Sus ra­tios de ren­ta­bi­lidad si­guen muy por en­cima del de sus com­pe­ti­dores

Inditex penaliza a proveedores para mantener márgenes

Las ventas reales en mo­neda local crecen a un ritmo muy in­fe­rior al de 2017

Inditex
Inditex

Inditex ha ce­rrado su primer tri­mestre fiscal del año (del 1 de fe­brero al 30 de abril) man­te­niendo los már­genes de ren­ta­bi­li­dad, en contra de lo que pen­saban mu­chos ana­lis­tas, pero lo ha lo­grado bá­si­ca­mente re­du­ciendo el gasto en pro­vee­do­res. El au­mento de las ventas se ha que­dado por de­bajo de las ex­pec­ta­tivas del mer­cado, que ha reac­cio­nado con dudas en la co­ti­za­ción en las pri­meras horas tras la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos.

Prácticamente todos los analistas esperaban que las ventas consolidadas del grupo Inditex sufrieran en el primer trimestre de 2018 el efecto negativo de la revalorización del euro. Pero la cifra real se ha quedado por debajo de la que se daba como probable. Los 5.654 millones de ventas registradas entre febrero y abril no alcanzan los cerca de 5.800 millones de euros que daban como seguras en el consenso del mercado.

Es verdad que sumando la facturación neta en monedas locales de cada país en los que opera, las ventas del grupo han aumentado un 7% en el trimestre. Pero no es menos cierto que en el mismo período de 2017 las ventas netas de Inditex en moneda local aumentaron un 12,5% y que, sumado el efecto divisa que el año pasado jugaba a favor, el incremento fue superior al 14%. Esto quiere decir que en 2018 aparte del castigo por la revalorización del euro, el volumen de negocio ha crecido a menor ritmo.

Márgenes

Pero lo que más preocupaba a los analistas era la evolución de los márgenes, porque eso sí que afecta directamente al beneficio. De hecho, en marzo pasado Inditex llegó a cotizar en el entorno de los 24 euros, tras una caída de más del 20% en pocas semanas, debido precisamente a esas dudas. Sin embargo, después inició un rally particular que la ha devuelto a entornos de 29 euros por acción, animada por las recomendaciones de compra de la mayoría de los analistas y por el precio objetivo de 31 euros que le daba el consenso del mercado.

Las cuentas presentadas este miércoles mantienen las dudas sobre el crecimiento del volumen de negocio, pero disipan las del mantenimiento de los márgenes. Aunque, eso sí, esto último lo ha logrado apretando el cinturón de la primera parte de la cadena (los proveedores). Según las cifras enviadas por Inditex a la CNMV, el “coste de las ventas” (que engloba principalmente las materias primas y el gasto en los proveedores que tejen las prendas) ha ascendido en el primer trimestre del año a 2.326 millones de euros. En el mismo período de 2017 alcanzaron los 2.329 millones.

Comparando estas dos cifras con las ventas en ambos períodos, puede verse cómo mientras en 2017 el grupo incrementaba la facturación en un 14,14% y el “coste de las ventas” lo hacía en un 14,32%, en 2018 las ventas suben un 1,52% y su coste cae un 0,12%. Gracias a este menor coste inicial las prendas que vende, Inditex ha logrado entre febrero y abril de este año que el margen bruto se haya situado en un 58,9% de las ventas, frente al 58,2% que registró en el mismo trimestre de 2017.

De ahí hacia abajo, como los gastos de explotación están muy contenidos (han aumentado un 3,2% en el trimestre) y no tiene costes financieros porque no tiene deuda, el mayor margen bruto se convierte casi automáticamente en un aumento del margen que supone el beneficio neto sobre las ventas, que alcanza el 11,8% frente al 11,7% del año pasado. La rentabilidad medida por la relación del margen de explotación bruto (Ebitda) con las ventas arroja este año una cifra del 19,9%, que está muy en línea con el 20% del mismo período de 2017. Y si se mide por el margen de explotación neto (Ebit), la cifra de 2018 asciende al 15,1% frente al 15% del año pasado. El beneficio neto del período (668 millones) es superior en un 2% al de 2017.

Mejor que la competencia

Estos márgenes, y en concreto el de Ebitda sobre ventas, que es el más utilizado internacionalmente por los analistas, están muy por encima del de sus grandes competidores. Según las últimas cifras disponibles, H&M tenía un Ebitda equivalente al 10,3% de sus ventas y el gigante Primark ascendía al 10,41%. El de Inditex prácticamente dobla ambas cifras y eso explica en gran parte que su valor bursátil siga siendo muy alto. En concreto, su precio en Bolsa es de más de 25 veces su beneficio anual, cuando H&M, por ejemplo, se sitúa en el entorno de las 15 veces.

De hecho, tras la presentación de resultados trimestrales, la cotización de Inditex se inició con cierta volatilidad. Ganó un 1,5% al iniciarse la sesión, para luego llegar a perder un 1,9% en algún momento de las horas posteriores. Pero para el mediodía ya había vuelto a recuperar los números verdes con un ascenso superior al 1%. Para los próximos meses, con un menor efecto adverso de la climatología (la primavera ha sido muy fría y eso influye en las ventas) y una situación más estable del euro, las cosas no pintan mal para el grupo, que ya ha anunciado que su facturación entre el 1 de mayo y el 10 de junio de este año ha crecido un 9% a tipos de cambio constantes.

Además, el aumento de las ventas online también genera un mayor margen, puesto que aunque exigen una inversión más intensiva en logística (este año el grupo va a invertir 1.500 millones), a la larga incrementan las ventas sin aumentos significativos de los gastos generales, puesto que necesitan menos coste de personal y no precisan de mayor espacio comercial abierto al público. En la actualidad, el 10% del total de las ventas de Inditex son ya por internet, mientras que su competidor H&M alcanza el 12,5%.

Artículos relacionados