DESDE EL PARQUET

Pharma Mar, a perro flaco…

No co­rren buenos tiempos ni me­jores sen­sa­ciones fa­vo­ra­bles para el la­bo­ra­torio bio­tec­no­ló­gico Pharma Mar. A los pro­blemas de co­mer­cia­li­za­ción de uno de sus pro­ductos es­trella se ha su­mado re­cien­te­mente la rup­tura de un con­trato de li­cencia en Japón. Un palo.

A mediados de marzo el Comité de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) reafirmaba la opinión negativa emitida a finales del pasado ejercicio por la recomienda no conceder la autorización de comercialización de Aplidin en la indicación de mieloma múltiple.

Esta decisión tendrá un severo impacto en las cuentas futuras de la compañía en ventas y royalties. En principio, el grupo dejará de cobrar cinco millones de Chugai por el hito de alcanzar la aprobación de la EMA. Pero además este fracaso ha tenido otros efectos colaterales.

En estos días, la propia Chugai Pharmaceutical ha comunicado a la cotizada española su decisión de ejercitar su derecho para terminar con el acuerdo en relación al contrato de licencia de Zepsyre en el territorio de Japón suscrito por ambas sociedades. El objetivo de Chugai es priorizar sus líneas propias de investigación, agradeciendo a Pharma Mar la cooperación mostrada desde que se firmara el contrato en 2016. La fecha de terminación efectiva del contrato será dentro de un año, en abril 2019.

La referida terminación no comporta la devolución por parte de Pharma Mar de up-front, milestones o cualquier otro cobro que Pharma Mar ha recibido o pueda recibir de Chugai Pharmaceutical, hasta la fecha de terminación efectiva del contrato. De igual forma, Pharma Mar no tiene registrados derechos de cobro derivados del citado acuerdo de licencia.

Asimismo dicha terminación no afecta a la valoración del desarrollo que de Zepsyre lleva a cabo Pharma Mar, desarrollo especialmente centrado en cáncer de pulmón microcítico por medio del ensayo pivotal de Fase III Atlantis.

No obstante, la compañía tendrá que reconocer como un ingreso la parte del cobro inicial no reembolsable (up-front payment) que había sido diferido en función del grado de cumplimiento de hitos. A 31 de marzo la cantidad pendiente de registrar como ingreso, y que ahora se reconocerá en el presente ejercicio, asciende a 13 millones de euros.

Pese a todo, Pharma Mar continuará con los ensayos clínicos de Fase I que puso en marcha en Japón en 2017 para etnia japonesa, para lo cual espera iniciar en breve conversaciones con posibles licenciatarios de Zepsyre para Japón.

Y es que a perro flaco todo se le vuelven pulgas. Dos serios varapalos en poco tiempo que han llevado al grupo a perder cerca de un 60% de su valor en menos de un año. El perfil de la compañía es además tremendamente crítico. La tendencia es claramente a la baja y cada vez están más cerca del soporte en torno a 1,3 euros, que de perder podría llevar su cotización por debajo de la cota del euro.

En estos días, la agencia de medición de riesgos crediticios Axesor ha empeorado la calificación de Pharma Mar desde BB- a B+, con perspectiva estable, lo que puede dar al valor un pequeño respiro en el corto plazo, ya que no es tan negativo.

Artículos relacionados