Colonial (en po­si­tivo) y Mediaset (en ne­ga­ti­vo), los va­lores que pro­ta­go­nizan la di­fe­rencia

70 puntos de rentabilidad separan al mejor y al peor del Ibex de los últimos 12 meses

La crisis ar­gen­tina da otro palo a Dia, que es el valor que más baja en 2018

Mediaset
Mediaset

No cabe suda de que Colonial lleva ya mu­chos meses siendo la gran pro­ta­go­nista del Ibex, con una subida cons­tante de su co­ti­za­ción que la co­locan en má­ximos his­tó­ri­cos. En la parte con­traria se en­cuen­tran Mediaset (el que más pierde en los úl­timos 12 me­ses) y Dia, que es el se­gundo por la cola. La ca­dena de su­per­mer­cados ha su­frido, ade­más, un duro va­ra­palo por la crisis ar­gen­tina que la ha lle­vado al úl­timo lugar del ran­king de ren­ta­bi­lidad del Ibex en lo que va de 2018.

Supongamos que dos inversores aventuraron 10.000 euros cada uno en la Bolsa a mediados de mayo de 2017. Uno de ellos compró acciones de Colonial y el otro de Mediaset. La inversión del primero valdría ahora 13.959 euros, mientras que la del segundo apenas llegaría a los 6.600 euros. Entre ambas cantidades hay una diferencia de 74 puntos de rentabilidad (con las cotizaciones registradas al cierre del 7 de mayo) ¿A qué se debe tamaña diferencia?

Por una vez, parece que las rentabilidades en Bolsa tienen que ver con el negocio de las compañías cotizadas. Mientras que Colonial aprovecha el auge del sector inmobiliario y recoge los beneficios de haberse convertido en socimi, Mediaset paga las malas perspectivas del sector publicitario, que viene anunciando estancamientos o caídas de inversión desde hace bastantes meses. De hecho, la compañía propietaria de Telecinco no es la única que ha pagado las consecuencias de esos vaticinios. Atresmedia (propietaria de Antena 3) también ha visto caer su cotización un 30,4% en los últimos 12 meses, aunque al no cotizar en el Ibex, sino en el Mercado Continuo, su evolución pasa algo más desapercibida.

Factura italiana

Si se compara la situación de ambas compañías de comunicación, puede verse cómo el beneficio de Atresmedia cayó un 26% en el primer trimestre de este año, frente al 12% de descenso que registró Mediaset. Sin embargo, el comportamiento en Bolsa es mejor para esta última, que ha visto bajar su cotización un 7,6% en lo que va de 2018, frente al 12,8% de retroceso que registra Mediaset. La única explicación de esta aparente paradoja es el cruce en sus caminos de cuestiones que nada tienen que ver con el negocio.

El precio objetivo de las acciones de Mediaset está fijado en 9,70 euros por el consenso del mercado de Facset, mientras que el de Atresmedia se sitúa en 9,30 euros. La dueña de Telecinco cotizaba esta semana en el entorno de los 8,2 euros y la propietaria de Antena 3 lo hacía en poco menos de 8,1 euros por acción. Eso les da un potencial de subida a cada una del 18% en el caso de Mediaset y del 15% en el de Atresmedia. A la vista de estos datos, la explicación al plus negativo que arrastra la primera sólo puede explicarse por quiénes son los mayores accionistas de cada una de ellas.

En Mediaset, el 50,2% del capital está en manos del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, que en las elecciones generales del pasado 4 de marzo sufrió un severo revolcón al quedar por detrás de los populistas de La Liga. La incertidumbre política de Italia y la suerte futura del propio Berlusconi, acostumbrado desde hace décadas a estar cerca del dinero y del poder (ambas cosas a un tiempo), han pasado factura a la filial española. En Atresmedia, sin embargo, los mayores accionistas son dos grupos editoriales: el español Planeta (41,7%) y el alemán Bertelsmann (19,2%), lo que le deja fuera de las intrigas políticas.

La reconversión de Colonial

El caso de Colonial está justo en el extremo opuesto. Su reconversión decidida en 2017 le ha dado alas en Bolsa. Fue hace casi un año justo, el 24 de mayo, cuando el consejo de administración de la compañía decidió convertir a la sociedad en una socimi, centrando así su negocio en el alquiler y abandonando casi por completo la promoción inmobiliaria. Aquel día la sociedad cotizaba a 7,25 euros. Pero el mero anuncio la metió en una rampa ascendente que se acentuó algo cuando en junio el acuerdo era ratificado por la junta de accionistas. Entre la decisión de hace un año del consejo de administración y la cotización actual (al cierre del 8 de mayo de este año), Colonial ha subido en Bolsa un 39,3%, en una carrera que la ha llevado a ser el valor que más ha subido en los últimos doce meses y la que lidera también las ganancias desde el 1 de enero pasado. Aquí el consenso de los analistas sigue siendo mantener las acciones en la cartera, a pesar de que el precio objetivo del consenso del mercado de Facset (9,55 euros) ha sido claramente superado.

Esto tiene que ver con el hecho de que Colonial más que duplicó en 2017 sus beneficios, debido a la revalorización de sus activos y a las ventajas fiscales derivadas de su conversión en socimi. Ni siquiera el anuncio de una próxima ampliación de capital de 180 millones de euros para culminar la fusión con Axiare (otra socimi sobre la que lanzó una OPA) ha corregido su tendencia alcista. Una vez que se consume la unión de ambas empresas, habrá nacido la socimi con la mayor cartera de metros cuadrados de oficinas de alquiler de España en zonas de alto rendimiento.

El efecto tango

Otro caso aparte es el de la cadena de supermercados Dia. Es la segunda sociedad con más pérdidas en los últimos doce meses, sólo superada por Mediaset, pero es la que más ha caído en lo que va de 2018. El denominado “efecto Mercadona” marcó sus caídas de 2017 por las dudas de los analistas en la capacidad de la sociedad para competir en un mercado con precios a la baja marcados por la cadena valenciana presidida por Juan Roig.

En 2018, sin embargo, parecía que se estabilizaba e incluso que comenzaba a animarse en el parqué. Pero entonces llegó la cadena de subidas de tipos de interés de Argentina, que ha elevado el tipo oficial de referencia del 27,25% al 40% con el fin de parar la sangría que está sufriendo el peso argentino en su cambio frente al dólar. Y es que un 16% de los ingresos de Dia aún dependen de su actividad en el país andino. Cuanto más caiga la moneda local, peor es la relación de cambio con el euro (la moneda en la que la cadena debe presentar sus cuentas consolidadas) y ese efecto le hizo sufrir un batacazo el día 6 de mayo pasado, con una caída en Bolsa del 5,81%, parcialmente recuperado en los dos días posteriores, con subidas del 1,37% y del 0,14%. El golpe del día 6, sin embargo, la dejó como la empresa menos rentable en Bolsa de lo que va de 2018, sobrepasando a Mediaset.

Artículos relacionados