OPINIÓN

Sánchez recibirá a Torra en Moncloa antes del verano

Quieren ir más allá de la foto y de­finir la ruta de las re­la­ciones entre el Gobierno y la Generalitat

Nuevo gobierno autonómico en Cataluña.
Nuevo Gobierno catalán.

El pre­si­dente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el pre­si­dent de la Generalitat, Quim Torra, quieren dar con­ti­nuidad a sus con­ver­sa­ciones te­le­fó­nicas y pre­paran un en­cuentro en La Moncloa para antes del ve­rano. No hay prisas porque ambas partes desean que, además de la foto ofi­cial que mar­cará la dis­ten­sión, puedan pre­sentar un co­mu­ni­cado que marque la ruta para lo que quede de le­gis­la­tura antes de ir a elec­ciones ge­ne­ra­les.

Es evidente que, a juzgar por las declaraciones tanto de ministros como de consellers, hay deseo de rebajar la tensión pero guardando la cara. El presidente del Gobierno recordará y repetirá que los limites de cualquier acuerdo los marca la Constitución –aunque ya hay voces, como la de la ministra Meritxell Batet que apunta de revisarla, algo imposible en la actual legislatura– mientras que el president de la Generalitat puntualizará que hay que partir del polémico voto del “1-O” y recordar el objetivo de los independentistas de ir hacia una República catalana. Curioso, sin embargo, que excepto en las filas de la CUP, se esquiva la palabra independencia.

Resulta significativo que en la carta que el president Quim Torra ha enviado a presidentes o primeros ministros de los estados miembros de la Unión Europea, anunciado la formación del nuevo gobierno catalán, no cita ni la palabra “independencia”, ni “autodeterminación”. Aunque si habla de la necesidad de “diálogo y la negociación como herramientas para resolvió las discrepancias políticas”. “Honorables y democráticos políticos catalanes han sido acusados de rebelión y puestos en prisión provisional sin que haya sentencia y el presidente Carles Puigdemont y otros miembros del Govern y del Parlament se han exiliado”, recuerda también el president de la Generalitat en su misiva a los mandatarios europeos.

Y, en esa línea de mantener vivo el litigio en el escenario europeo, se reunirá de nuevo el patronato del DiploCat –la entidad de acción exterior del gobierno catalá – para estudiar su reactivación, pues fue neutralizado y desmontado durante la aplicación del Artículo 155, pero no suprimido desde un punto de vista legal, según los actuales responsables de la acción exterior que depende del conseller, Ernest Maragall.

Todo indica que estamos ante un nuevo escenario que rebajará la tensión. Y, en este sentido, un posible paso será la aproximación de los políticos catalanes en situación de prisión preventiva hacia cárceles en Cataluña. Incluso antes del encuentro Sánchez-Torra. Volver a la situación de antes de la Sentencia del Tribunal Constitucional, de mayo de 2010, cuando declaró inconstitucionales varios artículos del Estatut d´Autonomia, podría ser un punto de partida.

Cabe recordar que fue a partir de tal sentencia cuando se incrementó el porcentaje de votos hacia partidos pro independistas, hasta alcanzar el 47,8 % en las últimas elecciones catalanas. El líder socialista que negoció aquel Estatut, el actual ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, citó tal fecha de antes del 2010 como fórmula de partida para ir hacia nuevos escenarios. La próxima reunión en Moncloa entre Sánchez y Torra deberá dar las primeras pistas.

Artículos relacionados