Solaria y Audax li­deran las ga­nan­cias en el mer­cado es­pañol con avances es­tra­tos­fé­ricos

Las renovables meten miedo en bolsa con subidas que van más allá del cambio de Gobierno

La lle­gada de Pedro Sánchez al poder re­ali­menta la bur­buja bur­sátil de las em­presas del sector

Salida a bolsa de solaria
Solaria en Bolsa.

Entre bam­ba­li­nas, lejos de los grandes focos que siempre per­si­guen a los va­lores del Ibex 35, las com­pañías de ener­gías lim­pias Audax Renovables (la an­tigua Fersa) y Solaria están pro­ta­go­ni­zando un rally de enormes pro­por­ciones en el mer­cado con­ti­nuo. Suyas son las ma­yores subidas del año en toda la bolsa es­pañola, del 515% y del 230% res­pec­ti­va­mente cuando aún no se ha cum­plido la pri­mera mitad del ejer­ci­cio. Son avances de enormes di­men­siones que ge­neran un con­tinuo runrún de bur­buja entre los ex­per­tos.

"No son avances normales. Hay que tener en cuenta que son empresas que hace dos años no valían ni 100 millones de euros en bolsa. Ambas han mejorado sus resultados sensiblemente, pero no creo que esté justificado un avance de estas proporciones. Es verdad que, en teoría, el cambio de gobierno ayuda. Pero la subida en bolsa viene desde mucho más atrás. Creo que los niveles actuales son peligrosos porque el rally ha sido demasiado rápido. Se ha fraguado en un visto y no visto", señalan fuentes bursátiles.

La semana pasada no ha hecho sino consolidar las extraordinarias ganancias de 2018. Los inversores han reforzado su apuesta por las dos compañías antes la expectativa de que el nuevo gobierno no recortará la retribución que ahora perciben las empresas del sector. El PSOE y varios de sus socios ya defendieron en su día que no se revisara la tasa de rentabilidad razonable de las energías limpias en las que el Gobierno anterior estaba dispuesto a sacar la tijera.

"El mercado está valorando que, en cualquier caso, las reglas de juego para las renovables no empeorarán respecto a los planes del Partido Popular. A la espera de acontecimientos serán las grandes favorecidas por el inesperado cambio político", aseguran fuentes del sector. La fuerte subida de Acciona desde la llegada de Pedro Sánchez al poder –fue la mejor empresa del Ibex la semana pasada con una subida de más del 8% que le permite salir de pérdidas este año en bolsa- demuestra hacia donde van las previsiones de los inversores.

No obstante, el presidente de la compañía, José Manuel Entrecanales, aseguraba la semana pasada que no es rentable invertir en la construcción de instalaciones de generación de energías renovables en España porque, entre otras cosas, no es un mercado predecible. En cualquier caso, el mercado considera que las renovables no están en el vértice de la pirámide de las prioridades del nuevo Gobierno en materia de cambios regulatorios.

La nueva ministra de Energía, Teresa Ribera, ya se ha mostrado partidaria de respetar al máximo el calendario de cierre previsto de las centrales nucleares. Y deberá definirse sobre el alcance real de los cambios regulatorios que vienen. Una incertidumbre que se traduce en las cotizaciones de las ‘utilities’ españolas que no se alimentan de las renovables. Enagas y Red Eléctrica están en números rojos en Bolsa en 2018, Iberdrola firma tablas y solo Endesa y Gas Natural suben, con avances que no alcanzan el doble dígito.

"Hay mucha incertidumbre, y dentro del sector el dinero se está marchando a toda velocidad hacia las renovables, lo que es está inflando de una manera hasta cierto punto artificial las cotizaciones de las compañías más beneficiadas. Como está entrando mucho dinero nuevo y los valores son estrechos, las cotizaciones están subiendo a una velocidad excesiva. Puede haber sustos a corto plazo", señalan en una de los mayores 'broker' españoles, que recomienda esperar a que se consoliden los niveles actuales.

Sin apenas cobertura de analistas y pocas referencias porque vienen de cifras muy pobres en Bolsa, los próximos resultados de Audax y Solaria deben decidir hasta dónde pueden subir las cotizaciones. La primera ganó un 171% más en el primer trimestre con un aumento del 7% de la facturación. Por su parte Solaria más que triplicó el beneficio neto hasta los 3,8 millones de euros gracias a su nuevo modelo operativo centrado en el negocio de generación de energía, basado en tecnología solar fotovoltaica. Está por ver si consiguen mantener el ritmo.

Artículos relacionados