Monitor de Consumo Bancario

El BdE calla ante la ten­dencia de la banca a las prác­ticas que lle­varon a la crisis

Regresan la hipoteca ganga y la posible burbuja

La banca ya marca un di­fe­ren­cial del 0,89 des­pués y prés­tamos de más del 100% del valor

Hipotecas.
Hipotecas.

Primero fueron los pio­neros en volver a ofrecer hi­po­tecas al 100% (o más) del valor de ta­sa­ción del in­mueble y ahora se erigen en los ada­lides de los prés­tamos por vi­vienda ba­ratos de la nueva era. Obviando las causas que lle­varon a la de­vas­ta­dora crisis fi­nan­ciera, al­gunos ban­cos, como el BBVA, han re­du­cido el di­fe­ren­cial de su hi­po­teca a tipo va­riable hasta el eu­ribor más 0,89, mar­cando un nuevo suelo de pre­cios. El Banco de España mira hacia otra parte.

Una estrategia que responde a la nueva realidad del mercado, en el que el pastel de la nueva generación de clientes aún está por repartir. El nuevo diferencial que el tercer banco de España ha metido en catálogo sustituye en el primer lugar de los más bajos al de Kutxabank, también inferior a 1 (0,90).

Esta agresiva política intenta adelantarse a los dos vuelcos que van a sacudir el sector: en primer lugar, la subida de los precios de la vivienda, a la que el INE atribuyó el pasado año un ascenso del 6,2%; y en segundo lugar, la subida de los tipos que aplicará el Banco Central Europeo (BCE) durante el primer semestre de 2019. Las entidades, por tanto, abonan el terreno antes de las lluvias, y los de Francisco González quieren ser los más ambiciosos.

La antesala de la burbuja

La aparente 'bicoca' no está exenta de trampas y condiciones: este diferencial se aplica sólo si el importe prestado es inferior o igual al 80% del valor de tasación y el plazo de amortización es de 30 años, con opción de prolongarlo hasta los 40 años. En cuanto a la vinculación, se exige la domiciliación de la nómina (mínimo 600 euros) y contratar un seguro de vivienda y un seguro de amortización por al menos el 50% de la cuantía del crédito.

Para Juan José Durán, catedrático de Economía Financiera de la Universidad Autónoma de Madrid, los diferenciales bajos tienen una lectura clara: "la competencia es buena porque indica que hay demanda, y que las entidades tienen recursos para atenderla. Eso significa mejores precios para el prestatario".

Sin embargo, matiza: "Un préstamo no debe cubrir el 100% del valor de la vivienda, sino como máximo un 80%. Y el préstamo debe basarse en una valoración adecuada, en un proceso de buenas prácticas".

Ante la pregunta de si los bancos están volviendo a las andadas, Durán es claro: "Sí", afirma. "Cuando se violenta ese proceso, entramos en la antesala de la burbuja", ha declarado a Capital Madrid.

Javier Martínez, consultor estratégico de Arcadia Social Wealth y analista del observatorio de Justicia Fiscal Global, es incluso más drástico: considera que la vorágine de diferenciales bajos y préstamos por el 100% significa "volver a los tiempos de la burbuja inmobiliaria, otorgando hipotecas violando los criterios más básicos del análisis de riesgo, como el techo del 80% del valor de tasación del inmueble".

Para Martínez, sobrepasar ese techo supone "ignorar los riesgos de fluctuaciones a la baja del valor de mercado del inmueble, como ha sucedido, además de llenar los préstamos de activos tóxicos y de alto riesgo". En otras palabras: 2007.

Artículos relacionados