LA SEMANA BURSÁTIL

FED y BCE toman el pulso a la Bolsa

Conforme se han ido apa­ci­guando las in­cer­ti­dum­bres po­lí­ticas en España con la for­ma­ción del nuevo Gobiernos, el di­nero huido en busca de ac­tivos re­fugio como la deuda o el oro ha ido re­gre­sando poco a poco hacia la renta va­riable eu­ro­pea, aunque muy pen­diente de las ten­siones en Italia y la in­cer­ti­dumbre ante la cumbre del G7.

Preocupaciones que el viernes pasado truncaron el proceso de recuperación en las bolsas europeas. De este modo, el Ibex 35 cerró la semana pasada con una alza acumulada del 1,2% para quedar en los 9.746 puntos. Una subida que deja muchas dudas respecto a una pronta recuperación de la psicológica referencia de los 10.000 puntos.

Pese a la volatilidad vivida en estas últimas semanas, alimentada además por un contexto internacional marcado por las tensiones comerciales entre EEUU y el resto del mundo, la estructura de fondo de los mercados no ha cambiado sustancialmente.

El cuadro macroeconómico internacional, de hecho, es excelente con todas las grandes economías creciendo a buen ritmo. Una sincronización que no se veía desde hace muchísimo tiempo gracias en buena medida a las medidas adoptadas por los bancos centrales durante el período de crisis.

La única oveja negra en este panorama es Italia, cuyo crecimiento se muestra cada vez más débil frente al resto de países europeos debido a la falta de reformas estructurales acometidas en los últimos años. Junto a Grecia empieza a ser el principal obstáculo que impide al Banco Central Europeo plantear de momento una progresiva normalización de su política monetaria, siguiendo los pasos de su homólogo norteamericano.

Esta semana que entra se espera que la Reserva Federal vuelva a subir un cuarto de punto sus tipos de interés, mientras que el BCE seguirá apostando por los estímulos. Eso supone que el diferencial de tipos entre EEUU y Europa seguirá elevándose. Nunca antes se había visto un diferencial de tipos tan grande, lo que podría generar algunas importantes distorsiones especialmente en el mercado de divisas.

Si a ello se suma un contexto internacional marcado por las tensiones comerciales entre EEUU y el resto del mundo que se ha hecho patente en la reunión del G7 y que pueda afectar al dinamismo de los beneficios empresariales en los últimos trimestres, en el coto plazo cabría esperar una probable relajación en el proceso de rebote de los mercados de valores, por una prudente aversión al riesgo, pero que no debe empañar las positivas perspectivas a medio y largo plazo.

Y menos, cuando los principales valores del mercado europeo, especialmente la banca, han dado muestras estos días atrás de haberse sacudido el polvo de las incertidumbres políticas. En casa, Santander y BBVA han recuperado el pulso y se apuntan como los valores, junto a Telefónica e Inditex, llamados a ser de nuevo el motor de los mercados españoles tras sufrir pérdidas del orden del 10% en el mes de mayo.

Algo más de preocupación política se ha observado en la renta fija, aunque sin grandes tensiones. La última subasta del Tesoro en España se ha saldado con un ligero repunte de los intereses, mientras que la prima de riesgo se ha estabilizado sobre los 100 puntos básicos.

Calendario de Bolsa

La renta variable vendrá marcada a fuego los próximos días por las reuniones de los grandes bancos centrales del mundo: la Reserva Federal y el Banco central Europeo. Los inversores, sin embargo, no podrán dejar de lado el contexto macroeconómico, pues la semana también vendrá cargada de muchos e importantes indicadores.

Este lunes, sin embargo, el único dato relevante con el que contarán los inversores será la producción industrial del Reino Unido.

En la sesión del martes se esperan, la tasa de paro del Reino Unido, el índice de confianza empresarial del instituto económico ZEW y el IPC de EEUU. La evolución de los precios al alza es la principal preocupación en la actualidad en el excelente estado de salud que presenta la economía norteamericana. Los expertos temen que el IPC norteamericano se eleve al 2,7% en tasa interanual.

El miércoles se dará a conocer el IPC de España y del Reino Unido, mientras que en la zona euro se darán a conocer la producción industrial y en EEUU los precios de producción que también están sufriendo presiones al alza. La atención en cualquier caso se centrará en la reunión de la Reserva Federal. Los analistas descuentan una subida de tipos de 25 puntos básicos, para dejarlo entre el 1,75% y el 2% como respuesta a las presiones inflacionistas.

Esta decisión se hará pública con los mercados europeos cerrados por los que sus efectos se dejarán notar en la sesión del jueves. Este día, la agenda financiera internacional vendrá además cargada de citas relevantes. En Asia se publicarán las ventas minoristas y la producción de China y la producción industrial de Japón.

En el Reino Unido de darán a conocer las ventas minoristas y en Italia y Alemania estarán atentos a los datos de IPC. El foco informativo, no obstante, estará puesto en la reunión de Banco Central Europeo que previsiblemente mantendrá tanto su s tipos a cero como su política de estímulos vía compra de deuda. Desde Estados Unidos se publicarán además los precios de exportación e importación, las ventas al por menor y los inventarios de negocios.

La última sesión de la semana también se espera agitada al ser tercer viernes de mes, con lo que habrá vencimiento de derivados. Además se publicarán el IPC armonizado y la balanza comercial de la zona euro, mientras que desde EEUU llegarán la producción industrial, la capacidad de utilización y la confianza consumidora de la Universidad de Michigan.

Artículos relacionados