DESDE EL PARQUET

Biosearch, referencia biotecnológica

Los ope­ra­dores han puesto al sector bio­tec­no­ló­gico es­pañol en su radar de in­ver­sión. Un buen ejemplo lo re­pre­senta Biosearch, em­presa de­di­cada a la in­ves­ti­ga­ción y desa­rrollo de pro­ductos ali­men­ti­cios.

Los esfuerzos por poner en valor las investigaciones de la industria han conseguido que se empiece a dejar de hablar de gasto y se empiece a hablar de inversión.

Aún es pronto, sin embargo, para lanzar las campanas al vuelo. Aunque el sector cuenta con una alta capacidad de crecimiento, la intensa regulación a la que se ve sometido exige elevados costes en los desarrollos y tiende a alargar los procesos, en ocasiones de forma innecesaria.

En cualquier caso, los inversores se están dando cuenta que la inversión en biotecnológicas debe plantearse a largo plazo, del orden de los cinco años, y sin pensar tanto en los dividendos sino con las miras puestas en el beneficio social, que tarde o temprano debe repercutir en los resultados financieros.

Eso requiere de un inversor muy cualificado o especializado, especialmente fondos, que diversifiquen su cartera con este tipo de valores capaces de asumir la alta volatilidad a la que son sometidos habitualmente por el mercado.

Un buen ejemplo lo representa Biosearch, empresa dedicada a la investigación y desarrollo de productos alimenticios. Las acciones de esta biotecnológica llevaban cuatro años ancladas en una amplia tendencia lateral que se movía entre los 0,4 y los 0,8 euros por acción.

Este año, sin embargo, han dado el salto de calidad que tanto tiempo llevaban esperando sus inversores. En lo que va de ejercicio ha multiplicado su valor por más de dos para auparse sobre los 1,3 euros por acción. Sus niveles más altos desde 2010.

Una subida sustentada en la clara mejora de sus cuentas en el primer trimestre del año que vienen a consolidar la recuperación mostrada el pasado ejercicio. El beneficio antes de impuestos del grupo entre enero y marzo se ha elevado a 0,88 millones de euros. Cifra escasa, pero que supone un incremento del 633% respecto al mismo período de 2017.

La intensa mejora se ha sustentado además en el aumento de las ventas, un 15,3%, el aumento de los márgenes con un Ebitda que ha duplicado el del año anterior. Al tiempo, el grupo ha reducido su deuda financiera neta en más de un 34% respecto al mes de marzo anterior, dejándolo en poco más de 4.000 millones de euros, lo que supondrá un importante alivio en el gasto financiero del grupo.

Los expertos esperan ahora que Biosearch continúe por la buena senda en los próximos meses para convertirse en una de las grandes referencias biotecnológicas del mercado español. Eso sin contar con las posibles nuevas patentes que pueda presentar por sus avances en I+D.

Artículos relacionados