DESDE EL PARQUET

Amadeus, billete a máximos

En los pa­tios de ope­ra­ciones suelen decir que, en mayo, coge el di­nero y co­rre. Quien si­guiera esta má­xima a prin­ci­pios de mes acertó de plano si se tienen en cuenta los ín­dices ge­ne­ra­les, pero un error ga­rrafal si nos re­fe­rimos a al­gunos va­lores con­cre­tos. Es el caso de Amadeus.

Aunque la impresionante trayectoria de la compañía de soluciones tecnológicas para el sector viajes –desde 2010 años ha multiplicado por siete su valor– pudiera invitar a posibles recogidas de beneficios en plena vorágine del mercado por las tensiones políticas, lo cierto es que el valor ha logrado sustraerse a esta situación, manteniendo una impecable su tendencia alcista.

Solo en el mes de mayo, las acciones de Amadeus han subido más de un 10% frente al poco más del 12% que acumula en el conjunto del ejercicio. Y es que cuando las cosas se hacen bien, los factores exógenos, por muy duros que sean, no deben afectar en exceso.

Pese al lastre que ha supuesto los negativos efectos del tipo de cambio sufrida por el grupo en la primera recta del año con la fuerte depreciación del dólar frente al euro, la compañía ha logrado contrarrestarlos gracias a la sólida evolución de su negocio.

El beneficio ajustado del grupo al cierre del primer trimestre se ha elevado a 305,6 millones de euros, un 4,3% superior al obtenido en igual período del pasado ejercicio. Muy por encima de las estimaciones del consenso del mercado gracias a la favorable progresión experimentada en todas sus líneas de negocio. Los analistas apenas esperaban un crecimiento del 1% debido al impacto de las divisas.

Los ingresos, por su parte, crecieron un 3,1% hasta alcanzar los 1.230 millones de euros, mientras que el Ebitda se elevó a 539 millones con un avance del 7,4%. Su apalancamiento además es bastante razonable. A 31 de marzo, la deuda consolidada ascendía ligeramente por encima de los 2.000 millones de euros, 1,07 veces el Ebitda de los últimos meses, tras incluir el importe destinado al programa de recompra de acciones

Aunque es una compañía que no destaca por su alto dividendo, la constante mejora del trato al accionista también gusta al mercado. En este sentido, Amadeus someterá en junio a la junta de accionistas el pago de un dividendo bruto total de 1,135 euros por acción, lo que supone un incremento del 20,7% frente al dividendo de 2016.

En estas condiciones, y mientras el turismo siga sin flojear, parece difícil que el grupo de soluciones tecnológicas para la industria del viaje ponga freno a su espectacular proyección en Bolsa, que le ha llevado a cotizar en máximos absolutos esta misma semana sobre los 68 euros por acción. Los más que temen los expertos técnicos es una posible recogida de beneficios que pueda llevar al valor hacia su principal zona de soporte actual en torno a los 66 euros.

Artículos relacionados