tecnológica que está en marcha vinculada a la digitalización, la IA, la robótica, el internet de las cosas, el big data… Ahí están jugando el futuro todos los países y nosotros, con una inversión en I+D+i que continúa bajando pese a la recuperación, estamos perdiendo posiciones”.

Sevilla concluye el vídeo lanzando un mensaje de esperanza muy significativo hacia Pedro Sánchez y su nuevo equipo: “Confiemos en que van a tener el acierto y el apoyo suficiente del Parlamento como para llevar adelante estas reformas".

Artículos relacionados