MEDIO AMBIENTE

Fedea propone peajes para limitar acceso a las grandes ciudades

las autopistas son para el verano
Accesos a ciudades.

Fedea pro­pone es­ta­blecer un peaje que re­gule el ac­ceso al centro de Madrid y Barcelona en las horas pun­tas, como una me­dida para atajar los atascos y la con­si­guiente con­ta­mi­na­ción en estas ciu­da­des. Así lo plantea esta ins­ti­tu­ción de re­fle­xión y ge­ne­ra­ción de ideas en un in­forme ti­tu­lado "Atascos y con­ta­mi­na­ción en grandes ciu­da­des: Análisis y so­lu­cio­nes", que firman los pro­fe­sores Xavier Fageda y Ricardo Flores-Fillol.

Fedea propone articular un peaje de precio bajo, similar al de uno o dos euros que tienen otras ciudades europeas como Estocolmo. "Las experiencias existentes en esta y otras ciudades demuestran que los peajes, pese a suponer un sobrecoste bajo, pueden ser muy eficaces", señala el informe.

"Este sistema tiene la capacidad de acabar definitiva y permanentemente con los atascos, y el efecto de la ausencia de atascos sobre la contaminación atmosférica también sería rápidamente apreciable", añade el estudio.

Además, recuerda que los peajes son fáciles de diseñar e implementar y, además de "producir resultados inmediatos", generan recursos adicionales.

En la misma línea, indica que si se tiene en cuenta el ahorro de carburante que supondría eliminar los atascos, el importe del peaje podría incluso tener un efecto positivo sobre el gasto de los conductores, y todo ello sin considerar el "importante ahorro de tiempo".

En el caso de que el cobro de esta tasa no fuera suficiente para reducir la contaminación, el estudio de Fedea propone complementarlo con otro tipo de medidas, como articular incentivos a la compra de vehículos 'limpios' o fomentar la economía colaborativa como alternativa de movilidad.

PÉRDIDAS ASOCIADAS A LOS ATASCOS.

El informe considera "extraordinariamente graves" los atascos asociados al uso del vehículo particular y la contaminación atmosférica que generan en las grandes ciudades.

Según sus datos, el estudio estima que los conductores de Madrid y Barcelona pierden en atascos un cómputo de horas anuales equivalentes a alrededor a unos catorce días laborales, lo que se traduce en un coste de unos 175 euros para el conductor y de 840 millones de euros al año para el conjunto de la economía.

Artículos relacionados